Fitzpatrick mantiene la diplomacia estadounidense con rostro amable

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

8 Nov - 18:34

El embajador de Estados Unidos, Michael Fitzpatrick, disfruta, además de la política, de escalar las cumbres ecuatorianas. - Foto: Embajada Estados Unidos

Fitzpatrick mantiene la diplomacia estadounidense con rostro amable

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

8 Nov - 18:34

El Embajador de Estados Unidos empezó sus funciones en Ecuador en junio y desde entonces recorre el país. La relación bilateral entre ambos estados se afianza y en 2020 se prevé que la Usaid reabra sus puertas en Quito.

Michael J. Fitzpatrick llegó al Ecuador el 19 de junio de 2019 y empezó sus funciones cinco días después. El nuevo embajador de Estados Unidos marca la continuación de una relación amistosa entre ambos países, después de varios años de tensiones.

El diplomático tiene una larga carrera en el servicio exterior estadounidense. Ha sido parte de las misiones en Perú, Paraguay, Kenia, Bélgica, Colombia, Filipinas, entre otros. También fue Subsecretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental a cargo de la región andina, Brasil y el Cono Sur hasta 2018.

Fitzpatrick llegó al Ecuador como reemplazo del embajador Todd Chapman, quien fue el encargado de dar la vuelta a las relaciones bilaterales entre ambos países.

El desencuentro con Estados Unidos

Durante el mandato de Rafael Correa la relación entre ambos países se deterioró e incluso llegó, en 2011, al clímax de la declaración de personas ‘non gratas’ de los respectivos embajadores de cada país y la expulsión de Ecuador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Ese resquebrajamiento se superó, medianamente, con el nombramiento de nuevos embajadores en ambos países, hacia finales de 2011. Entonces llegó a Quito Adam Namm, un diplomático que mantuvo una relación protocolaria pero tensa con el gobierno ecuatoriano.

En reiteradas ocasiones Namm y Correa cruzaron comentarios críticos y contrapuestos sobre temas de relevancia política.

Y, no fue hasta 2016, con la llegada del embajador Todd Chapman que la relación empezó a cambiar de tono. El diplomático norteamericano desplegó una actitud menos politizada y se dedicó a recorrer el país y a hacer acercamientos con el sector turístico, artístico y empresarial.

Con su sombrero de paja toquilla, Chapman cambió la seria imagen del embajador estadounidense a una más amigable, que compartía comidas y bailes en las fiestas populares y posaba con una sonrisa para las fotos protocolares.

Fitzpatrick y la diplomacia carismática

Pese al cambio de gobierno en Estados Unidos, el Departamento de Estado continuó con la misma línea de acercamiento con Ecuador.

Las visitas oficiales de alto nivel se retomaron y el nombramiento de Michael Fitzpatrick demuestra la voluntad de recomponer totalmente las relaciones.

El Embajador, además de las gestiones políticas y oficiales, disfruta de las actividades a campo abierto. Ha puesto su sello personal con varios recorridos por las montañas del país y rutas ciclísticas.

Frecuentemente participa de actividades deportivas, generalmente con deportistas de élite, y se unió también a la causa del Equipo de Escalada Élite de Range of Motion Project (ROMP), conformado por atletas que han sufrido amputaciones.

Ambos países han renovado e incrementado su cooperación en materia de seguridad; por ejemplo, a finales de octubre, Fitzpatrick participó en una reunión con la ministra de Gobierno, María Paula Romo. Y, para el próximo año, se espera que la Usaid reabra sus puertas en Quito.

Bonus track: PRIMICIAS acompañó al Embajador en su última escalada al Rucu Pichincha

Noticias relacionadas