La dispersión del voto resultará en una Asamblea sin mayorías

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

18 Ene 2021 - 0:05

Los consejeros del CNE hicieron un recorrido para verificar la impresión de papeletas, este 13 de enero de 2021. - Foto: CNE

La dispersión del voto resultará en una Asamblea sin mayorías

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

18 Ene 2021 - 0:05

Los candidatos presidenciales saben que los bloques que obtengan en el futuro Legislativo dependen de sus campañas. El elevado número de movimientos en la papeleta, sumado al nuevo método de asignación de escaños, ocasionará una Asamblea dividida.

El nuevo presidente que se posesionará el 24 de mayo de 2021 tendrá un reto político que enfrentar: la nueva Asamblea Nacional estará altamente dividida. Esto ocurre por la gran cantidad de candidatos y movimientos políticos presentes en las papeletas electorales.

Sin un bloque de mayoría, el nuevo Presidente deberá buscar de entrada acuerdos con otras fuerzas políticas. Bajar impuestos o eliminarlos, una propuesta que se repite en casi todos los planes de gobierno, son propuestas electorales que necesariamente deben pasar por el Legislativo.

Pero difícilmente habrá una gran mayoría en la próxima Asamblea. El nuevo método de asignación de escaños (Webster para asambleístas provinciales) favorece la entrada de más fuerzas al Legislativo. Y a esto se suma la gran cantidad de candidatos presidenciales, que son quienes “arrastran” votos a las papeletas de asambleístas.

Como la campaña electoral se enfoca tanto los presidenciables, de ese desempeño depende que los ciudadanos voten por una misma fuerza política en las distintas papeletas electorales.

¿Cómo funciona el arrastre presidencial?

Históricamente, los porcentajes obtenidos en las elecciones presidenciales son muy similares a los que presentan los comicios para los 15 asambleístas nacionales. Un ejemplo fue la jornada electoral de 2017, en los que se puede observar el efecto del arrastre presidencial.

En las elecciones provinciales, el panorama cambia un poco. Allí la votación depende de la fuerza de algunos movimientos provinciales y sus alianzas. Aun así, se mantiene la tendencia de que los candidatos presidenciales más votados son los que más porcentajes obtienen.

Pero el panorama cambia cuando ya los votos se convierten en escaños legislativos. En la elección de asambleístas nacionales -en donde ya se aplicaba Webster- es en donde más fuerzas logran entrar, justamente porque son más escaños a repartir y porque el método favorece a las minorías.

Con el 39% de la votación en 2019, Alianza PAIS se llevó siete de los 15 escaños nacionales. Pero en esta misma papeleta, con porcentajes mucho menores, Fuerza EC y la Izquierda Democrática lograron ingresar un asambleísta nacional.

En cambio en las provincias, por ser en su mayoría circunscripciones pequeñas (que escogen máximo cinco asambleístas), con el método D’Hondt generalmente entraban dos fuerzas políticas.

La próxima Asamblea

Si tomamos en cuenta que los porcentajes obtenidos por los candidatos presidenciales es similar al que sus organizaciones políticas tienen en la papeleta de asambleístas nacionales, es posible pronosticar que cuatro fuerzas políticas lograrán entrar a la nueva Asamblea.

El cambio al método Webster en el caso de los asambleístas provinciales, dependiendo de la votación, podría hacer que entren tres partidos a la Asamblea por provincia.

Todo esto resultaría en una Asamblea con unas tres o cuatro fuerzas políticas con bancadas importantes, pero ninguno con mayoría. Algo que obligará al nuevo Presidente a buscar acuerdos, similares a los que Lenín Moreno tuvo que recurrir cuando Alianza PAIS se dividió.

La primera prueba para esta nueva Asamblea será escoger un presidente el 14 de mayo de 2021. Y para el nuevo gobierno, la prueba será trabajar con este presidente del Legislativo y escoger a un Ministro de Gobierno que establezca puentes entre ambas funciones del Estado.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas