El 47% del cloro comercializado en Ecuador es ilegal

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

1 Feb - 0:05

Un funcionario de Arcsa verifica, en Tulcán, que los productos tengan la Notificación Sanitaria ecuatoriana. - Foto: Arcsa/Twitter

El 47% del cloro comercializado en Ecuador es ilegal

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

1 Feb - 0:05

La venta de cloro y de desinfectantes ilegales mueve, cada año, USD 17 millones en el país. El principal problema es el riesgo para la salud de los usuarios y el daño al medio ambiente.

En calles y en distribuidoras no autorizadas de Ecuador se comercializa un líquido amarillento, con olor fuerte que se ofrece como si fuera cloro o desinfectante.

El desconocimiento y los precios más bajos motivan a las personas a adquirir esta sustancia ilegal que, según los representantes de la industria legal, causa serios problemas en la salud y el ambiente.

“Es alarmante que el 47% de los productos con cloro es ilegal“, dice María Fernanda León, directora ejecutiva de Procosméticos. Esta asociación representa a las empresas del sector cosmético, higiene doméstica y absorbentes.

La principal razón, dice, para la producción de cloro ilegal es que uno de sus componentes es el hipoclorito de sodio: este compuesto químico es empleado para el blanqueamiento de sustancias estupefacientes.

En otros países el hipoclorito de sodio está regulado, pero en Ecuador es de venta libre.

El cloro adulterado, producido de forma artesanal en cocinas y garajes, puede contener componentes altamente tóxicos y no garantiza una desinfección segura.

“Las personas creen que al mezclar cloro ilegal con agua la están desinfectando. Pero, en verdad esta sustancia no hace nada y puede causar problemas en la salud, como ceguera y quemaduras de los pulmones, como lo que ocurrió en la piscina de Miraflores“, afirma León.

En agosto de 2019 y enero de 2020 se reportó la intoxicación de cinco jóvenes por contaminación con químicos en una piscina ubicada en el sector de Miraflores, en el centro-norte de Quito.

“Sobre la piscina de Miraflores, el año anterior realizamos una verificación del producto e identificamos que no tenía notificación sanitaria y, en este caso al ser un producto de uso industrial, no tenía el registro sanitario“, confirma Yuridia Torres, Coordinadora Zonal 9 de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

¿Cómo identificar el producto legal?

La notificación sanitaria, que es un código que empieza con las letras NSC, o el registro sanitario son elementos importantes al momento de diferenciar el cloro legal del adulterado.

La falta de etiquetado, con información del distribuidor o importador, los envases traslucidos o un color u olor más fuertes son otras señales de alerta.

“El cloro se envasa en recipientes de color blanco opaco para que no penetre la luz, elemento que hace que pierda su capacidad de desinfección”.

María Fernanda León

Riesgos

La elaboración de cloro adulterado no solo trae problemas para la salud, sino también para el medio ambiente.

Las empresas autorizadas siguen estándares internacionales para eliminar los desperdicios que implican la elaboración del cloro, como incineración o disolución.

En cambio, los fabricantes ilegales eliminan los desperdicios a través de tuberías, calles y ríos, ocasionando la contaminación y el daño de fuentes de agua, plantas y animales.

Noticias relacionadas