Twitter: el “diálogo” de los ministros también es con falsos seguidores

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

13 Sep - 19:44

El presidente Lenín Moreno, lideró el Gabinete Ampliado en Salinas, hace algunos días. - Foto: Presidencia de la República

Twitter: el “diálogo” de los ministros también es con falsos seguidores

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

13 Sep - 19:44

Esta red social es la favorita de los integrantes del gabinete de Lenín Moreno: vía tuit se hacen anuncios de política pública, se explican decisiones, se discuten puntos de vista y hasta se anuncian renuncias. Pero de ellos, no todos son reales.

Ocho meses después de haber sido posesionado, Lenín Moreno tuvo su propia polémica con la red social. Su nombre a apareció en un informe elaborado por New York Times por, supuestamente, haber comprado seguidores falsos en Twitter.

Entonces, enero de 2018, la secretaría de Comunicación no negó esa supuesta compra pero aseguró que no era la política del Gobierno.

Lo cierto es que, gran parte de la comunicación oficial, se hace por medio de tuits.

Y, comprados o no, el presidente Moreno y sus ministros todavía tienen seguidores falsos. Allí también podría haber cuentas ‘troll’ -que en Ecuador se hicieron famosos por su supuesta vinculación al correísmo-; robots o cuentas compradas por intermedio de agencias de marketing digital.

PRIMICIAS revisó las cuenta de Twitter de los ministros y secretarios de Estado. Los datos chequeados con la herramienta de https://www.twitteraudit.com/, al mediodía del viernes 13 de septiembre de 2019.

Estos fueron los resultados:


Las cuentas con más seguidores falsos

Juan Fernando Velasco, ministro de Cultura ya era un activo tuitero antes de ser ministro. El 54% de sus seguidores son falsos. Él se unió a la red social en julio de 2009, como cantautor hablaba de música, pero también opinaba de política o temas sociales como lo demuestra su publicación más retuiteada:

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, es la segunda en la lista: el 49% de sus seguidores no son reales. Ella, ha tenido más eco en la red desde que asumió su actual cargo. Su tuit con más impacto (medido por retuits) fue el que escribió a propósito del femicidio de Diana Carolina, en Ibarra.

El secretario de Anticorrupción y pareja de la ministra de Gobierno va en tercer lugar con el 40% de seguidores falsos. Su hit en Twitter fue la publicación que hizo, en marzo, cuando informó sobre el esquema de funcionamiento del centro de pensamiento correísta:

Es la última incorporación al gabinete, pero se ‘coló’ en el top cinco de funcionarios con más seguidores falsos: el 36%. El guayaquileño y ministro de Obras Públicas tuvo más alcance en la red cuando agradeció al presidente Lenín Moreno por el nombramiento.

Y cierra el top cinco, el presidente. El 21% de sus seguidores son falsos. Su publicación con más retuits fue una del 23 de marzo en la que anunció que, tras la salida de Ecuador de Unasur, el edificio sería entregado como sede de la futura Universidad Indígena del Ecuador:

Los publicaciones más con retuits se analizaron con la herramienta www.twitonomy.com, también al mediodía del viernes 13 de septiembre de 2019.

Los ministros que están fuera de tuitósfera

Pero, no todos los funcionarios del Gabinete son tuiteros. No tienen cuenta a su nombre los siguientes ministros y secretarios:

  • Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa
  • Johanna Pesántez, secretaria jurídica de la presidencia.
  • Xavier Torres, consejero presidencial.
  • Ricardo Luque, secretario del Centro de Inteligencia Estratégica.
  • Juan Carlos Jácome, presidente de la CFN.
  • Edmundo Moncayo, director de la SNAI.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas

Política

Se endurecerán las normas para las llamadas a clientes por parte de telefónicas y de bancos

En entrevista con PRIMICIAS, el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, dice que los datos privados de los ecuatorianos pudieron ser utilizados políticamente durante el gobierno anterior y explica las reformas que se vienen para proteger la privacidad de los ciudadanos. Los call centers contratados por telefónicas y bancos para vender servicios tendrán que usar un prefijo.