Marcela Aguiñaga: “Vamos por el voto joven, feminista y ambientalista”

Política

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

29 Ago 2021 - 0:03

Marcela Aguiñaga habla sobre el nuevo momento que enfrentará la Revolución Ciudadana. - Foto: Twitter Compromiso Social

Marcela Aguiñaga: “Vamos por el voto joven, feminista y ambientalista”

Autor:

Juan Manuel Yépez

Actualizada:

29 Ago 2021 - 7:26

La exlegisladora del correísmo, Marcela Aguiñaga, liderará el movimiento Revolución Ciudadana, que el sábado eligió a la nueva directiva nacional en Montecristi.

La gestión de la exlegisladora del correísmo, Marcela Aguiñaga, como presidenta de la Revolución Ciudadana (RC), se centrará en la renovación de las directivas provinciales y en la reestructuración del movimiento para recuperar espacios en las elecciones seccionales de 2023.

En entrevista con PRIMICIAS, Aguiñaga sostiene que la estrategia del correísmo se concentrará en el segmento de la población de 35 años, “que llega a ocupar casi el 40% del padrón electoral“.

La Revolución Ciudadana se reinventa tomando el control de su aliado Compromiso Social con miras a la seccionales, ¿pero cómo influirá esto en la lógica legislativa en UNES?

Recordemos que en 2019 Compromiso Social nos permitió participar en las seccionales, luego de que fuimos despojados de nuestra organización política y se nos impidió tener nuestro propio registro.

Cabe indicar que participamos y logramos alcanzar dos prefecturas importantes, como Pichincha y Manabí, más de 70 concejales a escala nacional y un número significativo de presidentes de juntas parroquiales.

Tenemos una bancada compuesta por 47 legisladores, que está consolidada, uniforme, trabajando y debatiendo internamente, así que la propuesta es fortalecerla, más aún cuando se podrían venir cambios importantes de proyectos de ley que pueden ser remitidos por el Ejecutivo.

Pero perdieron Guayas

Perdimos Guayas, porque no participamos con la Alcaldía de Guayaquil, no pusimos candidato, me parece que alcanzamos dos o tres concejales en Guayaquil y finalmente perdimos la Prefectura.

Sin embargo, en ese época Compromiso también pudo pasar la advertencia que tenía electoralmente hablando por no haber tenido buenos resultados en las últimas contiendas electorales. La alianza fue un ganar-ganar de ambas fuerzas.

Eso nos permitió ir consolidando esta organización, con la cual hemos participado en la última contienda con alianza con la lista 1.

Este momento que vive la revolución, ahora en la familia de la RC que no ha estado adherida, ingresa a la filas de Compromiso Social.

Por eso se viene un cambio, no solamente de estrategia política, sino de colores, nombre, símbolos, para que podamos presentar un nuevo momento de la Revolución Ciudadana.

¿Cómo se llamará el movimiento?

Apostamos a que se llame Revolución Ciudadana, todo sujeto a la aprobación del Consejo Nacional Electoral.

¿Quiénes la acompañarán en la directiva?

Hubo una lista única, las inscripciones se dieron esta semana, y que se sometió a votación por parte de los miembros adherentes (600, más los que se conectaron por Zoom), que tienen voz y voto.

Por supuesto me acompañan hombres y mujeres valiosos, son 13 cargos que se eligieron, entre estos los tres principales: presidencia, vicepresidencia y secretaría ejecutiva.

Quienes me acompañan son un joven manabita, Francisco Hidalgo, para vicepresidente, y un matemático quiteño, David Villamar, en el cargo de secretario ejecutivo.

Los demás cargos tienen paridad, equilibrio regional y cumplen el requisito del Código de la Democracia, que es el 25% de cuota de personas menores de 29 años. En mujeres nos acompaña Doris Solís, Emily Vera, María José Ruiz y Kruskaya Rojas.

¿En qué consiste el cambio de estrategia política de la Revolución Ciudadana?

Creemos que es importante, no solamente fomentar los temas ideológicos, sino también abrir el espacio a ese electorado que, más allá de la ideología, habla de causas, un electorado que está creciendo, es decir ese segmento de la población de 35 años que llega a ocupar casi el 40% del padrón electoral.

¿Cómo seducirán a este segmento?

Tenga la seguridad de que estamos buscando captar ese voto joven, de causas, feminista, animalista, ambientalista.

Ahora hay algunos, como Yaku Pérez que se toma el nombre de Somos Agua, hay que leer las nuevas causas que tiene la sociedad que van más allá de las posturas de izquierda y derecha.

En Guayas y Pichincha, ¿cómo capitalizar el voto duro del correísmo para captar alcaldías, por ejemplo?

El voto duro del correísmo se ha mantenido fuerte en los últimos tiempos, yo diría más en la Costa que en la Sierra.

Sin embargo, sí hay que hacer algunas lecturas territoriales. No es menor el retroceso que tuvimos en Pichincha, en Quito, en zonas que eran bastiones de la Revolución Ciudadana, como el sur de la capital, donde ese voto se movió más hacia la Izquierda Democrática.

Tenemos que analizar a profundidad, eso nos ayudará a determinar qué cuadros tienen opciones, en una coyuntura nacional de crisis económica.

¿Habrá cambios de directivas en estas zonas?

Luego de que terminemos la convención, aprobemos la nueva directiva y la reforma estatutaria, que el CNE nos apruebe la inscripción de la directiva, vamos a hacer unos cambios en algunas direcciones.

Tenemos que encargar direcciones porque los directores han renunciado, así que procederemos a fortalecernos internamente y haciendo cambios donde sea necesario.

Centro Democrático es un gran aliado en la Costa para lograr sus fines, ¿ya se ha contactado con ellos para definir respaldos locales?

Nuestra relación con Centro Democrático sigue siendo saludable, nuestra alianza no ha terminado, no estamos en el momento todavía de cerrar un acuerdo con miras a las próximas elecciones, pero estamos conversando.

Ellos tendrán interés sin duda en Guayas, los diálogos tendrán que llevar a la posibilidad de que la tendencia del progresismo no sea debilitado y podamos correr en algunos casos en conjunto y en otros, por separado.

El método Webster debilita a los que tienen gran representación electoral, también fortalece a las organizaciones que no tienen mucho peso, entonces entras por minoría, así que hay que ver dónde hacemos alianzas.

¿La alianza segura será en Guayaquil, con su postulación a la Prefectura del Guayas, y Centro Democrático por la Alcaldía?

Yo estoy enfocada en el tema de la presidencia (del movimiento), los temas administrativos, llevar adelante la reestructuración de la Revolución Ciudadana, pero evidentemente seré medida como un candidato más.

Si mis números son positivos, tenga la seguridad que estaré en la papeleta 2023. Paso los mismos canales de control, así que hay que ver cuál es la posición a la que tengo mayor opción de participar.

¿Rafael Correa dará las directrices desde Bélgica y usted ejecutará o hasta dónde irá su independencia al frente de la Revolución Ciudadana?

Rafael Correa es un dirigente histórico, un hombre con mucha experiencia en la política, él tendrá obviamente espacios en los que participará en la toma de decisiones, eso no está excluido.

Escucharlo con una lectura sobre política siempre va a ser un aprendizaje, así que no creo que hay que temerle a eso. Él va a participar activamente, leyendo la política desde afuera.

Sin embargo, obviamente la estructura y el fortalecimiento de la Revolución Ciudadana estarán a mi cargo.

Noticias relacionadas