Miércoles, 29 de mayo de 2024
u

Estados Unidos advierte que la frontera será 'caótica' un tiempo

Autor:

Redacción Primicias, AFP

Actualizada:

9 May 2023 - 21:53

Los gobiernos de México y Estados Unidos esperan un incremento de migrantes en la frontera, por el cambio de las normas migratorias.

Un grupo de migrantes cruzando el río Grande, en la frontera entre Estados Unidos y México, el 9 de mayo de 2023.

Autor: Redacción Primicias, AFP

Actualizada:

9 May 2023 - 21:53

Un grupo de migrantes cruzando el río Grande, en la frontera entre Estados Unidos y México, el 9 de mayo de 2023. - Foto: AFP

Los gobiernos de México y Estados Unidos esperan un incremento de migrantes en la frontera, por el cambio de las normas migratorias.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prevé una situación "caótica por un tiempo" en la frontera con México cuando, este 11 de mayo de 2023, se levante la norma que permite expulsar de inmediato a la mayoría de los migrantes.

"Está por verse. Será caótico por un tiempo", respondió frente a si su gobierno está preparado para un aumento significativo de migrantes cuando expire el llamado Título 42, una regla activada durante la pandemia que permite expulsar automáticamente a casi todos los que llegan sin visa o documentación necesaria para entrar.

Horas antes, Biden habló con su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador sobre las consecuencias del levantamiento de esa norma.

Una vez que se levante la norma sanitaria, se usará exclusivamente el Título 8, el cual permite solicitar asilo siempre que la persona pueda convencer de que será perseguida o torturada si regresa a su país, pero también autoriza la deportación acelerada de los demás.

Y una parte de los expulsados acabarán en México.

Ambos mandatarios "discutieron la estrecha coordinación continua entre las autoridades fronterizas y las fuertes medidas de aplicación de la ley", cuyas consecuencias serán "más graves" porque castiga con cinco años de prohibición de entrada a los deportados, afirmó la Casa Blanca en un comunicado.

Un previsible aumento de migrantes dejaría todavía más al descubierto las profundas divisiones en Estados Unidos, país fundado sobre promesas de seguridad y refugio, pero donde la preocupación por la inmigración irregular hace incierta su bienvenida.

Muchos de los que tratan de escapar de las crisis económicas y políticas en sus países ya han cruzado la frontera. Frustrados por la falta de opciones legales, algunos se colaron a lo largo de los 3.100 kilómetros que separan al país más rico del mundo de su vecino del sur.

Las ciudades tejanas de El Paso, Brownsville y Laredo han declarado el estado de emergencia y lidian como pueden con cientos de personas, la mayoría de América Latina, y otras de China, Rusia y Turquía.

En El Paso algunos migrantes duermen en las calles, se cubren del sol con sábanas o descansan sobre cartones. Niños mugrientos piden limosnas.

El alcalde de la ciudad, Oscar Leeser, advirtió que sus oficiales se preparan para la llegada de muchos más el viernes.

También le puede interesar: