Contratos de insumos médicos en manos de proveedores sin permisos

Sociedad

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

2 Jun 2020 - 0:04

Personal del Instituto de Investigación en Salud Pública trabaja con pruebas de coronavirus este 22 de mayo de 2020. - Foto: Inspi

Contratos de insumos médicos en manos de proveedores sin permisos

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

2 Jun 2020 - 0:04

Las instituciones públicas iniciaron procesos de compras públicas para adquirir insumos médicos para enfrentar la pandemia. Sin embargo, están fallando en la verificación de los requisitos que los proveedores deben cumplir.

Las instituciones públicas han comprando durante la emergencia sanitaria insumos médicos a empresas y proveedores que no tienen permisos para venderlos. La práctica, que se sostuvo entre 2016 y 2018, tal como lo reveló PRIMICIAS, se repite durante la epidemia de coronavirus.

En medio de los miles de contratos que las instituciones públicas adjudicaron desde marzo con el inicio de la emergencia, constan algunos adjudicados a empresas que no tienen permiso de funcionamiento de la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa).

Este requisito se establece en la Ley Orgánica de Salud.

En 2019, la Asociación Ecuatoriana de Importadores y Distribuidores de Productos Médicos (Asedim) detectó a 433 proveedores de insumos médicos que, entre 2016 y 2018, firmaron contratos para el Estado sin tener permiso para vender este tipo de bienes.

PRIMICIAS verificó que una parte de estos proveedores siguen vendiéndole al sector público, e incluso ha recibido adjudicaciones durante la emergencia sanitaria.

49 empresas de las reportadas por Asedim han sido adjudicadas con contratos por el covid-19, de éstas solo 17 cuentan ya con permiso de funcionamiento de Arcsa.

Empresas sin permisos

Según la Ley Orgánica de Salud, los proveedores de medicamentos e insumos médicos deben tener un permiso de funcionamiento de Arcsa y además un certificado de buenas prácticas de almacenamiento, distribución y transporte.

En mayo de 2020, Asedim recordó a las autoridades sobre estas irregularidades y advirtió sobre el riesgo de comprar insumos médicos a empresas no autorizadas para venderlos.

Aún así, se sigue haciendo. PRIMICIAS cotejó la base de datos del Servicio de Contratación Pública (Sercop) que contiene los procesos de emergencia por el coronavirus con el listado de proveedores irregulares identificados por Asedim y encontró que 49 nombres se repiten.

La mayoría de estas empresas o personas naturales no tiene permiso de funcionamiento y no consta en las bases de datos de Arcsa. Aún así, fueron adjudicados con contratos para venta de medicamentos, insumos médicos e insumos de bioseguridad, como mascarillas, guantes y batas quirúrgicas.

  • Insumos médicos para el Hospital de Portoviejo

    El Hospital Verdi Cevallos de Portoviejo adjudicó a la empresa Corporation Premier Global S.A. un contrato para la adquisición de reactivos para laboratorio en esa casa de salud. El valor del contrato es de USD 41.975.

    La empresa no tiene permiso de funcionamiento otorgado por Arcsa, aunque su actividad económica en el SRI está registrada como venta de equipos médicos.

  • Insumos de laboratorio para el Inspi

    El Instituto de Investigación en Salud Pública (Inspi) adjudicó a Herwin Roger Larco Rivera dos contratos para la provisión de tubos falcon, insumos crioviales y otro tipo de insumos médicos de laboratorio como pipetas y microtubos.

    Los cuatro contratos suman USD 7.226,74, a pesar de que este proveedor no está registrado en la base de permisos de Arcsa.

     

  • Insumos mezclados con material de construcción para la Acería Nacional

    La empresa Acería Nacional (Andec), cuyo mayor accionista es el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, adjudicó dos contratos a la empresa Impequil Cia. Ltda.: uno para insumos y dispositivos médicos, y otro para materiales de construcción para túneles de desinfección.

    Impequil tiene registrado como actividad en el SRI la venta al por mayor de sustancias químicas. No tiene permiso de funcionamiento de Arcsa. 

    Los dos contratos suman USD 21.539,79.

  • Insumos para el Hospital Geriátrico de Riobamba

    El Hospital Geriátrico Bolívar Arguello, de Riobamba, contrató a Jonathan Andrés Guerra Cruz para la provisión de insumos médicos, entre ellas agujas, saturadores digitales, termómetros, esparadrapo, entre otros.

    El contrato se firmó por USD 9.521,60.

    El proveedor no tiene premiso de Arcsa, aunque en el SRI está registrado como venta al por menor de insumos médicos.

  • Insumos médicos con permiso de medicinas naturales

    El Centro de Salud B del IESS en Portoviejo y el Hospital San Andrés, de Flavio Alfaro, Manabí, adjudicaron contratos para la adquisición de medicamentos a Angélica Mendoza Stacey. 

    Esta proveedora sí tiene permiso de Arcsa para funcionamiento, pero para el expendio de productos naturales procesados de uso medicinal.

    Los medicamentos que las casas de salud compraron son paraccetamol, azitromicina, atropina e hidrocortisona, entre otros.

    El contrato con el Centro de Salud del IESS es por USD 33.179,81, y el del Hospital de Flavio Alfaro, por USD 6.798,30.

  • Medicinas desde proveedor agropecuario

    El Municipio de Guayaquil adjudicó un contrato a la empresa Molerpa S.A. para la adquisición de Ivermectina, un medicamento que se está usando en el tratamiento del coronavirus. El contrato es por USD 21.000.

    Molerpa S.A., sin embargo, es un establecimiento con permiso por Arcsa para la fabricación de productos químicos de uso agropecuario.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas