Código de la Salud revive, junto a sus polémicas, a casi dos años del veto

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

9 Jul 2022 - 0:03

Trabajadores de la salud entregaron sus aportes al Código Orgánico de la Salud, el 26 de octubre de 2017. - Foto: AN

Código de la Salud revive, junto a sus polémicas, a casi dos años del veto

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

9 Jul 2022 - 0:03

El uso medicinal del cannabis, la atención obligatoria de emergencias obstétricas y la subrogación de vientres son los temas que más debate causaron en 2020, en una ley que lleva más de 10 años en elaboración.

La posibilidad de tener un Código Orgánico de la Salud finalmente podría llegar a concretarse. La iniciativa lleva en construcción más de 10 años y ha pasado por ya cuatro períodos legislativos. Ahora, la actual Asamblea busca la manera de revivirla, aunque aún faltan los votos.

La idea de un Código Orgánico de la Salud, que ordene y unifique todas las leyes sobre salud vigentes, comenzó a debatirse en la primera Asamblea Nacional después de la Constituyente.

En 2012, los asambleístas Carlos Velasco y Víctor Quirola presentaron la primera iniciativa.

Pero una década después, el proyecto sigue siendo una propuesta. En este tiempo, se ha quedado envuelta en la polémica de turno y de acuerdo a la coyuntura. Aunque la anterior Asamblea (2017-2021) logró aprobar el texto en segundo debate, el entonces presidente Lenín Moreno la vetó totalmente.

Ahora, el tema fue revivido mediante un cambio del orden del día, pero esto no necesariamente significa que la iniciativa logre llegar al Registro Oficial.

Dentro del Legislativo, hay voces que piden su archivo, sobre todo por los temas más polémicos como la subrogación de vientres o el cambio de sexo en menores de edad.

La votación para la ratificación o no del Código de la Salud aún no tiene fecha, pero está entre las prioridades de la agenda legislativa.

El trámite después del veto

El veto de Moreno le impedía al Legislativo volver a tratar la iniciativa en un año. Sin embargo, ya van a ser dos años de ese veto, emitido en septiembre de 2020.

El actual presidente de la Comisión de Salud, Marcos Molina, de Izquierda Democrática (ID), logró el pasado 23 de junio de 2022 (en medio del paro nacional) incluir como punto del orden del día la decisión sobre la ratificación de la Asamblea en este texto.

Obtuvo 93 votos a favor, con las abstenciones de la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN) y el Partido Socia Cristiano (PSC), con lo que logró que entre en la agenda.

Con esto, y dado que hubo un veto total, la Asamblea solo tiene dos opciones:

  • Ratificarse en el texto aprobado y vetado, en un solo debate, con el voto favorable de la mayoría calificada de sus miembros (91 votos). Con esto, el Código se enviará inmediatamente al Registro Oficial para su publicación.
  • No alcanzar los votos para la ratificación, con lo que el proyecto quedaría en el limbo, sin opción de volverlo a tratar. Lo que debería pasar aquí sería, entonces, comenzar de nuevo en la elaboración de un nuevo Código, desechando los 10 años de trabajo.

Pero, a pesar de que el cambio del orden del día ya obtuvo 93 votos (más de los necesarios para ratificarse), aún no hay definiciones sobre la votación pendiente. En medio están también los grupos religiosos y colectivos feministas que impulsan su archivo o su aprobación.

Incluso Molina mostró reparos al texto. Advirtió que ya no podrá tener cambios hasta su votación, es decir, que se aprobaría incluso con las propuestas polémicas que derivaron en el veto.

“Ya que éste exclusivamente servirá para ser votado o desecharlo definitivamente, (…) yo pido a los señores asambleístas que voten pensando en que podemos hacer un Código mejor”

Marcos Molina, presidente de la Comisión de Salud

En este punto del tratamiento de la propuesta, el presidente Guillermo Lasso no tendrá ningún marco de acción, excepto a través de la bancada oficialista BAN.

Las polémicas del Código de la Salud

El Código de la Salud aprobado por la anterior Asamblea y vetado por Moreno causó posiciones enfrentadas en una serie de temas. Los principales, relacionados a la sexualidad y a las mujeres, recibieron amplio rechazo desde colectivos provida.

El texto que se pondrá a votación será el mismo ya aprobado en segundo debate el 25 de agosto de 2020. Contiene 407 artículos, y está dividido en tres libros:

  • Sistema Nacional de Salud.
  • Cuidado Integral de la Salud.
  • Régimen de Control y Sanción en el Sistema Nacional de Salud.

Los temas más polémicos del texto son:

  • Emergencias obstétricas

    El artículo 201 del Código de la Salud señala que se considerarán emergencias obstétricas a “los abortos de cualquier tipo y por cualquier causa aparente, y (a) todas las patologías que comprometan la salud materno fetal”.

    Con esto, se garantizaría la atención a las mujeres que accedan al sistema de salud, incluso en caso de abortos realizados de forma no regularizada y que queden por fuera de lo legal.

    Este tema causó mucha polémica, por considerarse una forma de permitir el aborto en todos los casos.

  • Reproducción asistida

    El artículo 196 de la propuesta dice que en el país están permitidas las técnicas de reproducción humana asistida, entre ellas la maternidad subrogada (vientre subrogado).

    Según el texto, solo se puede optar por esto cuando “existan circunstancias médicas que no permitan el embarazo de la mujer”.

    El texto señala que “se prohíbe realizar estos procedimientos en niñas y adolescentes; así como las contraprestaciones económicas o compensaciones de cualquier tipo a cambio de la donación de gametos, embriones o de la subrogación del vientre”. Es decir, quedaría prohibido el alquiler de vientre.

  • Métodos anticonceptivos

    El artículo 195 del vetado Código de la Salud eliminó la objeción de conciencia con la que el personal médico podía negarse a prescribir un método anticonceptivo las personas.

    El texto dice que “se prohíbe a los profesionales de la salud negarse a prescribir, implantar, aplicar o realizar el procedimiento anticonceptivo elegido por las y los usuarios, a menos que existan razones médicas para ello”.

    Además, garantiza la disponibilidad y acceso a métodos anticonceptivos, incluidos después de “eventos obstétricos”.

  • Cambio de sexo en menores de edad

    Otro de los textos de la normativa aprobada que más polémica causó es el cuatro inciso del artículo 193. Este dice:

    “Se prohíbe la oferta o la realización de procedimientos de asignación de sexos en casos de personas que nazcan con anomalías de indeterminación sexual, hasta que la persona alcance la fase biológica de la pubertad; excepto los casos en los que esté en riesgo inminente su salud o vida”.

    “En ningún caso estará permitido realizar acciones que vulneren la integridad personal en estos aspectos. En estos casos deberán recibir acompañamiento y asesoría oportuna y permanente de un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud”.

     

  • Cannabis medicinal

    El Código aprobado, en su artículo 336, señala que “la Autoridad Sanitaria Nacional regulará, controlará y vigilará la fabricación, comercialización, distribución, prescripción, dispensación y uso de medicamentos que contengan sustancias catalogadas sujetas a fiscalización”.

    La despenalización del uso de este tipo de medicamentos ya fue aprobada en las reformas al Código Integral Penal de 2019.

    Además, la norma determina que únicamente los médicos autorizados por la Autoridad Sanitaria serán quienes puedan prescribir este tipo de medicamentos, e incluso contarán con unos recetarios especiales.

    Lo que sí prohíbe la ley es la promoción, publicidad y patrocinio de medicamentos y productos naturales procesados que contengan cannabis.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas