Así serán las votaciones con distanciamiento social en 2021

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

27 Jul 2020 - 0:03

Un adulto mayor sufraga desde su hogar en las elecciones seccionales de 2019. - Foto: CNE

Así serán las votaciones con distanciamiento social en 2021

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

27 Jul 2020 - 0:03

El CNE aprobó las directrices para que las elecciones presidenciales respeten las medidas de seguridad para evitar contagios de coronavirus durante el sufragio. Los biombos y urnas dejarán de ser de cartón para que puedan ser desinfectados.

Ecuador escogerá a un nuevo presidente y nuevos asambleístas el próximo 7 de febrero de 2021 en medio de la pandemia de coronavirus que azota a todo el mundo y que, para esa fecha, puede estar aún latente.

Por esa razón, el Consejo Nacional Electoral (CNE) fijó unas directrices que servirán para respetar el distanciamiento social y evitar contagios de coronavirus el día de las votaciones.

La pandemia implica cambios en la dinámica del día de las elecciones, en el que generalmente hay aglomeraciones en horas pico y en los recintos grandes. El reto será mantener el distanciamiento social para que las personas puedan votar sin riesgos.

El CNE estableció una serie de medidas de bioseguridad para garantizar que los ciudadanos puedan ejercen su derecho al voto sin peligro. Por eso, una de las primeras medidas será cambiar el material electoral.

Generalmente, las urnas y biombos son de cartón; pero en 2021 serán de plástico, acrílico, policarbonato o algún material que permita su constante desinfección durante la jornada de sufragio.

Una mujer deposita su voto durante las elecciones seccionales de 2019.

Una mujer deposita su voto durante las elecciones seccionales de 2019. CNE

Además, el CNE contratará a coordinadores sanitarios, que deberán vigilar la desinfección de los recintos antes y después de las votaciones, y coordinará con los miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas para que no se generen aglomeraciones y los ciudadanos respeten la distancia.

Juntas con distanciamiento social

El principal cambio está en la instalación de las juntas receptoras del voto. De acuerdo con los recintos, cada junta se ubicará en un aula independiente para que no se creen aglomeraciones.

En el caso de las juntas que funcionan en pasillos, estas también deberán estar distanciadas.

La idea es que cada uno de los miembros de las juntas receptoras del voto esté distanciado de sus compañeros. Los ciudadanos deberán seguir un flujo: entregar sus documentos, tomar sus papeletas, votar tras el biombo, depositar el voto en la urna, firmar el padrón, recibir su certificado y salir.

Para que este flujo pueda funcionar, los recintos muy grandes serán subdivididos en varios edificios, pabellones o facultades. Además el CNE buscará aumentar el número de recintos, para reducir la cantidad de votantes en recintos muy grandes.

Cada junta receptora del voto tendrá 350 electores; este número es el mismo que en anteriores elecciones, y no habrá una reducción. Pero el CNE espera que el tiempo de conteo de votos se reduzca por que las listas de asambleístas serán cerradas.

Capacitaciones y notificaciones, por internet

Para la integración de las juntas receptoras del voto, serán excluidos los menores de 17 años, los mayores de 60, las personas con discapacidad y los ciudadanos que tengan enfermedades catastróficas. De esta manera, los más vulnerables estarán menos expuestos.

Las personas que sean escogidas para ser miembros de juntas, serán notificadas por medios electrónicos. Además, su capacitación será virtual.

En el caso de los ciudadanos que se ubiquen en zonas con poca conectividad a internet, los infocentros servirán para estas capacitaciones, y en los casos más extremos, serán de forma presencial.

Las capacitaciones virtuales también se usarán para los funcionarios electorales, miembros de las organizaciones políticas, observadores electorales y miembros de la fuerza pública.

Cambios en el voto en casa

El CNE ampliará en 10% el voto en casa el número de beneficiarios del voto en casa. Esta modalidad, que permite a las personas con discapacidad sufragar en sus hogares, será aplicable para quienes tengan 50 años o más.

La modalidad, sin embargo, cambiará. Normalmente, los miembros de la junta receptora del voto ingresan hasta la vivienda de la persona para que pueda sufragar.

Pero ahora las papeletas con el voto se deberán introducir en un sobre y cerrarlo, para que los funcionarios no ingresen a la vivienda del elector.

La coordinación de estas actividades será con el Consejo Nacional de las Discapacidades (Conadis) en las próximas semanas.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas