Sigue la erosión en el río Coca y hay preocupación por Coca Codo Sinclair

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

6 Ago 2021 - 11:03

Las obras de captación, valoradas en USD 400 millones podrían ser dañadas por la erosión, lo que significaría la suspensión de operaciones de la central Coca Codo Sinclair. - Foto: Cortesía: Celec

Sigue la erosión en el río Coca y hay preocupación por Coca Codo Sinclair

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

6 Ago 2021 - 11:35

El fenómeno natural de erosión regresiva en el río Coca ya se ubica a 7,9 kilómetros de las obras de captación de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, la mayor del país.

Las autoridades del sector eléctrico están preocupadas por el avance del fenómeno natural de erosión regresiva en el río Coca, que pone en riesgo infraestructura eléctrica y petrolera vital para Ecuador en la provincia amazónica de Napo.

A toda costa se busca proteger las obras de captación de agua de la central Coca Codo Sinclair, que con 1.500 megavatios de potencia es la hidroeléctrica más grande del país.

“No podemos permitir que haya daños en la infraestructura (del Estado), como la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Una indisponibilidad de la hidroeléctrica sería grave y traería una fuerte afectación económica para el país”, dijo el subsecretario del Ministerio de Energía, José Medina.

La central hidroeléctrica provee el 30% de la electricidad que demanda Ecuador, según los informes de la holding estatal Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), dueña de Coca Codo Sinclair.

La erosión regresiva empezó el 2 de febrero de 2020, cuando colapsó la emblemática cascada de San Rafael, ubicada entre las provincias de Sucumbíos y Napo.

Desde esa fecha el fenómeno natural avanzó 12 kilómetros aguas arriba hasta ubicarse a solo 7,9 kilómetros de la captación de Coca Codo Sinclair.

Durante un foro sobre el fenómeno erosivo, el 6 de agosto de 2021, el gerente de Celec, Gonzalo Uquillas, anunció que se presentarán nuevas obras provisionales para proteger la captación de agua de la central hidroeléctrica.

Las obras provisionales estarán ubicadas 1,2 kilómetros aguas abajo de la captación de agua. Se trata de una serie de pantallas de hormigón armado, con estructura metálica que tendrían un costo de USD 100 millones y su construcción tomaría alrededor de tres años.

Una alternativa definitiva para proteger al proyecto hidroeléctrico sería la reubicación de las obras de captación, a 15 kilómetros aguas arriba del sitio actual.

Estas soluciones fueron presentadas y analizadas por el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos, que visitó la zona entre el 25 y 30 de julio.

Ya vienen las recomendaciones

En los próximos días, los expertos estadounidenses emitirán sus recomendaciones a Celec para mitigar y eliminar la amenaza de la erosión regresiva, tanto para la infraestructura del Estado como para la privada, por ejemplo:

  • El Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), que pertenece a la petrolera estatal Petroecuador.
  • El privado Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).
  • La Estación de Bombeo El Salado, de Petroecuador.
  • El poliducto Shushufindi-Quito, de Petroecuador.
  • La carretera Quito-Lago Agrio.
  • La captación de agua de Coca Codo Sinclair, de Celec.
  • Poblados ribereños, como San Carlos y San Luis.

En abril de 2020, la erosión regresiva ya provocó la rotura de los oleoductos y del poliducto. También ocasionó daños en la carretera Quito-Lago Agrio.

También le pude interesar:

Noticias relacionadas