22 campos de Petroecuador serán licitados a compañías privadas

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

19 Ene 2022 - 12:51

Una vista del pozo horizontal Auca-132H, en el campo Auca, Bloque 61, a cargo de Petroecuador, ubicado en Orellana, en agosto de 2021. - Foto: Petroecuador.

22 campos de Petroecuador serán licitados a compañías privadas

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

2 Feb 2022 - 17:18

Los 22 campos petroleros de Petroecuador producen 83.000 barriles diarios de petróleo. La firma estatal planteará la figura de “consorcio” para participar con los privados.

La petrolera estatal Petroecuador entregó al Ministerio de Energía la información de 22 campos para licitarlos a las compañías privadas por medio de contratos de participación.

El nuevo gerente de Petroecuador, Ítalo Cedeño, informó que la empresa estatal identificó los campos productivos que deberían delegarse a la iniciativa privada para aumentar su rendimiento. Lo hizo en una rueda de prensa ofrecida el 19 de enero de 2022.

Cedeño propone que la delegación a la iniciativa privada de los campos petroleros se realice a través de una figura de “consorcio” donde participen las empresas privadas y Petroecuador.

Según el funcionario, el consorcio permitirá a Petroecuador participar en la operación petrolera, “aunque no sea como operador”.

22.000 barriles diarios más

Los 22 campos petroleros tienen actualmente una producción de 83.000 barriles diarios.

Juan Carlos Bermeo, ministro de Energía, ha dicho que el objetivo es que la producción se incremente en, por lo menos, 22.000 barriles diarios más.

Con ello, la producción en los 22 campos petroleros podría aumentar a 105.000 barriles diarios.

¿Qué tendrá Petroecuador?

También Bermeo informó que Petroecuador se quedará con 22 campos donde es operador y son áreas donde tienen contratos de servicios específicos.

Áreas petroleras como Auca, Libertad y Cuyabeno están en ese listado.

Pero el plan de Cedeño es más amplio. El Gerente informó que en el Suroriente del país existen al menos 50 campos petroleros, que no están explorados, pero que el Gobierno puede delegar a las compañías privadas.

Duplicar la producción

Cedeño informó que la delegación de campos con las compañías privadas es una de las metas con las que el Gobierno busca duplicar la producción de petróleo.

La meta consiste es llegar a la producción de un millón de barriles diarios en cinco años.

Según cálculos del Gobierno, para cumplir con la meta se requiere de inversiones superiores a los USD 16.000 millones.

Para cumplir ese objetivo se incluirá dentro de los registros la producción de hidrocarburos; es decir, petróleo y gas asociado.

Eso significa que se incluirá los 110 millones de pies cúbicos de gas que se están quemando en los pozos diariamente, los cuales serán transformados a barriles equivalentes de petróleo.

El plan en el ITT

Dentro del plan para duplicar la producción está ampliar las tareas de perforación de pozos en el Bloque 43-ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini), en la provincia de Orellana.

El Gerente de Petroecuador informó que en febrero de 2022 será seleccionada una compañía para la perforación de pozos las plataformas A y B del área de Ishpingo.

Según Petroecuador, la perforación de pozos en Ishpingo arrancaría en mayo de 2022.

La meta del Gobierno, la producción de Petroecuador pasará de 380.992 a 424.183 barriles diarios entre noviembre de 2021 y diciembre de 2022.

Variante del SOTE

Para evitar que la erosión regresiva en las márgenes del río Coca, en la provincia de Napo, paralice una vez más las operaciones del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y del Poliducto Shushufindi-Quito, Petroecuador tiene un plan en 2022.

La primera fase del plan consiste en contratar los estudios y diseños para una variante definitiva por un monto de 1,8 millones, una tarea que tardará cinco meses.

Una segunda fase es la construcción de los dos ductos en un plazo entre 12 a 15 meses. La inversión ascendería a USD 100 millones.

Según Cedeño, las variantes definitivas evitarán “afectaciones económicas a la empresa y al Estado”.

Por ejemplo, la última emergencia petrolera por la erosión del río Coca, en diciembre de 2021, ocasionó un perjuicio para el Estado superior a USD 500 millones.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas