Carondelet con unos 300 funcionarios más desde 2017

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

2 Dic - 15:21

El presidente Moreno durante la posesión del Gabinete en la Presidencia, el 3 de julio de 2019. - Foto: Presidencia

Carondelet con unos 300 funcionarios más desde 2017

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

2 Dic - 15:21

La Presidencia pasó de tener 32 oficinas y 500 funcionarios, a 94 despachos y cerca de 800 empleados. Las modificaciones responden a los cambios administrativos realizados por el Primer Mandatario.

Desde su llegada a la Presidencia, en mayo de 2017, Lenín Moreno ha hecho cambios constantes en la estructura administrativa del Palacio de Carondelet. Sin contar también con que volvió a ocupar la residencia presidencial que estuvo vacía durnate una década.

El Mandatario recibió una entidad con dos secretarías generales, cinco subsecretarías, 11 coordinaciones, 14 direcciones y 500 funcionarios.

Más de dos años después, el organigrama de la Presidencia cuenta con cuatro secretarías generales, una secretaría, el área de consejería, 18 subsecretarías, 10 coordinaciones y 50 direcciones. Hasta octubre, la entidad bordeaba los 800 funcionarios.

Parte de la transformación de Carondelet se podría atribuir a la eliminación de la autónoma Secretaría Nacional de Administración Pública, una de las primeras medidas de Moreno.

Sus competencias fueron absorbidas, en su mayoría, por la Secretaría General de la Presidencia. Sin embargo, no hubo aumento de personal después de la medida.

La nómina creció con más de 200 personas en enero de este año, cuando se completó la fusión de la Secretaría Nacional de Comunicación, que mutó a Secretaría General y también pasó a Carondelet.

Los despachos dentro de la Presidencia

La oficina más estable dentro del Palacio sigue siendo la Secretaría General Jurídica, encabezada desde un inicio por Johana Pesántez.

En el otro extremo está la Secretaría General de la Presidencia. Entre encargados y titulares han pasado por ahí cinco personas: Eduardo Mangas, Andrés Mideros, Eduardo Jurado, José Agusto y ahora la misma Pesántez.

Esta última es la oficina con mayores atribuciones y competencias dentro de Carondelet, después del despacho presidencial. Sin embargo, ahora está desocupada y no se ve a un sucesor en el horizonte. Mientras tanto, seguirá encargada en manos de la Secretaria Jurídica.

La Secretaría General de Comunicación también ha tenido varios representantes: Álex Mora, Andrés Michelena, Eduardo Khalifé y ahora Gabriel Arroba.

Una de las figuras preferidas del presidente Moreno es la del consejero, ha tenido nueve, especialmente “de Gobierno”: Virgilio Hernández, Patricio Rivera, Ricardo Patiño y, el único que ha tenido éxito, Juan Sebastián Roldán.

Las otras cinco consejerías se crearon por temáticas específicas: de seguimiento del programa Casa para Todos, para la optimización del Estado, en el ámbito de las personas con discapacidad, para Política Territorial y la última, creada este viernes 29 de noviembre, para Asuntos Amazónicos.

Sin embargo, varias de las transformaciones de la Presidencia se deben a Roldán, que pasó de Consejero a Secretario Particular y ahora a Secretario General de Gabinete. La Secretaría Particular se creó para que él la ejerza y después mutó a Secretaría General de Gabinete, un puesto con más atribuciones.

Las cifras de la administración de Carondelet

Si bien ha habido un movimiento significativo en la estructura administrativa de la Presidencia, también se puede observar un patrón de crecimiento en el presupuesto utilizado por la entidad.

La proforma presupuestaria para 2020 aún no ha sido aprobada por la Asamblea Nacional. Sin embargo, el Ejecutivo planteó un presupuesto para la Presidencia de casi USD 20 millones más que el ejecutado hasta octubre.

El gasto más elevado es el de bienes y servicios de consumo. Generalmente bordeaba los USD 5 millones. Pero en lo que va del año ya superó los 13 millones y para el próximo año, la Presidencia espera gastar 21 millones en ese rubro.

Al presidente Moreno le quedan aún 17 meses en el poder. Y uno de sus tantos ofrecimientos ha sido la reinstitucionalización del país, así como la optimización del Estado. Al final de su gestión probablemente se conocerá si todos estos cambios rindieron frutos.

Noticias relacionadas