Gobierno busca tanquetas antimotines para controlar posibles protestas

Política

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Oct 2020 - 0:05

Manifestantes y policías se enfrentan durante una nueva jornada de protestas, en Quito, en octubre de 2019. - Foto: José Jácome / EFE

Gobierno busca tanquetas antimotines para controlar posibles protestas

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Oct 2020 - 0:05

La falta de producción nacional frenó la compra del Ministerio de Gobierno. El camino que le queda es buscar las tanquetas a nivel internacional.

Se trata del proceso de compras públicas VPN-MDG-006-2020. Fue lanzado por el Ministerio de Gobierno el 25 de agosto de 2020. El precio referencial para la compra de las tanquetas era USD 1.748.692.

El objetivo era adquirir cuatro vehículos blindados antimotines, tipo tanqueta, para el apoyo a la gestión de la Policía Nacional en las operaciones de control y restablecimiento del orden público.

La autorización para la compra la pidió Byron Vallejo, subsecretario de Policía, el 23 de agosto de 2020. Él también es el líder del proyecto Fortalecimiento de la Policía Nacional para Operaciones de Orden Público y Seguridad Ciudadana.

Según Vallejo, en un oficio dirigido a la ministra María Paula Romo, la adquisición de buses, camiones y blindados son parte del primer componente del proyecto que él lidera.

Por esta razón, solicitó que se realice el procedimiento de verificación de producción nacional. Este es un paso de rutina establecido en el ordenamiento de compras públicas.

Con el visto bueno de Romo, el proceso se lanzó y se invitó a 240 proveedores locales para que presentaran sus ofertas.

Por la pandemia

El 14 de agosto de 2020, la Policía Nacional emitió las especificaciones técnicas para la compra de las cuatro tanquetas.

Y dentro de las justificaciones para la compra, entre otras cosas, se detalla la descripción de la situación actual del sector, área de intervención y de la influencia.

En el primer punto de este apartado están “las amenazas a la seguridad de las naciones, como la pandemia originada por el coronavirus“.

Se añade que esta pandemia no solo demanda servicios de seguridad ciudadana mientras dure la emergencia, sino también en el tiempo posterior.

“De acuerdo a estudios internacionales, la desaceleración económica mundial causará un incremento en los niveles de pobreza y desempleo (…) estos factores inciden en el incremento de índices delincuenciales y problemáticas de orden público“.

Además, se recuerda que el Gobierno ha anunciado un plan para la focalización de subsidios de los combustibles y recortes del gasto público y estas medidas podrían generar manifestaciones pacíficas y violentas.

Policías se movilizan en un vehículo blindado durante una jornada de protestas, en octubre de 2019.

Policías se movilizan en un vehículo blindado durante una jornada de protestas, en octubre de 2019.  José Jácome / EFE

Y que estas protestas influirán, dice el documento, en el incremento de la violencia y delincuencia, inclusive generando posibles amotinamientos desde las cárceles

El ministerio también considera que Ecuador está atravesando un año preelectoral y las diferentes organizaciones políticas iniciarán sus procesos de candidaturas para las elecciones de 2021.

Finalmente, se concluye que -con base en la apreciación de inteligencia y de acuerdo a la proyección de conflictividad social- los escenarios de seguridad no son muy favorables.

Proceso en stand-by

El 2 de septiembre de 2020, el Ministerio de Gobierno finalizó sin éxito el proceso contractual.

Dos empresas nacionales manifestaron el interés de participar en el proceso. Sin embargo, los responsables administrativos y técnicos de la flota de vehículos de la Policía las descartaron.

En un caso porque la empresa no registra su información en el portal del Servicio de Compras Públicas, por lo que no puede realizar la calificación. Y en el segundo caso porque la empresa no cumple con el porcentaje de producción nacional requerido en los pliegos.

De esta manera, la Cartera de Estado determinó que no hay producción nacional para los vehículos requeridos.

Según la normativa, el camino que le queda a la Policía y al Ministerio es tramitar un certificado de no existencia de producción nacional y la autorización de contratación en el exterior.

El 29 de septiembre de 2020, a través de correo electrónico, PRIMICIAS consultó al Ministerio cuál es el futuro de esta contratación. Pero, no obtuvo respuesta hasta el cierre de este reportaje el 8 de octubre de 2020.

Mientras tanto, la entidad deberá afrontar las amenazas a la seguridad interna con el material que cuenta.

Según la Policía Nacional, al momento, la entidad cuenta con 25 vehículos blindados tipo tanqueta. Pero, solo cinco están en buen estado. Esta flota fue adquirida por el país en los años 80 y 90.

En caso de que se concrete la compra, los cuatro vehículos nuevos serán asignados a Quito.

Dos contratos más

La compra de tanquetas no es el único proceso de este tipo que el Ministerio de Gobierno impulsó durante la pandemia.

También, en el registro de compras públicas, aparecen los procesos PN-MDG-001-2020 y VPN-MDG-005-2020 para la adquisición de material no letal para uso de la Policía Nacional.

El primero se lanzó el 2 de junio de 2020 y el segundo el 2 de julio de 2020. Cada uno por un valor referencial de USD 2.742.680.

El objetivo era la compra de granadas lacrimógenas triples. Aunque, por tratarse de un tema de seguridad nacional, en el sistema no se hicieron públicos los detalles del proceso como la cantidad de granadas que se buscaban.

Al igual que en el caso de las tanquetas, estos procesos se finalizaron por no existir producción nacional de lo requerido. Tampoco el Ministerio de Gobierno respondió a PRIMICIAS si buscará las granadas a escala internacional.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas