Observaciones a la estructura del puente Santay datan de 2013

Sucesos

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

28 Dic 2022 - 13:03

Imagen del último impacto de embarcaciones contra la estructura del puente Santay, en Durán, el 28 de diciembre de 2022. - Foto: API

Observaciones a la estructura del puente Santay datan de 2013

Autor:

Teresa Menéndez

Actualizada:

28 Dic 2022 - 13:03

Un extrabajador de Termoguayas, empresa a la que pertenecen las barcazas que impactaron el puente en Durán, explicó a PRIMICIAS las condiciones de deterioro de las embarcaciones.

Dos problemáticas se juntaron tras la colisión de tres barcazas con el puente Santay, en Durán. Además del deterioro de la estructura del paso basculante, el presunto descuido de las embarcaciones fue el detonante de los incidentes entre el 27 y 28 de diciembre de 2022.

Los primeros reportes daban cuenta del impacto de una embarcación alrededor de las 21:00 del martes. Esta sujetaba a dos más, es decir que en total eran tres.

Pero luego, el Cuerpo de Bomberos de Durán reveló que la alerta surgió cerca de las 08:00, desde el sur de Guayaquil, y las Fuerzas Armadas confirmaron que son cinco las embarcaciones que estaban a la deriva.

Carlos Montúfar, jefe del Cuerpo de Bomberos de Durán, confirmó que las barcazas venían sin rumbo desde un muelle en el Guasmo Sur, en Guayaquil, y que alertaron de la novedad a la Armada del Ecuador, a través del ECU 911.

Moradores de la ciudadela Abel Gilbert 3 compartían las imágenes de los hechos en redes sociales, pero las autoridades los desalojaron posteriormente por seguridad.

De las cinco embarcaciones, tres ya están aseguradas en dos muelles de empresas privadas. Para las dos restantes se realizan maniobras de remolque.

Por recomendación de la Dirección Nacional de Espacios Acuáticos de la Armada (Dirnea), el servicio de transporte municipal, Aerovía, quedó suspendido.

El Malecón de Durán fue reabierto al público, luego de permanecer cerrado por varias horas.

Desde una reunión de autoridades en la Gobernación del Guayas, Pablo Caicedo, titular de la Dirnea, afirmó que ambos tramos del puente Santay se construyeron sin el aval de la autoridad marítima.

Se conformó una mesa técnica para resolver el futuro de la estructura.

Embarcaciones, en abandono

El Gobernador del Guayas, Lorenzo Calvas, se trasladó hasta el cantón Durán, donde se reportó el incidente. Desde el sitio, confirmó que las embarcaciones pertenecen a Termoguayas, que dejó de operar en octubre de 2016, durante el gobierno de Rafael Correa.

La entonces Agencia de Regulación y Control de Electricidad (Arconel) le revocó el contrato de concesión, que estaba vigente desde enero de 2006.

Fernando Cevallos, extrabajador de la empresa, explicó a PRIMICIAS las condiciones de abandono de sus cinco barcazas.

“Nosotros denunciamos el descuido de esas barcazas. En diciembre de 2020 ya se había soltado una, pero un remolcador de la zona logró acoderarla nuevamente”, dijo quien se desempeñó como supervisor de Seguridad Industrial de Termoguayas durante cinco años.

En noviembre de 2022, una de ellas se incendió en el sector de las Esclusas.

“El problema es que no existen muelles. Las barcazas están abandonadas, algunas tienen perforaciones o están deterioradas. Permanecen ancladas con cabos a cualquier estructura. La corriente de la ría es fuerte y los cabos se sueltan”, explicó.

En julio de 2021, la Dirección de Ambiente del Municipio de Guayaquil inspeccionó las barcazas, tras recibir denuncias ciudadanas de su abandono y el impacto ambiental que estas representan. De esa verificación, no se conocieron conclusiones.

Un empleado de la zona alertó en horas de la mañana del martes que dos de las barcazas ya estaban a la deriva.

Las embarcaciones miden de entre 68 y 82 metros.

Fernando es uno de los 120 exempleados que demandaron a Termoguayas por el cierre intempestivo de las operaciones, que los dejó sin trabajo desde hace seis años.

Actualmente, el proceso penal se encuentra en la fase de remate de bienes, como un mecanismo para recuperar parte de sus liquidaciones pendientes.

Un perito valorará los terrenos, puesto que las barcazas no están a nombre de Termoguayas, sino de otra empresa que se las alquilaba.

La empresa además debe al Seguro Social y no ha desafiliado a los extrabajadores, lo que impide que puedan ser asegurados en otros empleos.

 Condiciones del puente Santay

El incidente no dejó víctimas, pero sí en evidencia lo que se reporta desde 2013, un año antes de la inauguración del puente basculante que une a la isla Santay con Guayaquil y Durán.

Desde su operación hasta 2021 se contabilizaban cuatro incidentes con embarcaciones, principalmente en la conexión del puente Santay con Guayaquil.

El primer caso ocurrió el 12 de octubre de 2017, cuando el buque pesquero Patricia chocó contra la estructura.

El último se registró en octubre de 2021, cuando el buque escuela de la Armada brasileña Cisne Blanco, acoderado en Guayaquil tres días antes, se impactó contra el puente peatonal. Reparar el daño representó un costo para el Estado de USD 15 millones.

Un mes antes del accidente, el Ministerio de Defensa recomendó al presidente Guillermo Lasso, en una carta, “remover íntegramente la estructura del puente y sus bases”.

Esto, agregó el documento, “hubiese permitido resolver en su totalidad la problemática del peligro a la navegación que representa el puente peatonal”.

La Dirnea también planteó su desmontaje en una reunión del Comité de Seguridad Marítima, en la que analizaron los escenarios sobre “el alto nivel de siniestralidad de la estructura”.

En marzo de 2018, la institución naval envió objeciones con un estudio de maniobrabilidad y navegabilidad. Allí concluyó que el diseño de las infraestructuras del puente Santay no consideró la configuración marítima-fluvial.

Además, el puente “no estaba equipado ni diseñado para soportar las significativas cargas energéticas”. De allí que recomendó que no se reconstruyera la estructura.

Pero las observaciones datan de julio de 2013, cuando comenzaron los trabajos de construcción. En aquel entonces, el Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) se refirió a la factibilidad técnica de la obra, en un oficio enviado al ministro de Vivienda de la época.

Noticias relacionadas