Erosión lateral y aumento de lluvias, las nuevas alertas en el río Coca

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

17 Abr 2021 - 0:03

Una vista panorámica de la erosión lateral en las márgenes del río Coca, el 8 de abril de 2021. - Foto: Cortesía Petroecuador.

Erosión lateral y aumento de lluvias, las nuevas alertas en el río Coca

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

17 Abr 2021 - 0:03

Las precipitaciones en la zona del río Coca, en Napo, aumentaron de manera considerable. Un deslizamiento de tierra daño un poliducto de Petroecuador.

El incremento de las lluvias ha provocado que otra vez la infraestructura eléctrica, petrolera y vial corra riesgo ante los derrumbes y socavones en varias zonas cercanas al río Coca, en la provincia amazónica de Napo.

Desde febrero de 2020, el río sufre un extraño fenómeno de erosión regresiva que se está tomando sus márgenes. Aunque el proceso se estancó a 10,5 kilómetros de las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair (CCS), de 1.500 megavatios de potencia.

Si bien el fenómeno natural -aguas arriba- no se ha movido desde hace 219 días, la erosión lateral sí continúa, según los informes diarios de la estatal Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec).

En su momento, el fenómeno natural provocó:

  • La rotura del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) y del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) el 7 de abril de 2020. Además, se rompió el poliducto Shushufindi-Quito.
  • La destrucción de una parte de la ruta Quito-Lago Agrio (vía E-45).
  • La destrucción de varias viviendas de la parroquia Gonzalo Díaz de Pineda, en el cantón El Chaco.

Además, el fenómeno natural amenaza a la obra de captación de agua de Coca Codo Sinclair.

La última alerta ocurrió el 14 de abril de 2021. El incremento de lluvias en esa zona de Napo ocasionó un movimiento de tierra que “dañó” el poliducto Shushufindi-Quito, ocasionando un derrame de gasolina.

Las operaciones del poliducto fueron paralizadas entre el 14 de abril y la noche del 15 de abril de 2021, tiempo en que duró el proceso de reparación del tubo.

Según Petroecuador, hubo un proceso de recuperación de gasolina base y al momento no existe presencia de combustible en el río Coca.

Ante la amenaza de la erosión, Petroecuador construye una nueva variante, que estaría lista la próxima semana, para precauletar el poliducto Shushufinid-Quito.

Mientras que el tubo del OCP, por ahora, está fuera de peligro, pese al incremento de las lluvias y de la erosión lateral en el río Coca.

OCP informó a PRIMICIAS que actualmente está construyendo un séptimo ‘bypass’ y una segunda variante definitiva que garantice el transporte de crudo desde la provincia amazónica de Sucumbíos hacia Esmeraldas.

Además, Celec también realiza varias obras preventivas para ralentizar la erosión regresiva. Estas se pueden conocer en el siguiente gráfico:

Riesgo en el sector San Luis

La erosión lateral no se detiene en los márgenes del río Coca. En el talud adyacente al poblado de San Luis, de la parroquia Gonzalo Díaz de Pineda, continúan los deslizamientos de tierra debido al incremento de las lluvias.

Según el último informe de Celec, en la parte alta del talud existen grietas y flujos de agua subterránea.

Autoridades locales del cantón El Chaco aseguran que de continuar la erosión lateral se pondría en riesgo a una parte de las viviendas del poblado de San Luis.

La erosión lateral ha provocado el aumento del ancho del valle del río Coca. A la altura del campamento San Rafael (San Luis) ese valle pasó de 97 metros a 456 metros entre 2012 y marzo de 2021.

La erosión lateral en las márgenes del río Coca, a la altura del sector San Luis, el 24 de marzo de 2021.

La erosión lateral en las márgenes del río Coca, a la altura del sector San Luis, el 24 de marzo de 2021. Primicias.

Inamhi: aumentan las lluvias

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) señaló que las lluvias continuarán.

El técnico del Inamhi, Vladimir Arreaga, dijo a PRIMICIAS que las lluvias aumentaron en abril, especialmente en la última semana y que “seguirán aumentando, provocando una saturación en los suelos lo que -a su vez- ocasiona deslizamientos de tierra”.

Según el técnico del Inamhi, los picos más altos de las precipitaciones en esta zona ocurrirán hasta julio de 2021.

Este incremento de lluvias podría constituir una nueva amenaza para el poliducto Shushufindi-Quito y aumentar la erosión lateral en el río Coca, que evidencia un importante aumento de su caudal.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas