Evitar desplome de una terminal del Poliducto Pascuales-Cuenca costará USD 32 millones

Economía

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

17 Ene - 7:00

Grietas y daños en taludes del Poliducto Pascuales Cuenca, una obra conseguida tras el pago de sobornos de parte de la empresa Odebrecht. - Foto: Cortesía Petroecuador

Evitar desplome de una terminal del Poliducto Pascuales-Cuenca costará USD 32 millones

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

17 Ene - 7:00

Aunque Odebrecht se enorgullece de la calidad de su ingeniería y construcción, el Poliducto Pascuales-Cuenca adolece de fallas en ese sentido y la Terminal de Productos Limpios de Cuenca está al borde del colapso.

Para evitar que la Terminal de Productos Limpios de Cuenca, una de las principales obras de infraestructura del Poliducto Pascuales-Cuenca, se derrumbe hacen falta un profundo trabajo de ingeniería y USD 32 millones.

Esto lo dice un estudio de la Empresa Pública de la Escuela Politécnica Nacional EPN-Tech, solicitado por la petrolera estatal Petroecuador para conocer a profundidad los daños.

El poliducto de 215 kilómetros de longitud fue construido sobre un suelo deleznable y con fallas de ingeniería, además de un sobreprecio de 150%.

La obra que prometía terminar con el problema de transportar combustibles y Gas Licuado de Petróleo (GLP) al sur del país en tanqueros, ha dado origen a controversias entre Petroecuador y la constructora brasileña Odebrecht.

El poliducto fue declarado en emergencia por primera vez en enero de 2019 y podría ser declarado en emergencia de nuevo, dadas las condiciones de la Terminal de Cuenca.

Odebrecht alega que la desastrada obra no es su culpa sino de la empresa que hizo los estudios de ingeniería básica, que es la controvertida Caminosca.

Odebrecht ha demandado a Ecuador por USD 174 millones en la disputa por el poliducto.

Ecuador, por su parte, amenaza con presentar una demanda contra Odebrecht en febrero próximo.

El peor sitio

Que el suelo es inestable y que hay “fallas activas” en el sitio donde se asienta la terminal, lo dice el informe de EPN-Tech.

Después de analizar varias alternativas, el estudio concluye que todas son inviables, excepto la colocación de pantallas de pilotes que anclen la infraestructura con una capa del subsuelo rocosa.

Los pilotes propuestos serían de hormigón, con un espigón metálico interno o zuncho.

Solo así la infraestructura de la Terminal de Cuenca podría soportar mejor las fuerzas que amenazan con arrastrarla.

Pero la solución de colocar pilotes no saldrá barata y “requiere de equipos muy especializados”, reconoce el mismo estudio.

La propuesta de colocar pilotes para anclar la infraestructura.

La propuesta de colocar pilotes para anclar la infraestructura. Orfaith Rivera/EPN-Tech

Las llamadas pantallas de pilotes consisten en “introducir un elemento rígido, que intercepte a la superficie de falla, obligando a que la falla se desplace”, explica el documento.

“Al colocar la punta de los pilotes en la capa de roca profunda, se asegura que se intercepten todas las posibles superficies de falla”, agrega el estudio.

Tres desafíos

Habría tres etapas para implementar la solución que permitiría salvar la terminal.

La primera, o solución emergente, consiste en obras de refuerzo para asegurar la estabilidad de la terminal en condiciones estáticas, evitar daños a las obras existentes y recuperar su funcionalidad a corto plazo.

La segunda etapa también consiste en obras de refuerzo, para asegurar la estabilidad de la terminal en caso de movimientos telúricos que podrían destruirla.

Y la tercera etapa consiste en las obras para abatir permanentemente los depósitos subterráneos de agua, que contribuyen a la inestabilidad del suelo.

También deben construirse pantallas de pilotes ancladas en el talud donde se encuentran las esferas almacenamiento de GLP, que corren riesgo de hundirse.

¿Qué son las obras de refuerzo?

Las obras de refuerzo consisten en la instalación de grandes pilotes, agrega el estudio.

Estos pilotes tendrían un diámetro de 1,20 metros y su longitud sería de entre 26 metros y 52 metros, dependiendo de qué tan lejos esté la capa de roca basal de la superficie.

La roca basal es la capa de suelo más firme sobre la que se podrían anclar las filas de pilotes que sostendrían a la Terminal de Productos Limpios de Cuenca.

De acuerdo con el estudio, la contratista que se adjudique los trabajos deberá asegurar que cada pilote penetre entre 4 y 6 veces su diámetro en la roca.

Conseguir los pilotes no es tarea sencilla, estos tendrán que ser fundidos en el sitio e instalados con perforación previa.

Y si hay lluvias o temblores

Además, habrá que construir dos galerías de drenaje de aguas por si hay lluvias por encima del promedio o temblores de tierra, que provoquen deslizamientos de suelo, y estabilizar toda la zona.

Las galerías serán de tipo baúl, de 1,80 metros por 1,20 metros, y se excavarán por medios manuales.

Terminado esto, añade el estudio, se debería proceder a construir “el sostenimiento definitivo, usando hormigón poroso o mechinales de desalojo muy cercanos, para evacuar las aguas”.

Fallas de ingeniería

Aunque Odebrecht se enorgullece de la calidad de su ingeniería y construcción, el Poliducto Pascuales-Cuenca adolece de fallas en ese sentido, según la consultora ABS Group, contratada por Naciones Unidas a pedido de Ecuador.

El estudio que hizo ABS del poliducto concluye que “las deficiencias de ingeniería provocaron problemas de diseño, construcción, operación y mantenimiento del ducto y sus costos asociados”.

La consultora no encontró una justificación razonable para el incremento de costos de la obra.

A esto se suma que “la falta de documentación y verificación técnica de los métodos aplicados, ponen en duda la calidad constructiva” del poliducto.

“En nuestra opinión”, dice ABS, “las condiciones operacionales del Poliducto Pascuales-Cuenca, incluyendo estaciones, terminales y ducto, son altamente riesgosas y poco confiables.

Y advierte que cualquiera de los hallazgos que hizo en sus inspecciones “es preocupante en forma individual, pero la cantidad de hallazgos y su severidad son alarmantes”.

Sobre los problemas del poliducto, el nuevo director regional de Odebrecht, Mauricio Cruz, señala que es “un problema puntual”, en una estación del proyecto.

Y en una entrevista con PRIMICIAS, a mediados de diciembre, dijo que se trata de un defecto de diseño, no de construcción y que la firma brasileña lo advirtió a las autoridades:

Caro y malo

Sobre el costo del poliducto ABS anota que es elevado, especialmente en la comparación con otros ductos de diámetro similar.

“El valor mediano de los costos unitarios para los siete poliductos con diámetro de 12 pulgadas o menos, es de USD 1,4 millones por milla.

Eso quiere decir que el costo total unitario del Poliducto Pascuales-Cuenca estuvo “3,5 veces o 250% por encima de la mediana de los costos totales unitarios para poliductos de diámetro similar”, dice ABS.

De acuerdo con ABS, el presupuesto promedio de construcción Pascuales-Cuenca debió ser de unos USD 250 millones, “por lo que se considera que tuvo un costo no justificado de construcción del 150%”.

Noticias relacionadas