Los cinco líos por resolver para que el Metro de Quito opere en 2022

Sociedad

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

8 Dic 2021 - 0:03

Imagen de uno de los trenes del Metro de Quito, el 8 de enero de 2021. - Foto: PRIMICIAS

Los cinco líos por resolver para que el Metro de Quito opere en 2022

Autor:

Jonathan Machado

Actualizada:

8 Dic 2021 - 0:03

Este sistema de transporte no tiene una fecha exacta para su funcionamiento: el Alcalde asegura que será en 2022, pero el gerente de la obra no se arriesga a dar un plazo.

Han pasado más de ocho años desde que empezó la construcción del Metro de Quito y todavía no hay una fecha definida para el comienzo de su operación comercial.

Santiago Guarderas -quien asumió la Alcaldía hace más de 60 días, el 30 de septiembre de 2021- todavía debe resolver, al menos, cinco problemas en la ejecución de este proyecto, el más importante de la ciudad.

La preocupación por esta obra, cuyo costo sobrepasa los USD 2.000 millones, llegó hasta el presidente de la República, Guillermo Lasso. En la Sesión Solemne por los 487 años de fundación de la capital, el mandatario dijo que el Metro no puede ser “un elefante blanco por falta de gestión de las autoridades locales” y que permitirlo sería “inmoral”.

En su discurso, anunció que el Gobierno reconocerá el financiamiento para completar al menos el 50% de la deuda total del Metro de Quito, lo que equivale a USD 150 millones que se suman a USD 750 millones ya asumidos por el Gobierno.

A cambio, Lasso pidió que el Municipio elija el modelo de gestión de la obra y que lo ponga a funcionar cuanto antes.

Pero, el modelo de gestión no es el único problema que enfrenta el Metro. Se suman, al menos, otras cuatro trabas que complican su puesta en marcha.

Un trabajador del Metro de Quito en una de sus estaciones el 22 de julio de 2020.

Un trabajador del Metro de Quito en una de sus estaciones el 22 de julio de 2020. Metro de Quito

  • El modelo de gestión

    El 2 de marzo de 2021, el Directorio de la Empresa Metro de Quito resolvió que la gestión directa con asistencia técnica internacional era el modelo de gestión más favorable para esta obra, cuyo valor supera los USD 2.000 millones.

    Dos meses después, el 7 de mayo de 2021, la empresa municipal conformó una mesa técnica para revisar esa decisión, tras recibir observaciones de la Contraloría y de la veeduría ciudadana creada para vigilar este proceso.

    La llegada de la administración de Santiago Guarderas cambió el panorama y el modelo elegido en la Alcaldía de Jorge Yunda fue descartado.

    Aunque oficialmente el Metro aún no cuenta con un modelo de gestión, Guarderas dijo a PRIMICIAS que una empresa extranjera operará el sistema de transporte.

    Sin embargo, dijo que el anuncio oficial se hará en unos dos o tres meses cuando el estructurador técnico presente oficialmente el estudio que respalde esa decisión. Luego de eso recién empezará la contratación del operador: para esa tarea no hay un plazo definido.

    A su vez, esta compañía deberá subcontratar a otras empresas que brindarán servicios más específicos como la seguridad y la limpieza.

  • Rutas alimentadoras

    Gran parte del posible éxito del Metro de Quito depende de la cantidad de pasajeros que lo utilicen. Hasta antes de la llegada de la pandemia, las autoridades municipales hablaban de un promedio de entre 250.000 y 300.000 pasajeros diarios.

    Por ahora, esta cifra está supeditada a la evolución de la pandemia de Covid-19, pues en caso de que se produzca algún rebrote o aparezca una variante más contagiosa y letal, el aforo podría reducirse.

    A esto se suma que la Secretaría de Movilidad aún no ha podido concretar el concurso para la reestructuración de rutas y frecuencias, pues el proceso ha recibido críticas de la Contraloría y de Quito Honesto, entidad encargada de detectar casos de corrupción en el Municipio.

    Este concurso es importante para la operación del Metro porque las nuevas rutas tienen como objetivo alimentarlo con más pasajeros.

    La concejala Gissela Chalá criticó el papel que ha cumplido la Secretaría de Movilidad al decir que desde la administración pasada “no ha habido un liderazgo técnico en el concurso”.

    Y sostuvo que la reestructuración de rutas y frecuencias es una oportunidad para que la ciudad cuente con un sistema de transporte público con mejores estándares de calidad.

  • Tarifa en análisis

    El Municipio ha descartado la posibilidad de que el Metro opere con tarifa cero como lo propuso el exalcalde Jorge Yunda.

    “Una tarifa cero es ilógica. No hay un solo metro que tenga tarifa cero. Es algo impensado”, aseguró su gerente, Efraín Bastidas. Aunque dejó abierta la posibilidad de que la tarifa de USD 0,45 aprobada en noviembre de 2020 sea modificada.

    Según dijo, el Metro puede obtener recursos alternativos que provengan, por ejemplo, de la publicidad que algunas empresas coloquen en las estaciones.

    Y aseguró que estos ingresos permitirían que la tarifa sea menor para la ciudadanía sin que represente costos para el Municipio.

  • Sin cronograma

    El alcalde Guarderas y el gerente del Metro, Efraín Bastidas, mantienen diferentes discursos sobre la fecha en la que operará este sistema de transporte.

    En los últimos, la máxima autoridad de la ciudad ha asegurado en reiteradas ocasiones, incluida la Sesión Solemne por los 487 años de fundación de la capital, que el Metro funcionará en 2022, específicamente en el último trimestre.

    Mientras que Bastidas es más cauteloso y se niega a dar una fecha. En entrevista con PRIMICIAS, el funcionario dijo: “Poner fechas no me gusta, pues ya se han hablado de fechas en el pasado y sería una irresponsabilidad de mi parte caer en lo mismo”.

    Lo que Bastidas sí ve posible es que el Metro funcione hasta el final de la actual administración, es decir, en mayo de 2023.

  • Inestabilidad

    La Empresa Metro de Quito es la entidad más inestable del actual período municipal.  El exalcalde Jorge Yunda posesionó a seis gerentes en un poco más de dos años: Jorge Yáñez, Édison Yánez, Andrea Flores, Rodrigo Torres, Allan Peñafiel y Nelson Chimborazo.

    Este último estuvo en el cargo por apenas 24 horas, pues fue posesionado el 29 de septiembre y dejó el cargo un día después con la llegada de Guarderas a la Alcaldía. Su reemplazo, Efraín Bastidas, fue nombrado el 22 de octubre.

    Esta inestabilidad, según la concejala y miembro del Directorio, Gissela Chalá, ha ocasionado que el Metro no funcione con normalidad y que los plazos de operación se dilaten sin una fecha definida.

    “Cada gerente ha llegado con una visión diferente de lo que debe ser la empresa y muchos procesos han vuelto a empezar desde cero”, dijo.

Noticias relacionadas