Variantes que circulan en Ecuador se clasifican en: “preocupación” y “de interés”

Sociedad

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

12 May 2021 - 0:03

Proceso de vacunación en el Instituto Tecnológico Bolivariano en Guayaquil, el 4 de mayo de 2021. - Foto: API

Variantes que circulan en Ecuador se clasifican en: “preocupación” y “de interés”

Autor:

Carolina Mella

Actualizada:

12 May 2021 - 12:52

En Ecuador, los científicos ya casi no detectan las variantes originales del SARS-CoV-2 que fueron predominantes en 2020.

En el transcurso de la pandemia han surgido muchas variantes del SARS-CoV-2. Algunas de ellas plantean preocupaciones porque pueden ser más transmisibles o hacer que los tratamientos y vacunas sean menos efectivos

En Ecuador, se han detectado varias de estas, como la inglesa B.1.1.7, la Brasileña P.1, la de Nueva York B.1.526 y la Andina C.37

En los últimos análisis genómicos del SARS-CoV-2, que han realizado las universidades San Francisco de Quito y Espíritu Santo, en Guayaquil, en el 80% de los casos estudiados han encontrado que las nuevas variantes son las que predominan en el país.

“Esto denota la movilidad que están teniendo estas variantes”, explica el médico epidemiólogo Enrique Terán.

“Parte importante de las medidas de confinamiento es tratar de minimizar este proceso, pero lo que se evidencia es que aparecen en diferentes provincias nuevos casos de estas variantes”, añade.

¿Qué significa la aparición de nuevas variantes para la evolución de la pandemia? 

Los científicos envían una alerta: “el virus seguirá modificándose, por lo tanto irá tomando distintos matices que hacen que seamos nosotros los que tengamos que adaptarnos a la conducta del virus”, dice Terán. 

Se refiere, además, a la responsabilidad ciudadana de cuidarse y no aumentar el número de contagios.

Entre más personas se muevan, más contagios habrá, lo que sumado a un lento proceso de vacunación, prolongarán la pandemia y, por tanto, vivir con medidas de restricción para tratar de contenerlo.

Para entender mejor, la comunidad científica cataloga en las variantes en tres escalas:

  • De interés
  • De preocupación
  • De alta preocupación

Variantes de interés

Cada coronavirus contiene cerca de 30.000 letras de ARN. Esa información genética le permite al virus infectar células. Al replicarse, ocasionalmente comete errores llamados mutaciones

La comunidad científica rastrea las mutaciones que se transmiten a través de un linaje, por ejemplo, la variante de Nueva York B.1.526, que tiene la mutación E484K, que también la tiene la brasileña P.1 y la sudafricana B.1.351.

Las variantes de interés son aquellas de las que todavía no hay suficiente evidencia, pero que se mantienen en observación porque comparten mutaciones con otras variantes. 

Variantes de preocupación

“Las variantes de preocupación son las que han demostrado con una evidencia más sólida que están relacionadas con aumentar los contagios o producir reinfecciones o disminuir la eficacia de las vacunas”, explica Paúl Cárdenas, del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco.

Por ejemplo, la inglesa B.1.1.7 es un 50% más infecciosa, debido a la mutación N501Y en su proteína de pico, que ayuda a que el virus se adhiera con más fuerza a las células humanas.

Otra de las variantes de preocupación que ya está en Ecuador es la del linaje P.1, conocida como brasileña.

Esta comparte la mutación N501Y de la inglesa y tiene una adicional, que la hace aún más riesgosa, la E484K, que puede hacer que el virus burle la inmunidad natural y reduzca la efectividad de las vacunas. 

“Una que es de particular preocupación, y que afortunadamente no ha sido identificada en el país, es la variante sudafricana, porque esta sí tiene una considerable disminución en las defensas que generan las vacunas”, explica Terán.

“Es cuestión de tiempo que lleguen al país y toma también tiempo detectarlas una vez que llegan, pero es preocupante ver el reflejo de otros países donde estas variantes nuevas aumentan el número de contagios”, dice Cárdenas. 

Sin embargo, “la velocidad de la vacunación es uno de los elementos claves para tratar de anteponerse ante consecuencias posteriores que podrían seguir apareciendo”, añade Enrique Terán.

Noticias relacionadas