Sonnenholzner ¿un candidato en construcción?

Política

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

28 Sep - 0:05

Una selfie con el Vicepresidente: Sonnenholzner junto a un agricultor en la Feria Expo Arroz 2019 en Santa Lucía, Guayas. - Foto: Flickr Vicepresidencia

Sonnenholzner ¿un candidato en construcción?

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

30 Sep - 6:57

Desde que asumió el cargo de Vicepresidente de la República, en diciembre de 2018, su ascenso y el número de actividades que se le delegan van en aumento. ¿Quién es realmente este funcionario que pidió que lo llamaran simplemente Otto?

El viernes pasado el vicepresidente Otto Sonnenholzner se instaló en el centro de la polémica al anticipar que “espera que los ecuatorianos sepan comprender” las medidas económicas que tomará el Régimen en busca del equilibrio fiscal.

Justo antes anunció que el Ejecutivo enviará esta semana un paquete con reformas tributarias y laborales.

Además de hacer frente a esos delicados anuncios, los manifestantes de la provincia de Carchi -que el domingo cumplieron su sexto día de protestas ininterrumpido- lo han señalado como el único interlocutor válido para buscar un acuerdo y cesar el paro.

Así la figura el vicepresidente ha adquirido un protagonismo poco habitual en un sistema en el que el presidente suele ser el protagonista absoluto.

Su padre, un amigo de la infancia, colegas y un funcionario del gobierno revelan detalles de la personalidad de Otto y de su futuro político.

Ramón Sonnenholzner es quizás la persona que mejor conoce al vicepresidente. El padre de Otto, como él lo llama, recibe a PRIMICIAS en la oficina de la radio Tropicana, en el centro de Guayaquil.

En esta emisora, Otto Sonnenholzner Sper fue conductor de un programa de entrevistas y gerente durante 12 años. 

“Cuando estuvo en la radio logró un cambio tremendo. Y en su paso por AER (Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión) los números de la organización crecieron. Es un buen administrador”, dice Ramón Sonnenholzner.

Asegura que su designación como vicepresidente en diciembre de 2018 no le sorprendió, porque a Otto le gusta liderar grupos.

En el colegio fue presidente del Consejo Estudiantil y en la Universidad Schiller fue directivo de la agrupación de jóvenes bávaros. 

Ahora, cuando el nombre de Sonnenholzner suena como carta presidencial para las elecciones en 2021, su papá está seguro de que el desafío no le quedará grande.

Otto tendrá que decidir junto a su esposa. Nunca hemos sido políticos, pero desde que llegó Moreno hemos simpatizado con su propuesta”.

Ramón Sonnenholzner, padre del vicepresidente

En nueve meses en la vicepresidencia, Sonnenholzner se ha convertido en una especie de funcionario “todoterreno”. Inicia la semana con la entrega de casas en Monte Sinaí (una zona deprimida en el noroeste de Guayaquil) y al día siguiente está en Ambato recorriendo un hospital. 

Entre todas las actividades públicas que realiza, el padre de Otto expresa que hay una más importante y fuera de todas las cámaras: “en el fondo es el consejero del Presidente y el alfil del primer mandatario”. 

¿Tiene Otto futuro político? 

El nombre de Otto como apuesta del morenismo se escucha desde que el exconsejero presidencial Santiago Cuesta lo mencionó en una entrevista.

Pero Andrés Seminario, estratega de marketing político, no ve en Sonnenholzner a un candidato para las elecciones en 2021.

Explica que si bien es un personaje activo en el gobierno y cercano al presidente Lenín Moreno, todas las funciones de Sonnenholzner han sido por encargo del Ejecutivo, más no por iniciativa propia.

Esto obedece a un principio: la Constitución en su artículo 173 dispone que el vicepresidente ejercerá las funciones que el presidente le asigne.  

“A través de la historia republicana la figura del vicepresidente ha sido un poco decorativa y este es el caso “.

Andrés Seminario, analista de marketing político.

Seminario no duda, sin embargo, de que la exposición pública que el gobierno le da a Sonnenholzner pueda tener una intención: convertirlo en un posible candidato.

Un funcionario ministerial, que prefiere mantener la reserva, confirma que el nombre del segundo mandatario aparece en los cálculos electorales, pero dice que aún deben sondear su popularidad mediante encuestas nacionales. 

¿Hay una posibilidad de alianza con el Partido Socialcristiano? “No lo veo acompañando a Jaime Nebot en las elecciones, si él se decide seguramente será solo. Él me confirmó que no va por la línea política del PSC”, dice un amigo de la infancia de Sonnenholzner.

La sombra de las offshore

En el portal de la Superintendencia de Compañías, Otto Sonnenholzner figura como presidente de dos empresas y gerente de otras tres entre 2012 y 2018.

Todas están domiciliadas en Guayaquil y relacionadas con la construcción, las comunicaciones, las actividades jurídicas y la maquinaria agrícola.

Cuando la Asamblea lo eligió como vicepresidente, la oposición mencionó que Sonnenholzner tenía una empresa en un paraíso fiscal, algo que fue negado por el gobierno. 

Según un informe de Data Capital, Sonnenholzner fue tesorero de la empresa familiar Rosenheimer Entreprises S.A., registrada en 2006 en Panamá, con un capital de USD 10.000. 

También figura como director de la empresa Dinatek Investments S.A, creada también en 2006 en Panamá, con un capital de USD 100.000. Ambas compañías están disueltas actualmente. 

Del grueso de empresas familiares, la de mayor facturación es Eslive S.A., dedicada a la distribución de maquinaria agroindustrial. En 2018, según datos de la Superintendencia, la compañía reportó ingresos por USD 13,8 millones.

En el paquete de accionistas de Eslive aún figura la firma Rosenheimer con un capital de USD 363 mil

Esta misma empresa es accionista de otras compañías del grupo Sonnenholzner, como Inducarla, Expotek, Amerang y Unionplus.

El lado personal

Los domingos son sagrados para la familia Sonnenholzner. Cuenta el padre de Otto que se reúnen desde temprano para comer con sus hijos y nietos. 

Sonnenholzner creció en Los Ceibos, un barrio de estrato medio-alto al norte de Guayaquil. Vivía muy cerca del colegio Alemán Humboldt, donde estudió a lo largo de 12 años.

Su amigo de la infancia, quien prefiere omitir su nombre, recuerda que él y sus dos hermanos eran muy unidos. “Sin exagerar, tiene una relación excelente con la familia”, dice este empresario de 37 años, un año mayor que el vicepresidente. 

Kleber Chica, presidente de AER Nacional, es otra persona que conoce de cerca a Sonnenholzner. Luego del Mundial de Alemania 2006 le propuso unirse a la organización como vocal. En 2010 se convirtió en titular de AER. 

Chica indica que la Ley de Comunicación, aprobada en el gobierno de Rafael Correa, concitó el interés de Sonnenholzner. Por esa época convocaba al gremio de comunicadores y rectores de universidades para discutir el proyecto. 

“Correa ganó las elecciones diciendo que iba contra la partidocracia, ahora la sociedad está cansada de los políticos. Ese es un factor a favor de Otto, él no es político”.

Kleber Chica, presidente de AER.

Tras asumir la vicepresidencia, la relación de Sonnenholzner y AER sigue siendo cercana. Al menos un viernes de cada mes, Otto participa en una cadena informativa con emisoras aliadas. 

Noticias relacionadas