Correísmo lanza el UNES en medio de acusaciones de sabotaje

Política

Autor:

Xavier Letamendi

Actualizada:

9 Jul - 0:03

Seis de los ocho firmantes que dieron vida este 8 de julio de 2020 a la alianza Unes, que aglutina al correísmo. - Foto: PRIMICIAS

Correísmo lanza el UNES en medio de acusaciones de sabotaje

Autor:

Xavier Letamendi

Actualizada:

9 Jul - 0:03

Antiguos colaboradores y aliados se reencontraron en Guayaquil para lanzar la plataforma política. El evento casi fracasa por las constantes fallas técnicas que los organizadores atribuyeron a ataques externos.

Dos veces se tuvo que intentar el lanzamiento de Unión por la Esperanza (UNES), la coalición con la que el correísmo aspira a recuperar el poder en las elecciones presidenciales y legislativas de 2021.

El acto, que comenzó con un retraso de media hora, tuvo lugar en el Colegio de Periodistas de Guayas, en el centro de Guayaquil a las 10:00 del miércoles 8 de julio.

Primero, el equipo técnico pidió a los presentes que apagaran sus teléfonos celulares porque una señal estaba interfiriendo con el audio, justo cuando se entonaba el himno nacional.

En el segundo intento, la maestra de ceremonias le echó la culpa de los problemas técnicos a un supuesto ataque desde el exterior del salón.

La recién creada página de Facebook de UNES fue dada de baja, mientras que en la plataforma Zoom del evento aparecía la leyenda Internet inestable.

Las fallas técnicas estuvieron a punto de arruinar el lanzamiento de la agrupación política.

Un salón del Colegio se convirtió en estudio de televisión: había cinco monitores, una pantalla gigante, dos cámaras de video y una consola de mando.

Estructura que no fue suficiente para resistir el “ataque”.

Cuando por fin se pudo iniciar el evento, el primero en hablar fue Horacio Sevilla, exembajador de Ecuador ante la ONU.

Pasaron por lo menos cinco minutos para que Sevilla pudiera encontrar cómo encender el micrófono porque pese a que hablaba y hablaba, nadie lo escuchaba.

Viejos amigos

Ante una mesa rectangular, había ocho asientos: un puesto para cada uno de los representantes que conforman UNES.

Todos eran viejos conocidos. En el centro se sentó Enrique Menoscal, dirigente de Centro Democrático, el movimiento que fundó el exprefecto de Guayas, Jimmy Jairala.

“Hace tres años y por odio a una sola persona este Gobierno empezó la destrucción del hogar de 17 millones de ecuatorianos”, dijo Menoscal.

Se refería a la consulta popular de 2018, que Centro Democrático apoyó. Menoscal agregó que la alianza no es personalista y cuando le preguntaron sobre una candidatura presidencial de Jairala repitió lo mismo.

Junto a él estaba Vansesa Freire, directora de Fuerza Compromiso Social. Quien denunció los intentos por retirar la personería jurídica a “la primera fuerza política del país”.

Llovieron enseguida los discursos de rigor. Cada firmante tomó la palabra, todos personajes que en algún momento fueron cercanos al correísmo.

Eduardo Franco Loor, el primer abogado del exvicepresiente Jorge Glas, ahora lidera la Coalición Nacional por la Patria y es uno de los miembros de UNES.

También estuvo Bolívar Armijos, que ahora lidera Fuerza Rural, un movimiento político aún en construcción. Hay que recordar que Armijos, a inicios de 2020, se proclamó precandidato presidencial del correísmo.

Otro integrante de UNES es el Foro Nacional Permanente de Mujeres, que sirvió de paraguas del correísmo para la campaña por el No en la consulta popular de 2018.

El colectivo SurGente estuvo representado por Leonardo Berrezueta, exgobernador de Azuay en la administración de Correa.

José Agualsaca, de la Federación Ecuatoriana de Indígenas (FEI), participó via Zoom. La FEI, junto con la Fenocin, fueron las dos organizaciones indígenas incondicionales con Correa.

El octavo miembro es el Frente Patriótico Nacional que lidera Sevilla. Apeló a la nostalgia para captar la atención. “Retornarán las becas, el tren de Alfaro, el empleo digno, seremos de nuevo la capital de Sudamérica”, exageró.

Hora de los aplausos

Y mientras cada uno firmaba la partida de nacimiento de UNES, en el auditorio se escuchaba la canción Color Esperanza y en las pantallas aparecían idílicos paisajes de Ecuador.

El evento terminó con todos los asistentes de pie y tomados de la mano, como muestra de la alianza.

Correa nunca habló, pero estuvo conectado todo el tiempo vía Zoom y su rostro proyectado en un monitor. Fue el primero en aplaudir cuando vio la imagen de sus aliados agarrados de la mano.

Ahora viene lo más difícil: la selección de candidaturas. Berrezueta aseguró que el reglamento del CNE que obliga a la inscripción en persona de candidatos “es ilegal” por lo que la posibilidad de que Correa se presente como candidato a vicepresidente sigue intacta, según él.

No hay definiciones aún. Los correístas anunciaron que seguirán procesos de democracia interna para que los mejores cuadros estén en las listas, eso sí, “respetando liderazgos colectivos”.

Noticias relacionadas