36 cantones tuvieron en julio la tasa de muertes sobre el promedio nacional

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado, Silvio Guerra

Actualizada:

23 Jul 2020 - 0:01

Ciudadanos en el Centro Histórico de Cuenca, el 25 de junio de 2020. - Foto: API

36 cantones tuvieron en julio la tasa de muertes sobre el promedio nacional

Autor:

Jonathan Machado, Silvio Guerra

Actualizada:

23 Jul 2020 - 0:01

En Ecuador, el promedio de decesos llegó a 27 muertes por cada 100.000 habitantes entre el 1 y el 15 de julio. En Penipe (Chimborazo) la tasa supera los 100 casos por cada 100.00 habitantes, según un estudio de Prófitas y Cordes.

Aunque las cifras de la pandemia son más abultadas en ciudades como Quito, Guayaquil, Cuenca o Portoviejo, en cantones más pequeños los efectos son más representativos, pues tienen menos habitantes.

Con 115 decesos por cada 100.000 habitantes en los primeros 15 días de julio, Penipe, en Chimborazo, es el cantón más afectado por la pandemia de Covid-19 considerando que apenas tiene 6.955 habitantes.

Esa tasa incluye las muertes registradas por el Registro Civil e incluye los decesos por cualquier causa.

A Penipe se suman otros 35 cantones que superan los 27 fallecidos por cada 100.000 habitantes, que es el promedio de Ecuador.

Entre los cantones con las tasas más altas al promedio nacional durante la primera quincena de julio están Ambato (59 por cada 100.000 habitantes), Riobamba (48 por cada 100.000 habitantes ) y Latacunga (46 muertes por cada 100.000 habitantes).

Los datos se desprenden de un estudio realizado por la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) y la consultora Prófitas, con base en la información publicada por el Registro Civil y por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Quito, que se proyecta a ser la ciudad con el mayor número de contagios, reporta una tasa de 43 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, mientras que Guayaquil tuvo 27 decesos por cada 100.000 habitantes durante el período analizado.

Guayaquil fue el epicentro de la pandemia “acumulando centenas de fallecidos diarios durante marzo y abril, pero regresando a valores similares a los de enero y febrero en las últimas semanas”, dice el estudio.

Quito, por el contrario, “se mantuvo estable hasta finales de abril, pero desde mayo la cifra de fallecidos comienza a aumentar y se acelera en junio y julio. Sin embargo, el aumento es lineal y no exponencial, como sí lo fue en Guayaquil”.

Epidemiólogos, como el investigador de la universidad UTE, Daniel Simancas, son partidarios de que en Quito se adopten medidas más restrictivas como la ampliación del toque de queda y la aplicación de la ley seca para frenar la curva epidemiológica.

El Municipio de Quito, en cambio, instalará 10 carpas médicas en Guamaní, Quitumbe, Chillogallo, Chimbacalle, Centro Histórico, Belisario Quevedo y Calderón para identificar tempranamente casos de Covid-19 y evitar la diseminación del virus.

Otro objetivo es que los pacientes con sintomatología reciban tratamiento oportuno para que no tengan que acudir al sistema público que, en las últimas semanas, trabaja a su máxima capacidad.

El presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, Santiago Carrasco, sostiene que si el ritmo de contagios se mantiene “las autoridades deberían aplicar cuarentenas sectorizadas, sobre todo en las zonas con mayor cantidad de enfermos”.

Hasta 1.000 muertes diarias

La información de Cordes y Prófitas confirma que en Ecuador hubo hasta 1.000 muertes diarias cuando la pandemia llegó a su pico máximo en Guayaquil, durante abril de 2020.

“Antes de la pandemia morían, en promedio, 210 personas por día. Pero a finales de marzo se registró un incremento significativo de muertes y una explosión en abril. En este mes hubo algunos días en los que se reportaron más de 1.000 fallecidos”, dice el estudio.

La información del Registro Civil y del INEC, analizada por Cordes y Prófitas, también revela que las cifras “evidenciaron un brote severo de Covid-19 en abril con muertes que hasta quintuplicaron los valores históricos“.

Sin embargo, “las cifras se han estabilizado en los últimos meses, aunque en niveles superiores a los registrado en los meses previos a la pandemia”.

El epidemiólogo Mauricio Espinel dice que el ritmo de fallecimientos que se registra actualmente se debe a que ciudades como Quito o Esmeraldas no han tenido un pico como el observado en Guayaquil.

Espinel considera que Ecuador no volverá a vivir la tragedia que experimentó Guayaquil.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas