Martes, 23 de abril de 2024

Ecuador está desplazando a Colombia en el envío de cocaína a Europa

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

20 Mar 2023 - 5:28

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) publicó el reporte global 2023, sobre el mercado de la cocaína.

Cuatro toneladas de cocaína que iban a África decomisadas en el puerto

Autor: Mario Alexis González

Actualizada:

20 Mar 2023 - 5:28

Evidencia de la cocaína incautada en uno de los puertos de Guayaquil, el 16 de marzo de 2023. - Foto: Tw Juan Zapata

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) publicó el reporte global 2023, sobre el mercado de la cocaína.

La pandemia de Covid-19 tuvo un efecto disruptivo en los mercados de la cocaína. O, en términos más sencillos, los alteró porque la severa reducción en los viajes internacionales ocasionó dificultades para que los productores ubiquen la droga en los mercados.

Además, los clubes nocturnos y los bares cerraron cuando se intensificaron los intentos por controlar el virus y eso provocó una caída en la demanda de drogas como la cocaína que, a menudo, se asocia con esos entornos.

Esa es una de las principales conclusión a las que llega la Oficinal de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en reporte global 2023, sobre el mercado de la cocaína.

Sin embargo, los datos presentados sugieren que estas variables tendrán poco impacto en las tendencias a largo plazo.

Esto se evidencia, por ejemplo, en los datos de producción. La oferta global de cocaína está en niveles récord: casi 2.000 toneladas se produjeron en 2020, siguiendo con una tendencia al alza que comenzó en 2014. Ese año, el total de producción era menos de la mitad de los niveles actuales.

El aumento se debe, en parte, a la expansión del arbusto de coca. Este cultivo se duplicó entre 2013 y 2017, alcanzando su punto máximo en 2018 y volviendo a aumentar considerablemente en 2021.

Otra causa de este incremento son las mejoras en el proceso de conversión de arbusto de coca en clorhidrato de cocaína.

A la par del aumento en la producción, explica la Unodc, ha habido un crecimiento continuo en la demanda. La mayoría de las regiones del mundo muestran un aumento constante en el número de usuarios en la última década.

Desde Ecuador, por el mar

Según el reporte 2023 de la Unodc, Ecuador es un "importante país de salida de la cocaína" porque "desde su territorio hay varios puntos de partida, a través de al menos tres rutas marítimas desde Guayas, Esmeraldas y Manabí".

Una vez que las embarcaciones, que salen desde Ecuador y otros puntos, alcanzan o se acercan a la costa del Pacífico de América Central, la cocaína suele transferirse a otra embarcación marítima para continuar hacia el norte a lo largo de la costa.

El documento reconoce que las rutas aéreas aún no son predominantes en Ecuador.

Aunque se han observado algunos vuelos clandestinos a lo largo de la costa del Pacífico de Centroamérica, algunos que parten de Ecuador a varios destinos, este modo de transporte parece ser más pronunciado a lo largo de la costa este (Caribe).

Las rutas

Los informes de los Estados entregados a la ONU, sobre el país de procedencia de la cocaína incautada por sus autoridades, en general, confirman la importancia, a escala mundial, de Colombia, Perú y Bolivia, en ese orden, como países de origen de la cocaína.

Además de abastecer sus mercados internos y los de los países vecinos, como Ecuador, la cocaína se trafica desde estos tres países en varias direcciones, a menudo a través de largas distancias, para llegar a los consumidores de todo el mundo.

Por ejemplo, desde Colombia, la cocaína sale por varias rutas:

  • Por la costa del Pacífico de Colombia: Rumbo al norte hacia América Central y del Norte.
  • Por Ecuador: De donde sale la cocaína, a través de una variedad de modalidades, a diferentes destinos, incluyendo Europa. Así como una ruta hacia América Central y del Norte.
  • Por Perú
  • Por la costa atlántica, en el flanco oriental de Colombia: Especialmente a través de Venezuela y, en cierta medida, a través de Guayana y Surinam.
  • Por Brasil: Por sus cursos de agua que conducen a la costa atlántica.
  • Frontera terrestre entre Colombia y Panamá

Ecuador no aparece, únicamente, en las rutas desde Colombia. La Unodc también lo señala en la ruta desde Perú.

Europa es el destino

Por otro lado, el organismo reporta que Ecuador ha cobrado importancia en los últimos años como punto de partida de los cargamentos de cocaína, especialmente, con destino a Europa.

Con base en los informes de las autoridades aduaneras a la Organización Mundial de Aduanas, la cocaína enviada a Europa Occidental desde Sudamérica cada vez sale más de Ecuador. La proporción pasó del 14%, en 2018; al 29%, en 2020; y al 28%, en 2021.

Además, según las incautaciones policiales, la proporción de cocaína destinada a Europa desde Ecuador aumentó de 9%, en 2019; a 33%, en 2021. Lo que significa un aumento a más del 50%, cuando solo se cuentan los casos en los que se conocía el destino.

El comercio hacia estas latitudes se realiza en contenedores, que siguen siendo utilizados por los grupos delictivos. Estos aprovechan la posibilidad de ocultar grandes cantidades de droga dentro de mercancías legítimas o dentro de la estructura del contenedor.

El objetivo es traficar cantidades mayores de cocaína hacia puertos marítimos europeos, en particular:

  • Amberes (Bélgica)
  • Rotterdam (Países Bajos)
  • Hamburgo (Alemania)
  • Gioia Tauro (Italia)
  • Valencia, Algeciras, Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria (España).

Con base en la información de 13 países de Europa Occidental y Central con acceso al mar, la Unodc reporta que, durante 2020, los decomisos de cocaína en los puertos marítimos de estos países ascendieron a 141 toneladas, lo que representa el 97% del total de incautaciones.

Los envíos hacia estos países siguen concentrados en América Latina. Sin embargo, ya no es Colombia el gran exportador de cocaína. Según la Unodc, Ecuador, Brasil y Paraguay están desplazándolo.

Según detalla el informe de la Unodc, las rutas de tráfico hacia Europa han evolucionado. Y el papel dominante de los puertos de Colombia, como punto de partida, parece estar disminuyendo.

Esto, además, ha significado un cambio en los puntos de arribo de la cocaína, en Europa.

Por ejemplo, el papel de Turquía, como país de tránsito de la cocaína, ha ido creciendo en los últimos años. Desde 2014, la cantidad de droga incautada en ese país se ha multiplicado por siete, a un récord de 2,8 toneladas, en 2021.

Otro país europeo cuyo rol en el mercado de la cocaína ha empezado a crecer es Grecia, que también ha estado recibiendo crecientes cantidades en los últimos años, gran parte movida por la misma ruta de los Balcanes y los mercados de Occidente Europa.

Brasil y Ecuador son, a menudo, los países de partida de cargamentos de cocaína incautados en estos países, según la Unodc.

Mafias internacionales se afianzan en América

Colombia sigue siendo el mayor de productor de coca en el mundo. Pero la lógica de esta economía criminal en este país, fronterizo con Ecuador, está cambiando.

Anteriormente, el mercado de la cocaína en Colombia estaba manejado por algunos grupos criminales organizados. Sin embargo, a partir de 2016, tras la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se involucraron nuevas estructuras de diferentes tamaños.

El posicionamiento de estos nuevos grupos se debe, además, a su relacionamiento con otros actores criminales extranjeros, sobre todo, mexicanos y balcánicos.

Estas estructuras no buscan tomar el control del territorio en América, sino que pretenden más y mejores líneas de suministro, incentivando a los productores a aumentar la oferta.

Esta situación descrita por la Unodc coincide con lo que ocurre, no solo en Colombia, sino también en Ecuador, donde la influencia de los carteles mexicanos en las bandas locales han abonado en el incremento de la violencia asociada al narcotráfico.

De igual manera, la presencia de la mafia albanesa que, incluso, ha sido relacionada con vínculos políticos.