Terrenos y patios de vehículos, los negocios de Kada para lavar dinero

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

24 Ene 2023 - 5:27

Imagen referencial del vehículo de Carlos Kada, asesinado el 21 de enero de 2023. - Foto: Policía

Terrenos y patios de vehículos, los negocios de Kada para lavar dinero

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

24 Ene 2023 - 5:27

La que se creía que era una víctima colateral en el primer intento de asesinato contra Carlos Kada, sería Jairo Gamarra Solórzano, un posible testaferro para lavar el dinero producto del narcotráfico.

Carlos Kada, presunto financista de la banda Los Tiguerones, se refugió en su finca en Pedro Carbo (Guayas), después de dos intentos de asesinato. 

Al sitio también llevó a sus padres, hermanos, sobrinos y a su esposa para protegerlos. Las traiciones en su círculo cercano habían diezmado el número de hombres para su seguridad.

La madrugada del 21 de enero, estaba prácticamente solo cuando seis sujetos vestidos de policías ingresaron a la finca y dispararon contra él y su esposa mientras estaban en la habitación. También acribillaron al chofer; los tres murieron al instante.

Detrás del atentado hay miembros de la organización criminal conocida como Los Lobos.

Según investigaciones preliminares, quien habría dado la orden de ejecutarlo fue Kevin Ambuludi, alias ‘Tato’, luego de que Kada filtrara información con la que las autoridades lograron el decomiso de tres toneladas de cocaína en Montecristi, la noche de Año Nuevo.

Kada no era desconocido para la Policía. Durante su estadía en su natal Santa Elena, incluso se desempeñó como informante, lo que le ayudó a tener contactos y a escalar en la estructura delincuencial, hasta convertirse en uno de los financistas de la banda de Los Tiguerones.

No disimulaba su dinero, por el contrario, lo ostentaba en carros de alta gama e incluso blindados, que habría obtenido a través de patios de compra y venta de vehículos, uno de los negocios que usaba Kada para lavar dólares.

La Policía persigue esta hipótesis después de que en la última escena del crimen, en la finca de Carlos Omar Kada, se hallaron tres vehículos de alta gama, dos de ellos sin placas.

Entre los carros estaba una camioneta Ford F150 Lariat 4×4 blanca, de 2022, cuyo precio en el mercado está por encima de los USD 80.000.

Cuando los agentes revisaron la matrícula de la camioneta, encontraron que estaba registrada a nombre de Jairo Gamarra Solórzano, quien también está muerto.

Gamarra era la persona a la que confundieron con un cuidador de carros del sector y que consideraron como víctima colateral en uno de los atentados contra Kada, en el sector de la Kennedy, al norte de Guayaquil, el 6 de enero.

En realidad, Jairo Gamarra Solórzano formaba parte del negocio del patio de vehículos y fue él quien habría llamado a Carlos Kada para mostrarle la Ford F150 blanca.

La Policía investiga la relación no solo de uno, sino de varios patios de compra y venta de vehículos con los negocios de Kada, que servirían de fachada para el lavado de activos.

Lavado de dinero

Después de visitar el patio de vehículos en la Kennedy, Kada y su esposa se subieron a su vehículo blindado, pero habían quedado ‘corchados’ por otros carros.

Gamarra les estaba ayudando a salir, cuando desde una camioneta tres sujetos con chalecos antibalas abrieron fuego contra la pareja. Allison se tiró al piso del copiloto, mientras que su esposo intentaba mover el vehículo.

Los sicarios los persiguieron dos cuadras disparando, hasta que Kada chocó el carro de los atacantes, pero unos metros más adelante el vehículo se detuvo por una falla. Los victimarios aprovecharon para abrir fuego con mayor intensidad, hiriendo a Carlos Kada en la cabeza. 

La Policía investiga varias propiedades que tendría Kada en Santa Elena y el uso de testaferros en negocios de venta y compra de vehículos, dos de las formas más utilizadas por el crimen organizado para el lavado de dinero producto del narcotráfico.

Esas observaciones ya fueron hechas al país en distintos reportes. Una de ellos consta en el estudio ‘Crimen Financiero en América Latina’, que realizó el Global Financial Integrity en 2021.

“Los ingresos delictivos en Ecuador oscilan entre USD 2.100 millones y USD 5.400 millones por año. De estas cantidades, se estima que se lavan entre USD 1.500 millones y USD 3.800 millones al año”, según el estudio.

Noticias relacionadas