Incertidumbre política puede frenar la reactivación productiva

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

12 Feb 2021 - 0:35

Una persona en el centro de mando del CNE, el 7 de febrero de 2021. - Foto: API

Incertidumbre política puede frenar la reactivación productiva

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

12 Feb 2021 - 9:43

El sector productivo considera que hay temas para dialogar con Andrés Arauz, así como con Guillermo Lasso y Yaku Pérez. Los dos últimos se disputan el paso a la segunda vuelta electoral de abril.

La tarea de reactivarse tras la pandemia se ha complicado para el sector productivo con la incertidumbre política que vive Ecuador tras las elecciones del 7 de febrero.

El sector productivo y el sector privado se han ralentizado desde hace meses, “lo que se ha acentuado por el tema político. Hay inversiones paradas y la percepción de riesgo es alta“, afirma Oswaldo Landázuri, analista económico y empresario.

Desde las elecciones del 7 de febrero de 2021, el riesgo país subió 142 puntos.

Reactivación depende de quién gane

“La reactivación estará atada a las propuestas de quien gane la elección presidencial en la segunda vuelta y a la gobernabilidad que tendrá el país, lo que depende de la conformación de la Asamblea“, dice Carla Muirragui, vicepresidenta Ejecutiva en Cámara de Industrias y Producción (CIP).

Muirragui participó en el foro Análisis del resultado electoral de primera vuelta y su impacto en la actividad productiva.

Para Landázuri, el sector productivo tiene temas pendientes qué resolver tanto con Andrés Arauz, economista de izquierda, como con Guillermo Lasso, empresario y banquero, y Yaku Pérez, líder indígena de centro izquierda.

Por eso, el sector privado y empresarial ha empezado a dialogar y a tender puentes con los tres candidatos, para pensar cómo generar inversión y empleo.

Landázuri explica que también hay temas individuales que se deben abordar con cada candidato, como:

Andrés Arauz

Andrés Arauz

Los empresarios le pedirán que no se gaste las reservas del Banco Central, como lo ha venido anunciando, porque una política así elevaría el riesgo país y limitaría aún más el acceso de Ecuador al crédito externo. 

Guillermo Lasso

Guillermo Lasso

Su política está orientada a la apertura de mercados, pero los empresarios dicen que habrá que hablar sobre políticas para fomentar la producción nacional y el empleo, pues el país tiene que sostener su tejido industrial. 

Yaku Pérez

Yaku Pérez

Con el candidato Yaku Pérez las conversaciones serían sobre la minería, ya que él ha mostrado una postura contraria al extractivismo, en momentos en que el país necesita ingresos por exportación de productos mineros. 

El efecto covid

Si bien en estos días la incertidumbre política está marcado las reacciones de los mercados, un factor al que hay que prestarle mayor atención es el desarrollo de la pandemia de Covid-19, advierte Iván Andrade, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad de las Américas (UDLA).

El impacto económico de un año de pandemia ha significado el deterioro del mercado laboral y el cierre de pequeñas, medianas y grandes empresas.

El impacto de la emergencia sanitaria significó una contracción del 25,58% en las ventas y exportaciones del país en 2020, según el Servicio de Rentas Internas (SRI).

Teniendo en cuenta ese contexto, Andrade sostiene que “Ecuador necesita fortalecer ciertos sectores que le permitan tener un crecimiento económico importante, independientemente de cualquier tema político”.

“Los saltos en la economía no se dan por resultados electorales, sino por certezas. Es decir, cómo se encuentra el país para poder seguir generando y produciendo”, dice Andrade.

Los sectores a los que se debe impulsar, según Andrade, son:

  1. Sector financiero. Financiamiento y desarrollo para el sector productivo. La liquidez bancaria, referente a la relación entre los fondos disponibles y el total de depósitos a corto plazo fue de 34,1%, al cierre de diciembre de 2020.
  2. Construcción. El Banco Central proyecta que este sector, que es un dinamizador de la economía, se contraerá 1,2% en 2021. Hay que trabajar para mejorar las líneas de crédito para incentivar la compra de vivienda y la consiguiente reactivación de esta actividad económica.
  3. Exportaciones. En 2020 las exportaciones no petroleras crecieron 11%, lo que amortiguó el golpe de la pandemia. Las exportaciones de banano y camarón lideran la tendencia.
  4. Importaciones. En 2020 las importaciones, especialmente las de materias primas y bienes de capital, cayeron por la desaceleración económica interna. Se necesitan propuestas arancelarias que permitan el acceso a este tipo de bienes a mejores precios, lo que significaría una mayor competitividad.

Muirragui afirma que el desempeño del sector productivo no solo depende de la pandemia o de los resultados electorales, sino también del propio sector privado.

“Hemos hablado de lo que se debe hacer desde la política pública, pero el empresario es una parte fundamental, es quien tiene que seguir apostando por el país, quien tiene que tener confianza“, concluye Muirragui.

Noticias relacionadas