Guayaquil da un primer impulso a la reactivación de los negocios

Economía

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

28 Ago 2020 - 0:01

Dos locales cerrados en el sector de Urdesa, norte de Guayaquil, el 27 de agosto de 2020. - Foto: PRIMICIAS

Guayaquil da un primer impulso a la reactivación de los negocios

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

28 Ago 2020 - 0:01

Los hoteles y los comercios no pagarán tasas de habilitación durante este año ni en 2021. Con la medida, el Municipio de Guayaquil dejará de percibir USD 11 millones al año.

Tras cincos meses de confinamiento, la pandemia de Covid-19 ha doblegado a una buena parte del sistema de salud y ha derrumbado muchas de las estrategias de reactivación económica.

Una de las propuestas que persiste, y que ha sido adoptada por países como Uruguay o Alemania, es la de pausar el pago de impuestos.

Es precisamente ese camino el que sigue el Municipio de Guayaquil, que esta semana anunció la eliminación temporal de dos tributos municipales durante lo que resta 2020 y todo 2021.

  • Suspensión de la tasa de turismo y pernoctación: cobrada a los hoteles desde septiembre de 2014 y que fluctúa entre USD 1 y USD 2 por habitación alquilada. 
  • Eliminación de la tasa de habilitación: permiso de funcionamiento para todo tipo de comercio, ya sea tienda, oficina o consultorio. 

También se determinó la rebaja del 50% de los impuestos prediales para las nuevas industrias por un período de 10 años.

Para el analista económico Fausto Ortiz, las medidas son las adecuadas para solventar una crisis económica, como la derivada por la pandemia. “Pausar o eliminar impuestos genera un alivio inmediato en dos de los sectores más golpeados”, dice.

Solo en el caso del sector turístico, la Federación Nacional de Cámaras de Turismo de Ecuador estima pérdidas por USD 1.600 millones entre marzo y junio de 2020.

Mientras que para el comercio la caída en las ventas supera los USD 2.900 millones. El 32% de ese descenso se produce en Guayaquil, según el Servicio de Rentas Internas (SRI).

Según Ortiz, lo adoptado en Guayaquil es un primer oxígeno para las empresas, pero no tendrá una repercusión nacional.

“El impacto de las medidas será local y directamente al sector hotelero y al comercio, pero el problema es más serio a nivel nacional”.

Fausto Ortiz, economista y exministro de Finanzas.

Ortiz explica que para el Gobierno central no es tan fácil bajar impuestos, porque no tiene liquidez. “El país tiene una caída en la recaudación de USD 1.500 millones y probablemente el déficit fiscal llegará a los USD 8.000 millones”, sostiene.

USD 11 millones menos al año

Con la suspensión de las dos tasas de habilitación, el Municipio guayaquileño dejará de percibir cerca de USD 11 millones al año, de manera que el Cabildo deberá adecuar su presupuesto anual para afrontar la falta del cobro de ambos impuestos.

Hay tres vías que puede tomar la autoridad local: recurrir a créditos externos, postergar la obra pública y buscar formas de financiamiento mixto con los contratistas.

Ortiz señala que no todos los municipios del país pueden eliminar o bajar impuestos, sino solo aquellos que tengan otras fuentes alternas a las asignaciones estatales.

“Guayaquil puede bajar tasas porque históricamente las ha cobrado y la gente las paga. En municipios pequeños no ocurre esto”, añade.

Del presupuesto en las 221 alcaldías del país, apenas el 41% de los recursos proviene de la autonomía financiera, o la capacidad de los gobiernos municipales para generar ingresos propios.

Pero en 2019, la alcaldía de Guayaquil tuvo una independencia financiera del 66% respecto a los ingresos del Estado.

Asignaciones, ¿un problema superado?

El anuncio de la Alcaldía de Guayaquil sobre la exoneración de impuestos llega en un momento de reclamo de los gobiernos seccionales por las deudas atrasadas de las asignaciones del Estado.

La alcaldesa Cynthia Viteri dijo julio que la deuda del Ejecutivo con la ciudad ascendía a USD 130 millones, entre asignaciones y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) no devuelto.

Pero el 26 de agosto, Viteri indicó que el Gobierno ya estaba cumpliendo con las entregas a plazos de las rentas. Aunque insistió en el pago de la devolución del IVA, que según la autoridad está pendiente desde octubre de 2019.

Los atrasos, según el Gobierno Central, obedecen a la caída de los principales ingresos del país, como la recaudación tributaria y la facturación por exportaciones de petróleo.

Es importante, pero aún falta

Holbach Muñetón, de la federación de Cámaras de Turismo, explica que la tasa de pernoctación puede ser en papeles baja. “Esos dos dólares de la tasa de habilitación representan USD 5.000 al mes para los hoteles cinco estrellas”.

Por ello aplaude la medida de suspender la tasa, porque los ayudará parcialmente en la reactivación del sector. En la ciudad hay 113 hoteles con un total de 5.423 habitaciones, indican datos del Ministerio de Turismo.

Según el gremio aún restan otras medidas por concretarse para una recuperación más profunda, como la ampliación del 30% de aforo para realizar reuniones y convenciones en los hoteles.

La Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) precisa que las medidas favorecen a los 827.000 establecimientos comerciales en la ciudad. De manera particular, las microempresas, restaurantes y tiendas más pequeñas tendrán un respiro en sus gastos operativos, explica el gremio.

Dos restaurantes en Guayaquil, que abren con un aforo permitido del 50%, el 27 de agosto de de 2020.

Dos restaurantes en Guayaquil, que abren con un aforo permitido del 50%, el 27 de agosto de de 2020. PRIMICIAS

Pero hay otro componente que ha pedido la CCG. “La segunda llave es ampliar horarios de atención. La visión es una ciudad de 24 horas que beneficiaría a tiendas, a la generación de empleos, consumidores y el Estado”, dice Pablo Arosemana, titular de la entidad.

Noticias relacionadas