Ruptura 25: un movimiento que gobierna sin ganar elecciones

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

4 Jun - 10:52

El presidente Lenin Moreno y la ministra del Interior, María Paula Romo, durante la ceremonia de conmemoración de los 81 años de profesionalización de la Policía Nacional, en marzo del 2019. - Foto: Ministerio del Interior

Ruptura 25: un movimiento que gobierna sin ganar elecciones

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

4 Jun - 10:52

La agrupación política, dirigido por María Paula Romo y Juan Sebastián Roldán, recuperó su personería jurídica en 2018. Sus dos máximos líderes están entre las fichas más importantes del gabinete del presidente Lenín Moreno. Mientras Ruptura 25 no tiene claro el horizonte hacia las próximas elecciones.

Ruptura 25 es un movimiento político en pausa. Sus dirigentes ostentan importantes puestos de poder en un gobierno que no es el suyo, mientras los tiempos corren para las próximas elecciones. Después de estar en la oposición en el anterior gobierno, algunos de sus miembros volvieron al poder, de la mano de Lenín Moreno.

Tal vez, por eso, dentro de Ruptura no hay apuro por las próximas elecciones.

En marzo de 2018, Juan Sebastián Roldán, fundador de la organización política, fue nombrado consejero de Moreno; y meses más tarde, secretario particular de la Presidencia. Ese fue el momento de entrada al poder de una agrupación política que, hasta ese momento, no existía en el registro electoral.

María Paula Romo se incorporó al gabinete en agosto de 2018, como ministra del Interior; Norman Wray, en enero de 2019, como gobernador de Galápagos, e Iván Granda, en febrero de 2019, como titular de la Secretaría Anticorrupción. Con esto, cuatro de las caras más visibles de Ruptura 25 ascendieron al poder. Romo y Roldán pasaron a ser parte del círculo más íntimo de Moreno, que interviene directamente en la toma de decisiones.

María Paula Romo y juan Sebastián Roldán (centro), durante el Informe a la Nación del presidente Moreno, el 24 de mayo del 2019.

María Paula Romo y juan Sebastián Roldán (centro), durante el Informe a la Nación del presidente Moreno, el 24 de mayo del 2019. Twitter @juanseroldan

No se trata de pacto o acuerdo entre organizaciones políticas, sino entre personas, según Felipe Abril, uno de los miembro de Ruptura 25. “Discutimos, como organización apoyar, a nuestros compañeros que están en el Gobierno, pero su participación (en el Gobierno de Moreno) es una decisión personal”, dijo a PRIMICIAS.

Esta “decisión personal”, sin embargo, ha llevado a Romo a participar en actividades directamente relacionadas con Alianza PAIS, la agrupación dirigida por Lenín Moreno. En mayo de 2019, por ejemplo, ella se encargó de las negociaciones que permitieron que el partido oficialista mantenga la presidencia de la Asamblea Nacional: pactó con las bancadas un reparto en las comisiones legislativas a cambio de votos.

Romo realizó estas negociaciones como titular encargada de la Secretaría de la Política, cargo que le otorgó Moreno en diciembre de 2018. Se encargó de ese trabajo en vista de que la bancada de PAIS no tiene cuadros fuertes, según fuentes de la Asamblea.

“Como secretaria de la Política tiene que llevar los diálogos a nivel de país en la intención de generar gobernabilidad que es necesaria siempre para la administración del Gobierno”.

Felipe Abril, miembro de Ruptura 25

Un movimiento sin mayores acciones

Ruptura 25 recuperó su personería jurídica en octubre de 2018, tras una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) transitorio. Para ese entonces, Romo ya se desempeñaba como titular del ministerio del Interior.

El movimiento fue eliminado del registro electoral en 2014, por no alcanzar el mínimo de votos o alguna dignidad de elección popular como exige el Ley Electoral. Desde entonces, sus dirigentes exigieron la restitución de sus derechos, incluso frente a organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En 2016, de cara a las presidenciales del año siguiente, los principales rostros de Ruptura anunciaron su afiliación a la recién resurgida Izquierda Democrática (ID). Allí participaron en actos públicos y reuniones.

Sin embargo, nunca se afiliaron. Wilma Andrade, asambleísta por la ID, confirmó a este medio que participaron “poco tiempo” en las actividades del partido, pero nada más.

La recuperación de la personería jurídica de Ruptura 25 no les permitió participar en las elecciones de 2019, pero sí deberán hacerlo en las de 2021. Si no corren con candidatos propios en esos comicios, pueden ser eliminados nuevamente del registro.

Aún así, fuentes del CNE confirmaron que no han registrado una nueva directiva, tal como se les requirió. Abril sostuvo que notificaron al Consejo con la ratificación del Comité Ejecutivo que funcionaba antes de su disolución, conformado por Romo, Roldán, Wray e Iván González, el secretario general de la organización.

Sin embargo, el trabajo de la agrupación ha sido mínimo. Las actividades gubernamentales de los tres cuadros principales de Ruptura ha dejado al movimiento en segundo plano, a dos años de las presidenciales de 2021. “Todavía no hemos discutido (sobre las presidenciales), lo haremos en el tiempo adecuado”, agregó Abril.


Noticias relacionadas