Madera: subsidio chino causa “daños colaterales” en Ecuador

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Ene 2021 - 0:05

Imagen referencial de un trabajador en una fábrica de madera en Ecuador, en 2019. - Foto: AIMA/Facebook

Madera: subsidio chino causa “daños colaterales” en Ecuador

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Ene 2021 - 11:32

En diálogo con PRIMICIAS Christian Riofrío, director ejecutivo de AIMA, explica que el impulso del Gobierno chino a la industria eólica ha estimulado la demanda de madera de balsa. Pero esto ha ocasionado presión del bosque nativo.

Entre enero y noviembre de 2020 las exportaciones de la industria forestal de Ecuador ascendieron a USD 784 millones, es decir 53% más en comparación con 2019.

El despunte de las exportaciones se debe especialmente a la comercialización de la madera de balsa, que se produce en la Costa y en la Amazonía ecuatorianas.

Se suman otros factores, como:

  • Mayor inversión del sector.
  • Países que mantuvieron abiertas sus fronteras al comercio.
  • En Estados Unidos la demanda de contrachapados se elevó. Las personas empezaron a comprar más tablas tríplex para proteger las puertas y ventanas de sus hogares y negocios.
  • Al pasar más tiempo en casa las personas han hecho remodelaciones, en las que se han utilizado productos como aglomerados de madera.
  • Compra de muebles para el teletrabajo.

“Fue un desempeño extraordinario que no tenemos previsto que se repita en 2021”, dice Christian Riofrío, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Industriales de la Madera (AIMA).

Pero no todo es positivo. Con el crecimiento de la demanda de madera también han surgido problemas como la presencia de grupos informales y el crecimiento de un mercado informal.

En entrevista con PRIMICIAS el director ejecutivo de AIMA aborda lo que llama “daños colaterales” de este crecimiento causados en parte por el subsidio del Gobierno chino a su industria eólica, es decir, a la producción de aerogeneradores de energía eléctrica, cuyas aspas están hechas de balsa.

No deja de ser una paradoja que la generación de energía limpia está ligada a la “presión del bosque nativo” en la Amazonía.

“Cuando hay una gran demanda, con precios altos, el mercado negro se exacerba“, afirma Riofrío.

Christian Riofrío, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Industriales de la Madera (AIMA).

Christian Riofrío, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Industriales de la Madera (AIMA). Cortesía AIMA

¿Por qué las exportaciones de madera y sus derivados crecieron en 2020?

La balsa y sus derivados son los que realmente tuvieron un mejor desempeño en 2020. Ese tipo de madera tuvo una participación del 68% de las exportaciones.

Esa es la médula de por qué el sector tuvo un crecimiento extraordinario en 2020.

¿Qué sucede con la balsa? ¿Por qué tiene la participación mayoritaria en las exportaciones?

El principal uso de la balsa es la construcción de las aspas de los molinos, con los que se genera energía eólica.

Las aspas son gigantescas, por ejemplo pueden medir 130 metros de largo por casi 15 metros de ancho.

¿Por qué las aspas de los molinos se hacen con balsa?

La balsa es un tipo de madera que tiene ciertas particularidades físico-mecánicas, que se necesitan en las aspas. Al ser una madera muy fuerte, pero a la vez muy liviana, es ideal para la fabricación de las aspas.

Normalmente el 70% de la balsa se utilizaba en la energía eólica, pero en 2020 eso llegó hasta el 90%.

¿Por qué se está destinando más balsa a la energía eólica?

Desde hace 10 años China tiene un plan de cambiar su matriz energética hacia generación sostenible.

Pero ese país no cumplió sus metas de la transformación energética, por lo que en el último cuatrimestre de 2019 el Gobierno chino empezó a subsidiar a las industrias para que generen proyectos de energía eólica.

Con el subsidio empieza a crecer de forma inusual la demanda de energía eólica y, por lo tanto, de madera. Esto ha producido lo que llamo daños colaterales.

¿China es el principal destino de la balsa ecuatoriana?

China. También se exportan bloques y paneles flexibles de balsa a Estados Unidos y a Europa. Esos son los tres grandes mercados de este tipo de madera.

Usted hablaba de daños colaterales. ¿Por qué?

Este año al sector maderero ecuatoriano han ingresado nuevos actores que son informales y han dañado el mercado.

¿Cómo se ha dañado el mercado?

Ha habido problemas de precios y presión por conseguir la madera. Por ejemplo, una empresa formal compraba a un precio la madera y llegaron estos nuevos actores, que son ciudadanos chinos que desconocen del sector, y empezaron a ofrecer un 25% más. El negocio se volvió muy lucrativo.

Para que tenga una idea, en las carreteras estos actores llegaron a detener camiones, que transportaban madera comprometida, y les ofrecían a los transportistas más dinero y en efectivo para quedarse con la madera.

“No han interceptado camiones solo para comprar la madera, sino también para robarla.

¿Estos grupos informales estarían talando de forma ilegal?

Desafortunadamente sí. Cuando hay una gran demanda, con grandes precios, el mercado negro se exacerba. También se utilizaron mal las herramientas legales para sacar la madera.

Hay que tener en cuenta que con la balsa no hay un problema de deforestación, a menos que los terrenos de dónde se saca esa madera hayan sido de bosques primarios.

¿Qué porcentaje del mercado de balsa es informal?

En 2019 el 90% de los ingresos por exportaciones fue del sector formal. En cambio en 2020 la informalidad empieza a ganar espacio por todo lo que he comentado. No sabría exactamente en qué porcentaje.

¿Hay esfuerzos para controlar los daños colaterales? 

Estamos trabajando en eso desde distintas aristas, pero prefiero no ahondar en detalles.

Noticias relacionadas