La consulta y el referendo tendrán su propio presupuesto

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

22 Nov 2022 - 5:28

El CNE comenzó la impresión de las papeletas electorales este 21 de noviembre de 2022. - Foto: AN

La consulta y el referendo tendrán su propio presupuesto

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

1 Dic 2022 - 15:56

El CNE deberá hacer toda una planificación aparte para las papeletas, la capacitación, la campaña electoral y los cambios en el sistema para incluir las preguntas impulsadas por el Gobierno.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) está a la expectativa del referendo y consulta popular que el Gobierno impulsa. Ese organismo espera tener la notificación en los próximos días, para poder convocar y hacer que coincida con la fecha de las elecciones 2023, programadas para el 5 de febrero.

Hacer que ambos procesos coincidan significará un ahorro presupuestario para el Gobierno y una facilidad en la planificación para el CNE. Sin embargo, los plazos son ajustados.

En el referendo no hay mayor complejidad. La Corte Constitucional revisó las ocho preguntas y dio paso a que estas se presenten en las urnas.

Pero la Corte aún no termina de revisar las tres enviadas como consulta popular. Y el Gobierno está esperando esto para emitir el decreto ejecutivo que hará oficial la convocatoria.

La presidenta del CNE, Diana Atamaint, aseguró que el plazo máximo para esa convocatoria sería el próximo 5 de diciembre.

Pero aun así, el tiempo es bastante corto. Más allá de los plazos legales que hay que cumplir, hay toda una planificación que viene de la mano con la consulta y el referendo. “Hay que parametrizar el sistema informático, que necesita tiempo”, explicó Atamaint.

El presupuesto de la consulta y referendo

La consulta popular y el referendo tendrán una convocatoria propia, por lo que tendrán un presupuesto aparte que, según análisis internos del CNE, sería de entre USD 15 y 20 millones. Aun así, esta alternativa es menos costosa que hacerlos en una fecha diferente de las seccionales.

Además, no sería posible hacer un contrato complementario para la impresión de las papeletas y el material electoral, pues de acuerdo a las proyecciones superaría el porcentaje permitido (20%).

Según Atamaint, el presupuesto y la logística dependerá en gran parte de los anexos que deben constar en la consulta popular.

“Las preguntas en sí son pequeñas, sin embargo, mucho dependerá de cómo se envíen los anexos al CNE”.

Diana Atamaint

Los anexos deben ser incluidos en las papeletas, por lo que su diseño dependerá de qué tan largos son los textos que el Ejecutivo envíe en el decreto y si es una o más papeletas de la consulta y referendo.

El presupuesto de la consulta y referendo además incluiría:

  • Una nueva capacitación a los miembros de las juntas receptoras del voto sobre esta nueva elección.
  • El monto para la campaña electoral del “Sí” y el “No”.
  • Cambios en el sistema para incluir el escrutinio de las 11 preguntas.

Un escrutinio más largo

Añadir una o más papeletas a las elecciones seccionales incrementará el tiempo que los miembros de las juntas demoren en el escrutinio o conteo de votos. De momento, están aseguradas siete papeletas:

  • Prefectura.
  • Alcaldía.
  • Concejales (urbanos, rurales o por circunscripción).
  • Vocales de juntas parroquiales rurales.
  • Mujeres al Consejo de Participación Ciudadana.
  • Hombres al Consejo de Participación Ciudadana.
  • Pueblos y nacionalidades al Consejo de Participación Ciudadana.

A estas, habría que añadirle, al menos, una de la consulta popular y referendo del Gobierno. Y podría sumarse una más si prospera la iniciativa de consulta de Yasunidos. Es decir, nueve papeletas.

Según los cálculos del CNE, el escrutinio de las siete papeletas tomaría unas nueve horas, es decir, hasta la madrugada del lunes. Por lo tanto, añadirle las papeletas demoraría todavía más este proceso de conteo, y en consecuencia la entrega de resultados.

El consejero José Cabrera aseguró que esta es una de las preocupaciones que tiene, pues los miembros de las juntas receptoras del voto son principalmente estudiantes universitarios, cuya movilidad puede ser complicada a esas horas.

Esto además es un riesgo, según Cabrera, porque puede haber personas que decidan abandonar el escrutinio.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas