Escuadrón de drones para vigilar pistas clandestinas en Ecuador

En Exclusiva

Autor:

Belén Mendoza

Actualizada:

28 Nov 2022 - 5:29

Imagen de un dron sobrevolando un sector de Pedernales, en Manabí, en noviembre de 2022. - Foto: Cortesía Policía Nacional

Escuadrón de drones para vigilar pistas clandestinas en Ecuador

Autor:

Belén Mendoza

Actualizada:

28 Nov 2022 - 5:29

Se trata de un escuadrón de radares portátiles e inhibidores que brindan apoyo visual aéreo a las unidades tácticas, investigativas y de Inteligencia de la Policía.

Con un escuadrón de drones, cuyo centro de operaciones está en Guayaquil, la Policía Nacional monitorea posibles pistas clandestinas y detecta vuelos irregulares en el territorio ecuatoriano.

Fuentes policiales revelaron a PRIMICIAS que una flota de radares portátiles e inhibidores brindan apoyo visual aéreo a las unidades tácticas, investigativas y de Inteligencia, en distintos puntos del país, en especial en Manabí, una provincia codiciada por el narcotráfico.

Estos drones son de tipo UAV Y RPA, que tienen una capacidad de vigilancia y reconocimiento de aproximadamente 15 kilómetros a la redonda.

Imagen de un dron sobrevolando Pedernales, en Manabí.

Imagen de un dron sobrevolando Pedernales, en Manabí.  Policía Nacional

Para no poner en riesgo el trabajo de las unidades y por seguridad, la Policía no dio a conocer los puntos donde están ubicados los equipos, pero sí que son operados por aproximadamente 30 expertos.

Para mantener una vigilancia constante, los operadores se especializaron en Estados Unidos y cuentan con certificación de la Dirección General de Aviación Civil de Ecuador (DGAC).

El escuadrón de drones, que opera hace más de dos años en el país, le permite a la Policía controlar y monitorear “blancos y objetivos a larga distancia, ya sea de día o de noche”.

Altas fuentes policiales también explicaron que se trata de equipos eficaces, con autonomía de vuelo e incluso que tienen la capacidad de utilizar cámaras térmicas contra el objetivo.

Antecedentes del tráfico aéreo

Según información de Inteligencia Militar, entre 2003 y 2021, debieron intervenir en Manabí, Esmeraldas, Santa Elena, Guayas, Los Ríos, Cañar e Isla Isabela, por la presencia de vuelos aéreos no identificados sospechosos de narcotráfico.

Durante esos años, pudieron localizar 33 pistas clandestinas, así como detener 29 aeronaves, con 15,5 toneladas de drogas.

En 2021, la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) intervino e incautó cuatro aeronaves.

Este año, hasta mayo, las autoridades reportaron tres vuelos irregulares en el país, dos en Santa Elena y uno en Guayas.

Manabí, la ruta del “punto ciego”

En el 2021, ante la necesidad de poner en marcha el proyecto radar en el cerro de Montecristi, el presidente Guillermo Lasso dijo que cuando inició su mandato, Manabí y Santa Elena no tenían control aéreo.

Incluso la FAE asegura que “regularmente, estas avionetas vienen del norte, de México, llegan al país aproximadamente a unas 150 millas al oeste, entre Manta, Salinas y Pedernales”.

Con el radar en el cerro de Montecristi, que comenzó a funcionar el 27 de octubre de 2021 y que, tras una explosión, el 7 de noviembre del mismo año quedó inhabilitado, el Gobierno pretendía combatir a las organizaciones del narcodelictivas.

Luis Cano, jefe de la Policía del distrito Manta, que también comprende los cantones de Montecristi y Jaramijó, informó que hace “15 días tuvimos una alerta en Manantiales y pedimos verificar el sobrevuelo de una avioneta”.

Manantiales es una comunidad del cantón Montecristi. Allí, en noviembre de 2019, cayó una avioneta y dos personas murieron calcinadas.

Además, en marzo de 2020, otra aeronave fue encontrada en la zona. Los hallazgos continuaron en agosto de ese mismo año, cuando incautaron más de tres toneladas de cocaína en una finca.

Durante esos años, en esa localidad, también identificaron tres pistas clandestinas.

La fallida Refinería del Pacífico

Según el jefe policial, las condiciones y el poco control de las instalaciones del fallido proyecto Refinería del Pacífico “abrían toda la posibilidad de generar sus actividades ilícitas, en cuanto al embarque del abastecimiento de combustible para las narcoavionetas“.

“Hay reportes y alertas del lugar de que había ese tipo de actividades ilícitas. Hemos tenidos en años anteriores y actualmente también información de ciertas actividades”, asegura Cano.

Frente a esto, el campamento El Aromo fue readecuado y desde el 12 de noviembre de 2022 acoge a una Escuela de Formación de la Policía Nacional, donde hay 839 aspirantes a policías.

Cano creé que, con la presencia de personal en la zona, las organizaciones delictivas “al momento tienen que desplazar un poco sus actividades”.

El último reporte del aterrizaje de una avioneta en esos terrenos fue en abril de 2019, cuando narcotraficantes y policías se enfrentaron a bala, pues una aeronave logró despegar cargada con cocaína hacia México.

La Policía también considera que la Escuela de formación evitará que se cometan otros ilícitos, como robos, asesinatos y secuestros.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas