Alerta en IESS: más jubilaciones por discapacidad y menos recursos

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

7 Jul 2020 - 0:05

Un tramitador informal afuera del edificio del IESS, en la avenida 10 de Agosto, al norte de Quito, el pasado 24 de junio. - Foto: API

Alerta en IESS: más jubilaciones por discapacidad y menos recursos

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

7 Jul 2020 - 0:05

El presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Jorge Wated, advierte un inusual incremento de solicitudes de jubilaciones por discapacidad y una de posible falta de liquidez por los atrasos del Estado en pagar su aporte.

Cada nuevo diagnóstico pone en evidencia un nuevo problema en el Seguro Social. El escándalo por la presunta emisión fraudulenta de, al menos, 2.281 carnés de discapacidad también termina afectando al IESS.

Según la ley, una persona con discapacidad puede acogerse a la jubilación teniendo desde 240 aportaciones y sin límite de edad.

Pero, en el IESS hay preocupación porque las solicitudes de este tipo han aumentado en un 1.200% en los últimos dos años, según el presidente del Directorio del IESS, Jorge Wated.

En febrero de 2020, el IESS ya levantó -por escrito- una alerta a la exministra de Salud, Catalina Andramuño, por este crecimiento inusual. No hubo respuesta a esa comunicación.

La segunda alerta al Ministerio de Salud ocurrió semanas atrás, dice Wated. El funcionario aseguró, en diálogo con PRIMICIAS, que el IESS realiza investigaciones internas para determinar cómo se aprobaron esas jubilaciones, de dónde provienen los beneficiarios y quiénes son.

Esa información será cruzada con los datos del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (Senae), el Ministerio de Salud y el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis). La idea es determinar si hubo irregularidades en los procedimientos.

Wated, además, pidió a la Contraloría General la ejecución de una auditoría interna para establecer posibles responsabilidades administrativas.

“(En este momento) no podemos medir una consecuencia económica porque no sabemos si el 100% de esos nuevos jubilados son reales o no”.

Jorge Wated, presidente del directorio del IESS

¿Desde cuándo hay este beneficio de ley?

En 2014, el derecho a la jubilación anticipada por discapacidad fue incluido en la Ley Orgánica de Discapacidades.

A este beneficio pueden acceder quienes estén en la base de datos del Ministerio de Salud con un porcentaje de discapacidad no menor al 30%.

Los ciudadanos pueden solicitar esta jubilación en el IESS, siempre y cuando, cumplan con los siguientes requisitos:

  • Las personas con discapacidad física, afiliadas al IESS, que acrediten un mínimo de 300 aportaciones, sin límite de edad.
  • Las personas  con discapacidad mental, afiliadas al IESS, que acrediten un mínimo de 240 aportaciones, sin límite de edad.

Por ejemplo, si una persona con discapacidad trabaja desde los 18 años, de manera ininterrumpida, podría acceder a la jubilación anticipada a los 43 años.

Entre 2014 y junio de 2020, el Seguro Social desembolsó USD 150,5 millones para el pago de la jubilación por discapacidad de 9.713 personas.

El Gobierno sigue sin pagar aporte

La deuda que tiene el Estado con el IESS sigue subiendo y pone en riesgo la liquidez del Seguro Social.

El 1 de julio, Jorge Wated envió una carta al ministro de Finanzas, Richard Martínez, para exigir al Gobierno Central el pago de las obligaciones pendientes, especialmente la contribución del 40% del Estado al Fondo de Pensiones.

¿El problema? No hay plata en el Gobierno Central y las entidades no se ponen de acuerdo sobre el total de las obligaciones pendientes. Según el IESS, la deuda asciende a USD 1.659 millones hasta junio de 2020 y se distribuye de la siguiente manera:

  • USD 740 millones entre octubre y diciembre de 2019.
  • USD 919 millones entre enero y junio de 2020.

Según el Ministerio de Finanzas, la deuda solo alcanza los USD 1.392 millones, es decir, USD 267 millones menos.

Y Finanzas desde octubre de 2019, no ha pagado nada al Seguro Social:

Pero hay otras deudas aún no reconocidas. Wated también pidió a Martínez una aclaración porque, según él, hay obligaciones pendientes que no cuentan con el “suficiente respaldo legal”, entre ellas a los Fondos de Salud, Campesino y Riesgos de Trabajo.

El presidente del Directorio del IESS también reconoce saldos pendientes por la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA), entre diciembre de 2017 y junio de 2020.

“(Los recursos fueron) solicitados mediante varias resoluciones sin tener respuesta alguna”, dice Wated en su carta, al señalar que, si no se realizan los pagos pendientes, el IESS tendría inconvenientes en el pago de pensiones desde agosto de 2020.

Wated dice que los atrasos afectan la liquidez del Seguro, pero asegura que “las pensiones a los jubilados serán pagadas” por medio de desinversiones en el Fondo de Pensiones.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas