Dinero del Isspol para comprar bonos Global se usó para chulco

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Jul 2021 - 0:03

El 22 de junio de 2021, la Policía allanó las oficinas de Decevale, en Guayaquil, como parte de la investigación por el manejo irregular de fondos del Isspol. - Foto: API

Dinero del Isspol para comprar bonos Global se usó para chulco

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Jul 2021 - 0:03

Los USD 4,6 millones, hallados en una cuenta del Decevale en un banco privado, serían parte de un depósito original de USD 32 millones que hizo el Isspol en 2019, para comprar bonos Global de la deuda externa.

En operaciones de crédito irregulares terminó una parte del dinero que el Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol) había destinado supuestamente a la inversión en bonos Global de la deuda externa ecuatoriana.

La Fiscalía de Guayas rastrea los movimientos de una cuenta corriente en un banco privado a nombre del Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale), que es una institución del mercado de valores involucrada en el escándalo del desfalco al Isspol.

Lourdes Baquerizo Blum, gerente del Decevale, reportó la existencia de USD 4,6 millones ante la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE), la dependencia del Estado que analiza los casos de lavado de dinero.

¿Cuál es el origen de esos USD 4,6 millones? La Fiscalía tiene una teoría. La cuenta corriente habría sido abierta en junio de 2019 por el exgerente de operaciones del Decevale, Luis Álvarez Villamar, además de la exgerente administrativa del Decevale, Oriana Rumbea, y su esposo Carlos Xavier Neira.

Y en esa cuenta, el Isspol depositó originalmente USD 32 millones para la compra de bonos Global.

Sin embargo, ese dinero habría sido usado por Álvarez, Neira y Rumbea como parte de una tesorería paralela, para realizar préstamos “al chulco” a empresas locales a través de Citadel, una casa de valores gerenciada por Neira.

El dinero también era prestado a través de Forban, una empresa panameña de propiedad del inversionista ecuatoriano y prófugo de la Justicia, conocido como Jorge ‘El Mago’ Chérrez, figura central en el caso Isspol.

Varias compañías se habrían beneficiado de esos préstamos, entre ellas Envases del Litoral (Enlit), en transacciones no autorizadas por el sistema financiero legal.

La casa de valores Citadel, que actualmente se halla intervenida, habría recibido USD 15 millones para usarlos en préstamos y el resto de los USD 32 millones, es decir USD 17 millones, fueron transferidos de a poco a las cuentas de Chérrez, a través de Forban.

Las investigaciones preliminares indican que los USD 4,6 millones quedaron en la cuenta como un remanente, ya que Álvarez Villamar, Neira y Rumbea no lograron transferirlos a Chérrez porque las autoridades judiciales comenzaron a investigar el caso.

La Fiscalía encontró ese número de cuenta en un dispositivo electrónico, que no fue reportado por Neira ni Rumbea, según los documentos periciales.

La carta de Decevale

Baquerizo envió una carta a la UAFE en la que informa que la cuenta con el dinero fue detectada luego de una revisión preliminar de la información financiera y contable del Decevale.

Indica que no han podido determinar el origen de esos fondos depositados a nombre del Decevale en un banco, en vista de que la cuenta no está registrada en los estados financieros de la institución.

Por eso pide a la UAFE que intervenga y dé instrucciones sobre qué hacer con esos USD 4,6 millones disponibles y cuyo origen es turbio.

La Fiscalía ya recibió el informe técnico de la UAFE, que será anexado al expediente para que los peritos investiguen la ruta del dinero.

Las autoridades judiciales ecuatorianas también han pedido información a Panamá sobre los movimientos de Forban en ese país.

La Fiscalía investiga el caso por falsedad de información, por lo que dispuso las pericias de audio y video de dispositivos electrónicos e informáticos del Decevale.

El objetivo es determinar si hubo alternaciones en el sistema, respecto a la emisión de los estados de cuenta mensuales que Decevale le enviaba al Isspol.

Se trata de al menos 40 mil correos que serán evaluados por los peritos.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas