Cynthia Viteri arriesga la supremacía del PSC en Guayaquil

Política

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

10 May 2021 - 0:03

La alcaldesa Cynthia Viteri durante una rueda de prensa por el Bicentenario de la Independencia, el 5 de octubre de 2020. - Foto: Cortesía Municipio

Cynthia Viteri arriesga la supremacía del PSC en Guayaquil

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

10 May 2021 - 7:16

Las investigaciones por supuesto peculado, por parte de la Fiscalía del Guayas y en contra de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, alertan a la cúpula socialcristiana y a la Revolución Ciudadana. Ambos partidos se proyectan a las seccionales de 2023.

En el Municipio de Guayaquil hay un antes y un después. De aquellos años en los que la administración local era el contrapeso del poder político central y movilizaba a miles de personas en las calles para exigir derechos, solo queda el recuerdo.

Las investigaciones por supuesto peculado de la Fiscalía del Guayas contra la actual alcaldesa Cynthia Viteri, por onerosos contratos artísticos, han puesto en jaque a la Alcaldía, considerada la joya de la corona del Partido Social Cristiano (PSC).

La organización más influyente de los últimos 29 años corre el riesgo de perder espacios locales, tan codiciados por el correísmo. Este último ha intentado llegar a esa dignidad en dos ocasiones con María de los Ángeles Duarte y Viviana Bonilla.

El predominio socialcristiano en la capital económica del país ha sido poco cuestionado por la sociedad civil, que vio con beneplácito cómo la ciudad emergió de las ruinas, de la mano del patriarca del PSC León Febres-Cordero.

El fallecido líder de la derecha llegó a la Alcaldía en 1992 para imponer un nuevo modelo administrativo y financiero, caracterizado por alianzas público-privadas, que permitieron levantar de las cenizas a una ciudad destruida por la corrupción.

Febres-Cordero terminó su labor en 2000 con una aceptación popular de más del 95%. Dejó el camino libre para su sucesor y amigo personal, Jaime Nebot, quien continuó con el denominado “modelo exitoso” asumiendo competencias como la movilidad, seguridad y regeneración urbana a gran escala.

Luego de cuatro periodos seguidos, Nebot impulsó la candidatura de la exlegisladora Cynthia Viteri. Ella llegó al Municipio en 2019 con una agenda concentrada en temas sociales, como el medioambiente, igualdad de género, salud pública, rescate animal, entre otros.

Y tras su posesión llegaron los problemas. El primero de índole generacional, ya que todas la dependencias municipales estaban lideradas por personas de confianza de Nebot, que no estaban en los planes de la nueva administración.

Así, entre renuncias y despidos, la alcaldesa Viteri armó su equipo, despertando recelos entre los fieles nebotistas. Ese era el panorama político cuando en 2020 la pandemia de Covid-19 evidenció una crisis sanitaria sin precedentes.

Mientras los hospitales estaban saturados de pacientes y las calles se llenaban de muertos por el colapso de los cementerios, Viteri buscaba alternativas, como acondicionar el Hospital Bicentenario, comprar pruebas rápidas, respiradores artificiales y portátiles.

Pero también contrataba obras artísticas, como Aeroarte (USD 980.000) y Letras Vivas (USD 436.072), o los servicios de una empresa de comunicación por cerca de USD 500.000 con Juan Carlos Vásconez a la cabeza. Además Vásconez había prestado sus servicios al correísmo.

Los valores contractuales hicieron ruido en la sociedad civil, en los medios de comunicación y en la cúpula socialcristiana, que la llamó al orden para evitar el colapso.

El PSC ya vivía momentos de tensión en las elecciones presidenciales y legislativas de 2021, luego de que su entonces candidato aliado de Creo, Guillermo Lasso, estuviera a punto de no pasar a la segunda vuelta.

Además, Pachakutik y la Izquierda Democrática sorprendieron al obtener asambleístas guayasenses, mientras que el PSC alcanzó 18 curules, gracias al método Webster.

Guayas había dejado de ser bastión del PSC, superado por el movimiento correísta, situación que Nebot está dispuesto a revertir en las próximas seccionales.

Así que los problemas de Viteri no son menores, porque generan un revés en la reputación socialcristiana, mientras el correísmo se frota las manos esperando el desenlace de los contratos municipales en la Fiscalía.

Por ello, la Revolución Ciudadana prefiere no distraer al enemigo cuando este se equivoca y señala que cualquier funcionario está sujeto al escrutinio público y a la rendición de cuentas.

La legisladora Marcela Aguiñaga agrega que este es el momento perfecto para mirar a nuevas opciones electorales para dirigir Guayaquil. Ella, por ejemplo, o el exvicepresidente Otto Sonnenholzner.

El silencio de Nebot 

Pero los líderes del partido están dispuestos a dar pelea y prometen que Viteri saldrá airosa de la situación.

Es más, el presidente Nacional del PSC, Pascual del Cioppo, confía en que “este tema de los contratos será perfectamente aclarado por la alcaldesa”.

Y traza la estrategia. “Esto será inmediatamente superado, primero desmintiendo las acusaciones y segundo tratando de volcarse al servicio en obras para la ciudad, especialmente para los más pobres”, dice el dirigente.

Del Cioppo continuará pendiente del proceso y dirigiendo el partido, aún desde España, una vez que aceptó la Embajada de Ecuador en ese país por invitación del presidente electo Guillermo Lasso.

Mientras que Cynthia Viteri hace su trabajo de campo. El viernes 7 de mayo se reunió con organizaciones de mujeres en Puente Lucía para hablarles sobre su labor durante la pandemia. También se refirió a los recelos de personas que “no entienden que una mujer que ha salido de muy abajo, tenga a su mando la ciudad”.

“Cómo me visto o me desvisto, cuándo me acuesto o me levanto y con quién, si me tatúo o no, es mi problema. Mientras saque adelante a la ciudad, habré cumplido con Dios”.

Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil

Nebot ha permanecido en silencio, pero dando las directrices para enderezar el barco, respaldando a Viteri, que se perfila para la reelección, hasta donde la justicia lo permita.

La militancia sabe que él no pone las manos al fuego por nadie, como se lo dijo al fallecido prefecto provincial, Carlos Luis Morales, que también fue investigado en la Fiscalía por corrupción.

Lo que investiga la Fiscalía

Antes de viajar a España con licencia sin sueldo -del 23 de abril al 3 de mayo- por un problema de salud de su hija, Cynthia Viteri canceló a Juan Carlos Vásconez. Además solicitó a la Fiscalía investigar el contrato Letras Vivas para despejar dudas.

Pero la fiscal provincial Yanina Villagómez no solo que aceptó el reto, sino que incluyó dos contratos más: Óleos del Bicentenario (USD 445.000 por seis pinturas) y trabajos de limpieza de las áreas regeneradas de Guayaquil (USD 19,7 millones).

La Fiscal llamó a declarar a Viteri y a otros funcionarios más, pero ella no acudió y pidió nueva fecha para su comparecencia.

La alcaldesa reapareció el 4 de mayo en una transmisión en sus redes sociales en la que anunció la cancelación de contratos y la suspensión de licitaciones en trámite.

De momento, las áreas Jurídica y de Contratación Pública municipales efectúan una revisión de los procesos con el objetivo de determinar cuáles son los trámites que se pospondrán.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas