Contraloría: Cuenta de la reconstrucción del edificio incendiado suma USD 19 millones

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

26 Abr 2022 - 0:05

El edificio nuevo de la Contraloría, en reconstrucción, este 25 de abril de 2022. - Foto: PRIMICIAS

Contraloría: Cuenta de la reconstrucción del edificio incendiado suma USD 19 millones

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

26 Abr 2022 - 0:05

Dos años y medio después del paro de octubre de 2019, la reparación del inmueble incendiado aún está en proceso. La rehabilitación del edificio nuevo, a cargo del Cuerpo de Ingenieros, enfrenta problemas burocráticos.

La reconstrucción del incendiado edificio de la Contraloría está por concluir. Las dos empresas que trabajan en la reparación del inmueble tienen previsto terminar sus labores entre mayo y junio de 2022, por lo que hasta fin de año este inmueble debería estar en funcionamiento.

Ya son dos años y medio desde el paro nacional de octubre de 2019, en el que un grupo de personas ingresó al edificio nuevo y le prendió fuego. La pandemia y las complicaciones del mismo incendio han demorado el trabajo de reconstrucción, que se desarrolló en dos partes.

El complejo de la Contraloría, ubicado en el centro norte de la ciudad, está compuesto por tres bloques: los dos más antiguos pertenecen a la Contraloría, y el edificio nuevo aún no estaba entregado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército en el momento del incendio.

Es por ello que la reconstrucción se tuvo que dividir en dos partes: la que le correspondía a la Contraloría (los edificios antiguos, ubicados sobre la av. Juan Montalvo) y la que correspondía al Cuerpo de Ingenieros (el edificio nuevo, ubicado en la av. Tarqui y Seis de Diciembre).

Rita Mejía, coordinadora de Talento Humano de la Contraloría, explicó a PRIMICIAS que la reconstrucción integral de todo el complejo suma unos USD 19 millones:

  • USD 11,3 millones que fueron transferidos al Cuerpo de Ingenieros para el arreglo del edificio nuevo.
  • USD 8,07 millones para la reconstrucción del edificio antiguo, para lo que se firmó un contrato por emergencia con el Grupo Puentes.

El edificio nuevo, un enredo burocrático

Vista general del edificio de la Contraloría en cuyas inmediaciones hubo más violencia en la jornada del sábado 12 de octubre de 2019.

Vista general del edificio de la Contraloría en cuyas inmediaciones hubo más violencia en la jornada del sábado 12 de octubre de 2019. Estefanía Celi / Primicias

El edificio nuevo de la Contraloría fue el que menos daño sufrió en el incendio, según los informes del Cuerpo de Bomberos. Sin embargo, es el que más problemas representó para su reconstrucción.

El inmueble aún estaba en manos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército para octubre del 2019, pues aún no se había firmado un acta de entrega-recepción definitiva. A pesar de esto, ya había funcionarios que trabajaban allí.

El contrato original con el Cuerpo de Ingenieros para la construcción de ese edificio se firmó en abril de 2013. Y para octubre de 2019, se habían firmado seis contratos complementarios y siete órdenes de trabajo.

Ahora, a 2022, ya son siete contratos complementarios, que suman USD 19,9 millones (sin incluir el valor de la reconstrucción).

Como el edificio aún no estaba recibido por la Contraloría, esta institución no podía hacerse cargo de la reconstrucción, explica Mejía. Pero, asegura que sí ayudaron con la gestión de recursos ante el Gobierno (en ese entonces de Lenín Moreno, con Pablo Celi todavía al frente de la Contraloría).

Por ello, presentaron un proyecto de rehabilitación a la Secretaría Planifica Ecuador (ex Senplades) por USD 23 millones, que incluía la rehabilitación del edificio antiguo y del nuevo. Para la reconstrucción del edificio nuevo, Contraloría solicitó USD 11,3 millones.

El problema aquí es que la Contraloría y el Cuerpo de Ingenieros no podían firmar un nuevo contrato complementario, pues ya estaban cerca del 30% del monto total, que era el máximo en ese año para los contratos complementarios. Por lo que se firmó un contrato "ampliatorio de plazo" pero que no incluía ningún tipo de gasto adicional.

Por ello, cuando Contraloría recibió los USD 11,3 millones del Ministerio de Finanzas, los transfirió al Cuerpo de Ingenieros a cambio de nada. "Contraloría no asumió ese costo (de la reconstrucción); el Estado asumió, y eso le correspondía al Cuerpo de Ingenieros porque la obra no estaba entregada", asegura Mejía.

La fiscalización del contrato está en manos de la misma Contraloría, que revisa que las obras se lleven adelante de acuerdo a lo planificado. Sin embargo, esa institución no aprueba las planillas del avance de la reconstrucción, dado que no hay un contrato para reconstrucción. Por lo tanto, la ejecución monetaria del arreglo del edificio no tiene una supervisión.

Al momento, el edificio nuevo tiene un avance del 76% y su entrega está prevista para finales de mayo de 2022.

El edificio antiguo, más demorado

El edificio antiguo de la Contraloría, en reconstrucción, este 25 de abril de 2022.

El edificio antiguo de la Contraloría, en reconstrucción, este 25 de abril de 2022. PRIMICIAS

La reconstrucción del edificio antiguo de la Contraloría está menos enredada, aunque este inmueble fue el que sufrió más daño. En este caso, el contrato es uno de los 15 que se firmaron por emergencia tras el incendio. Fue adjudicado al Grupo Puentes, por USD 8,07 millones.

El financiamiento para este contrato se obtuvo del reclamo que hizo la Contraloría a la aseguradora La Unión, con la que tenía tres pólizas.

El contrato con el Grupo Puentes fue firmado en marzo de 2021 y tenía un plazo de 240 días, es decir que debía estar entregado para noviembre de ese año. Pero la pandemia y las complicaciones del incendio generaron demoras, según Mejía.

Al momento, la obra tiene un avance del 77,48% y está prevista su culminación para finales de junio de 2022. Probablemente, se firme un contrato complementario, por gastos adicionales, pero por un monto menor.

Este contrato incluyó el reforzamiento estructural del edificio (que tenía, en algunas partes, más de 40 años) y su readecuación. La idea es que este bloque tenga las mismas características que el edificio nuevo: sistemas biométricos y de seguridad, cableado especial, y que funcione como un edificio inteligente.

Además, se aprovechó para organizar los bloques de mejor manera, pues con las múltiples ampliaciones que había sufrido, había zonas con difícil acceso y a las que, por ejemplo, no llegaban los ascensores.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas