Martes, 16 de abril de 2024

Cinco claves del 'Crypto Winter' o el invierno de las criptomonedas

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

6 Dic 2022 - 5:20

Las criptomonedas se acercan a terminar su peor año desde 2018, con cinco plataformas declaradas en bancarrota, en líos financieros o con sus fundadores desaparecidos.

Cinco claves del invierno de las criptomonedas

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

6 Dic 2022 - 5:20

Tres de las criptomonedas que han perdido su valor o declarado en bancarrota este 2022. - Foto: PRIMICIAS

Las criptomonedas se acercan a terminar su peor año desde 2018, con cinco plataformas declaradas en bancarrota, en líos financieros o con sus fundadores desaparecidos.

En la primera mitad de 2022, el valor de las criptomonedas más conocidas como Bitcoin y Ethereum cayó por los suelos tras el colapso del algoritmo de TerraUSD

Menos de seis meses después, el 12 de noviembre, el tercer ‘exchange’ o plataforma de criptomonedas FTX se declaró en bancarrota en Estados Unidos. Y el 28 del mismo mes, el descalabro continuó con la quiebra de BlockFi. 

Estos malos resultados demuestran que el ‘Crypto Winter’ o el invierno de las criptomonedas no es solo un episodio aislado, sino una estación real. Se trata de un terremoto de rachas negativas, pérdidas en las empresas y plataformas dedicadas a comprar y vender bitcoins. 

Las criptomonedas son activos digitales que emplean un cifrado único y que garantiza su titularidad al dueño, pero no son físicas. Se almacenan en billeteras digitales y funcionan gracias a un registro contable compartido o blockchain. 

Hasta noviembre de este año, las 100 criptomonedas más poderosas estaban valoradas en USD 830.000 millones, un 70% menos que la valoración de hace un año. 

¿Qué está pasando? Los casos de insolvencia y las quiebras de cinco plataformas cripto en 2022 dan las claves para entender la debacle de las monedas digitales. 

Los cinco problemas 

Bitcoin, la más famosas de las criptomonedas, ha caído 70,2% en el último año, y la segunda a bordo, Ethereum, se ha desplomado otro 71%. En definitiva, el mundo de los tokens está cayendo. 

Y la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, se adelantó al decir que lo que ocurre con las criptomonedas se parece mucho a la caída de Lehman Brothers en 2018.

“El mundo cripto ya es lo suficientemente grande y ha demostrado que puede dañar a muchas personas, que ponen su dinero en el sin información correcta".

Janet Yellen, secretaría del Tesoro de Estados Unidos.
  • Las prácticas oscuras de Celcius

    La plataforma Celsius Network abrió formalmente en 2017 y operó muy parecido a un banco. Los usuarios depositaban su dinero en criptomonedas y ganaban interés de hasta un 17%, según lo que prometía la compañía en su portal web antes de cerrar en julio de 2022. 

    Luego los operadores de Celsius emitían préstamos a otras personas usando como garantía los depósitos de sus usuarios. 

    En junio de 2022, la compañía prohibió a unos 1,7 millones de usuarios que retiren sus fondos, valorados en ese entonces en USD 20 millones. Lo que sucedió fue que la empresa simplemente no tenía el dinero de los depositantes, debido a malas inversiones realizadas. 

    Cuando se declaró en bancarrota, la compañía aceptó que los activos se habían reducido un 80% desde marzo de 2022. 

  • El algoritmo manipulado de TerraUSD
    Cinco claves del invierno de las criptomonedas

    Imagen del fundador de la moneda digital Terra USD, Do Know, en una entrevista del 16 de abril de 2022.  

    El último invierno de las criptomonedas fue en 2018, cuando el precio del Bitcoin bajó más de un 50%. 

    Cuatro años después en 2022, el crash de TerraUSD y su moneda hermana Luna arrastró consigo a otras monedas que perdieron su valor. 

    Fue un caso extraño, incluso para los expertos del mundo ‘crypto’, puesto que tanto Terra como Luna se basan en un sistema denominado ‘stablecoin’. Es decir, cada bitcoin se respalda con USD 1 y por lo tanto, no debería fallar.

    Pero en un fin de semana, ‘alguien’ o un grupo de personas eliminó grandes cantidades de UST o monedas del protocolo usado por Terra. Esto provocó que su paridad con el dólar bajara y los precios se desplomaran. 

    El 8 de mayo, el investigador de la industria crypto, Mudit Gupta, escribió en su Twitter: “los movimientos de tokens y el fiasco de USD son muy sospechosos”.

    Si en abril, Luna se cotizaba en USD 115, hoy vale menos de USD 0,01. 

  • Los dueños de Three Arrows Capital huyen
    Cinco claves del invierno de las criptomonedas

    Su Zhu y Kyle Davies, fundadores de la plataforma de criptomonedas en bancarrota, Three Arrows Capital.  Tomado de CoinPasar

    Three Arrows Capital era un fondo de inversión con criptomonedas, que manejó en su mejor momento hasta USD 10.000 millones en activos.

    Tras el colapso de Terra, Luna y Celsius Network, muchos de los grandes inversionistas han estado retirando sus fondos del mundo ‘crypto’ y han colocado recursos en otros activos o empresas.

    Como resultado, la compañía se quedó sin fondos y sin poder pagar a otras plataformas de criptomonedas a las que había prestado dinero. 

    Fue una pirámide de malas inversiones, puesto que los dueños del fondo nunca tuvieron el dinero suficiente o la solvencia para cubrir los movimientos de la empresa. 

    Sus fundadores, Su Zhu y Kyle Davies, huyeron luego de declararse en bancarrota y hasta la fecha se conoce dónde están.

  • FTX se convirtió en un ‘salvaje oeste’
    Cinco claves del invierno de las criptomonedas

    Sam Bankma-Fried, fundador de la quebrada plataforma de criptomonedas FTX, el 18 de noviembre de 2022.  Reuters

    A Sam Bankman-Fried se lo consideraba el niño genio de las criptomonedas, o un Steve Jobs del universo ‘crypto’.

    Fundó en 2019 la tercera plataforma de criptos más usada en el mundo, pero en noviembre de 2022 colapsó y dejó en la quiebra a miles de personas. 

    “Nunca traté de cometer fraude o dañar a alguien”, aseguró Bankman-Fried en una entrevista reciente. 

    FTX se vino abajo en una semana por falta de liquidez y luego de que los usuarios se apresuraron a retirar sus fondos, ante las noticias de la inminente bancarrota. 

    Y para agravar la situación, días después de declararse en quiebra, la plataforma fue atacada ‘aparentemente por hackers’, que sacaron millones de dólares de las billeteras virtuales de los usuarios. 

    El escándalo de FTX no termina porque sus prácticas están siendo investigadas por organismos de Estados Unidos. 

    Todo apunta a que la empresa usó miles de millones de dólares de los clientes para financiar arriesgadas inversiones. En la mira está la firma Alameda Research, creada por el propio Bankman-Fried, con sede en Bahamas. Ahora esta firma le debe a FTX unos USD 10.000 millones. 

    Según Bankman-Fried, su intención nunca fue “mezclar de forma consciente los fondos de FTX con los de Alameda”. 

    Las movidas riesgosas de este joven de 30 años evidenciaron que el mundo de las criptomonedas sigue siendo como el ‘salvaje oeste’, sin leyes ni regulaciones.  

    Por lo general, las plataformas de intercambio de monedas virtuales no tienen productos financieros tradicionales como un seguro para los depositantes. Tampoco hay un banco central que vigile las transacciones arriesgadas de los dueños o fundadores de las empresas.

  • Un día antes de terminar noviembre, el precio de la bitcoin más popular en el mundo de las criptomonedas cayó 70%. Se trata de BlockFi, cuyos clientes comenzaron a retirar su dinero invertido y dejaron de intercambiar criptomonedas. 

    Zac Prince, el fundador de BlockFi, dijo en la declaratoria de bancarrota que la debacle de su compañía se debió a que estaba estrechamente relacionada con FTX, que también quebró una semana antes. 

    Y es que a mediados de 2022, BlockFi recibió un préstamos por USD 400 millones por parte de FTX, a manera de rescate. 

    Con el descalabro financiero de por medio, los token de FTX perdieron el 95% de su valor, impactando a los activos de BlockFi como un efecto dominó. 

    Esta plataforma cuenta con 400.000 clientes, a quienes se les debe su dinero, y su fundador asegura que se pondrá en pie nuevamente.