Tame perdió USD 16,2 millones por mala gestión de tres aviones arrendados

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

13 Sep - 9:50

Uno de los aviones de la flota que tiene Tame - Foto: DGAC

Tame perdió USD 16,2 millones por mala gestión de tres aviones arrendados

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

13 Sep - 9:50

La Contraloría leyó el informe borrador de la auditoría realizada entre 2015 y 2018. El documento también dice que, por falta de mantenimiento, las aeronaves estuvieron en tierra más de dos años.

Otro escándalo en medio de una situación económica crítica. La empresa pública Tame sigue arrastrando irregularidades.

La Contraloría revisó los contratos de arrendamientos de aeronaves que la empresa pública mantuvo, entre septiembre de 2015 y diciembre de 2018, con Aercap Leasing 946 Limited, Aircraft 949 Statutory Trust y Genesis China Leasing 1 Limited.

La estatal accedió por esta vía a tres aeronaves fabricadas en 1999. Fueron identificadas con las matrículas: HC-CMO, HC-COF y HC-CPB.

Por mala gestión y constante rotación de personal, Tame incumplió aspectos técnicos y económicos de los tres contratos. Eso le costó USD 16,2 millones.

La aerolínea hizo 26 pagos por ese valor a las empresas, en el que se incluye indemnizaciones por incumplir los acuerdos.

Esta irregularidad se conoció durante la lectura del informe borrador de la Contraloría. En ese documento consta también la versión de las autoridades de la empresa pública.

Tame aseguró a los auditores que los problemas con el arrendamiento de las tres aeronaves fueron por iliquidez. Es decir, las obligaciones por pagar superaban su presupuesto anual.

Así, hasta enero de 2018 Tame tenía obligaciones de USD 188,4 millones y, además, una deuda con proveedores nacionales e internacionales que ascendía a USD 17,6 millones.

¿De quién fue la culpa? Según la Contraloría, de los gerentes que pasaron entre 2015 y 2018. Los culpó por no implementar estrategias para cumplir con el pago que se establecía en los contratos de arrendamiento.

Mantenimiento desordenado

La Contraloría dice que Tame no notificó a las dueñas de las aeronaves sobre los mantenimientos, especialmente, a los motores.

Entre 2015 y 2018, la empresa pública removió componentes que fueron puestos en otros aviones que estaban en operación. También realizó el mantenimiento a los motores. Ambos procesos se hicieron sin avisar a las tres empresas dueñas de los aparatos.

Ese fallido procedimiento obligó a que los aviones dejen de operar.

Aunque los gerentes indicaron, en los informes remitidos a la Contraloría, que los supuestos incumplimientos en los contratos, también obedecían a la “grave crisis” que afronta Tame y que arrastra los problemas de administraciones anteriores.

Los problemas más recurrentes que reportaron las exautoridades:

  • No existían balances financieros sobre la situación económica.
  • Flota de aviones antigua.
  • Amenazas de demandas en tribunales nacionales e internacionales.
  • Moras en los pagos a los proveedores.
  • Rutas aéreas que generan pérdidas, por ejemplo, a Latacunga y a la Amazonía.
  • 11 motores de la flota de Tame debía reemplazarse hasta 2017.

Los tres aviones

A inicios de 2017 las aeronaves arrendadas dejaron de volar, según el informe borrador.

Hasta diciembre de 2018, las aeronaves con matrícula HC-CMO y HC-COF no habían sido devueltas a sus propietarios y la aeronave con placa HC-CPB estaba en tierra porque no estaba en condiciones para volar. No generaba ganancias a la empresa pública.

El avión de Tame, con matrícula HC-CPB

El avión de Tame, con matrícula HC-CPB Twitter

En julio de 2019, Tame informó a la Contraloría que el avión HC-CPB esta operativo. También informó que los aviones con matrícula HC-CMO y HC-COF fueron devueltos a sus propietarios.

Exgerentes molestos

Los exgerentes y actuales autoridades de Tame, luego de la lectura del borrador del examen especial, se pronunciaron molestos por las conclusiones de la Contraloría.

En sus ponencias justificaron el incumplimiento del contrato porque “priorizamos el pago para aviones que están volando y no para los que están en tierra”. Lo dijo uno de los asistentes que no se identificó durante la lectura del informe.

Esto, debido a la “crisis económica” que enfrenta la empresa pública, dijo.

Además, el mantenimiento aeronáutico es caro. Javier Játiva, exgerente de operaciones, afirmó que no es de sorprenderse que reparar un motor de avión tenga un costo de USD 8 millones y el precio aumenta si los aviones tienen más recorrido.

Este no es el único examen especial que la Contraloría ha realizado a la gestión de Tame. En noviembre de 2018, por ejemplo, se detectaron irregularidades en el manejo financiero entre 2012 y 2015, que dejaron millonarias pérdidas.

Hasta 2015, la empresa pública acumuló pérdidas por $145 millones en la administración de Rafael Correa.

La respuesta de Tame

La empresa pública informó, a través de un comunicado de prensa, que dos de los tres aviones fueron entregados a su propietario en noviembre de 2018 y que la aeronave HC-CPB se encuentra operativa.

Dijo que los descargos entregados a la Contraloría pueden modificar el informe definitivo del examen especial.

El informe borrador de la Contraloría es provisional y no definitivo. La Contraloría será quien determine las responsabilidades, en caso de existirlas”, afirmó Tame.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas