El 53% de las empresas familiares en Ecuador ganó menos en 2020

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

12 Jun 2021 - 0:03

Una representante de Runas, empresa familiar que elabora artículos para mascotas, con la Subsecretaria de Mipymes y Artesanías, el 8 de abril de 2021. - Foto: Ministerio de Producción/Twitter

El 53% de las empresas familiares en Ecuador ganó menos en 2020

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

12 Jun 2021 - 0:03

Las empresas familiares del país identifican una serie de prioridades para los próximos dos años. Una de las principales es la expansión hacia nuevos mercados, señala un estudio de PwC.

El 53% de las empresas familiares en Ecuador tuvo una caída de sus ganancias por la pandemia de Covid-19, sostiene el estudio De la Confianza al Impacto realizado la firma Price Waterhouse Coopers (PwC) y publicado el 10 de junio de 2021.

Eso plantea una compleja situación, pues en Ecuador nueve de cada 10 empresas registradas en la Superintendencia de Compañías son familiares, según dato de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Sin embargo -apunta el estudio de PwC- la ventaja de las empresas familiares es que se recuperan mejor de las crisis, como la desencadenada por la pandemia de Covid-19.

Eso ocurre por dos razones, afirma el estudio:

  • Las empresas familiares son más confiables que otras instituciones y líderes.
  • En la mayoría de los sectores ese tipo de compañías es más resiliente.

Para afrontar la pandemia un 58% de los negocios analizados en el estudio redujo el salario de los miembros de la familia propietaria, un 53% disminuyó los bonos y un 22% inyectó capital.

El estudio se realizó el año pasado mediante 2.801 encuestas a empresas familiares y paneles de discusión con líderes de esas empresas para comprobar los hallazgos.

Un mejor 2021

Las proyecciones para este año son mejores. Según el estudio, el 61% de las empresas familiares aspira a tener crecimiento en 2021. Eso en un contexto en el que la economía del país tendrá una recuperación de 3,1%, según el Banco Central.

Para lograr recuperación y crecimiento las compañías familiares de Ecuador esperan obtener financiamiento de líneas de crédito, flujo de caja operativo y del mercado de valores.

Desde el sector público el ministro de Producción, Julio José Prado, ha dicho que para dar liquidez a las empresas se crearán fideicomisos y otros mecanismos de financiamiento, con apoyo de multilaterales.

Esos recursos serán entregados a través del sector financiero privado, es decir: bancos y cooperativas de ahorro y crédito.

A eso se suma una disminución de las tasas de interés en el sector público y privado, que ha sido un pedido del presidente Guillermo Lasso, teniendo en cuenta la reducción del riesgo país en un 37% en los últimos tres meses.

Nuevas prioridades

Para lograr el crecimiento esperado las empresas familiares identifican una serie de prioridades para los próximos dos años. Entre las que destacan la expansión hacia nuevos mercados, el aumento de habilidades tecnológicas y el desarrollo de nuevas líneas de negocio.

El estudio concluye que a futuro las empresas familiares nacionales deben centrarse en tres áreas claves de acción inmediata frente al panorama actual:

  • Cumplir con gobernanza ambientas, social y corporativa. Es decir, deben integrar a la estrategia acciones formales de gobernanza corporativa que reconozcan la importancia de la sostenibilidad.
  • Transformación digital. En la pandemia se evidenció que quienes han adoptado soluciones tecnológicas han enfrentado mejor la crisis.
  • Profesionalizar la gobernanza familiar. Los beneficios de la estructura de un gobierno profesional decantan en los resultados comerciales y reputacionales de las organizaciones. El sentido de propósito de las familias debe trasladarse a las operaciones comerciales para lograr un éxito continuo.

“Las nuevas generaciones desempeñarán un papel vital en el impulso de los negocios familiares en áreas políticas que son esenciales para el legado de la empresa” dice Gonzalo Argandoña, socio líder de Consultoría Organizacional y Finanzas corporativas de PwC.

Para eso, según Argandoña, “se debe revisar el propósito de la empresa y utilizar la confianza que han ganado para crear un impacto no financiero medible”.

Noticias relacionadas