Miércoles, 17 de abril de 2024

2,6 millones de trabajadores tienen "otro empleo no pleno"

Autor:

Patricia González

Actualizada:

25 Feb 2023 - 5:22

Hay más trabajadores que no llegan al salario básico, pero no quieren o no pueden laborar más horas. Gran parte de este empleo es informal.

Trabajadores del comercio informal en el sector de la Bahía de Guayaquil, 13 de septiembre de 2022.

Autor: Patricia González

Actualizada:

25 Feb 2023 - 5:22

Trabajadores del comercio informal en el sector de la Bahía de Guayaquil, 13 de septiembre de 2022. - Foto: César Muñoz/API

Hay más trabajadores que no llegan al salario básico, pero no quieren o no pueden laborar más horas. Gran parte de este empleo es informal.

En Ecuador, 2,6 millones de trabajadores estaban en enero de 2023 en "otro empleo no pleno", una variante de empleo no adecuado, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La tasa de "otro empleo no pleno" se ubicó en enero en 30,1%, es decir, tuvo un incremento de 4,3 puntos porcentuales con relación a igual mes del año anterior, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo del INEC.

El "otro empleo no pleno" fue el indicador laboral que más creció en un año.

Según la definición de la entidad, estas personas ganan menos de un salario básico o laboran menos de la jornada legal de ocho horas, pero no tienen el "deseo" y "disponibilidad" de trabajar horas adicionales".

¿Quién están en esta categoría?

Las estadísticas del INEC muestran que 68% o 1,7 millones de trabajadores con "otros empleos no plenos" son trabajadores independientes. El restante corresponde a personas que laboran bajo relación de dependencia.

Y la mayoría (76%) de personas con "otro empleo no pleno" no tiene un trabajo formal. Apenas 20% laboran en el sector formal. Mientras que 4% están en el sector doméstico.

Esto quiere decir que, probablemente, los independientes laboran de manera informal o que, incluso, los "asalariados" trabajan para empresas informales.

En los dos casos, no existe un Registro Único de Contribuyentes (RUC) y, por ende, no se paga impuestos.

De manera general, la tasa de informalidad subió en enero de 2023, ubicándose en 55%, cuando un año antes estaba en 53,1%. Un total de 4,5 millones de personas que laboran en este sector.

Gran parte de trabajadores es hombre

Del total de trabajadores con "otro empleo no pleno", 55% son hombres o 1,4 millones de trabajadores. Las mujeres representan 45% del total.

Por grupos de edad, las personas entre 45 y 64 años son las que más laboran en esta condición, representando 36%.

Las personas de entre 35 y 44 años son el segundo grupo, con 18,3%. Y, de manera similar, las de 25 a 34 años corresponden a 17% del total.

¿Qué explica el incremento?

Francisco Vacas, exministro de Trabajo, explica que este indicador está directamente relacionado con el comportamiento del desempleo.

"Si la tasa de desempleo bajó, es probable que haya gente que dejó de estar desempleado, pero tiene un 'empleo no pleno', que no le permite tener acceso a todos los derechos laborales y beneficios de ley", detalla Vacas.

El desempleo cerró en enero con una tasa de 3,8%, lo que representa una disminución con relación a igual mes de 2022, cuando estaba en 5,4%.

"La gente prefiere tener cualquier clase de empleo a no tener nada. E incluso, se abstienen de llevar adelante acciones legales por incumplimiento de sus derechos laborales", añade Vacas.

Un ejemplo de esto es ser contratado por menos del salario básico, aunque se trabaje la jornada completa, o ser afiliado al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por una jornada menor a la que se labora.

"Esta situación debe ocurrir con una gran cantidad de extranjeros", comenta Vacas.

Excepciones

Según el INEC, los trabajadores que laboran menos horas tampoco tienen el deseo ni la disponibilidad para trabajar más tiempo. Este podría ser el caso de estudiantes o de madres que requieran de más tiempo para el cuidado de sus hijos.

Sin embargo, Vacas considera que se trata de excepciones, puesto que lo más común es que las personas deseen trabajar horas adicionales, si eso implica que recibirán más ingresos y beneficios.

"Es extraño que tanta gente (2,6 millones de personas) no esté dispuesta ni tenga el deseo de trabajar más".

Otra posible razón para este incremento, señala Vacas, es que algunas empresas que redujeron su jornada por la pandemia mantuvieron a sus trabajadores con contratos de jornada parcial, a pesar de que la Ley de Apoyo Humanitario fue parcialmente derogada en junio de 2022.