Lunes, 24 de junio de 2024

17% de hogares prevé reducir gasto en alimentos los próximos tres meses

Autor:

Mónica Orozco

Actualizada:

11 Jun 2022 - 0:04

Una menor expectativa de gasto entre los hogares se debe al alza de los precios. Un 25% de ecuatorianos opta por productos alimenticios más baratos.

Personas caminan por la calle Moromo, en la parroquia Turubamba, en el sur de Quito, el 7 de marzo de 2022.

Autor: Mónica Orozco

Actualizada:

11 Jun 2022 - 0:04

Personas caminan por la calle Moromo, en la parroquia Turubamba, en el sur de Quito, el 7 de marzo de 2022. - Foto: Mónica Orozco / Primicias

Una menor expectativa de gasto entre los hogares se debe al alza de los precios. Un 25% de ecuatorianos opta por productos alimenticios más baratos.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) cayó ligeramente en abril de 2022 y más ecuatorianos prevén reducir su gasto en alimentos los próximos meses, debido a la inflación.

En abril de 2022, el ICC se ubicó en 36,4 puntos, ligeramente por debajo de los 36,7 puntos de marzo. Esos niveles muestran que los consumidores tienen una percepción negativa sobre la situación económica actual del país.

El índice se calcula a través de encuestas a 8.792 hogares del país.

Según el Banco Central, el ICC se mide entre 0 y 100 puntos, donde un índice mayor a 50 supone una actitud optimista del consumidor frente a la situación presente y futura en aspectos como la economía, el empleo, el consumo. Mientras tanto, un ICC por debajo de 50 indican una percepción pesimista.

La última vez que el ICC estuvo cerca de alcanzar los 50 puntos fue en diciembre de 2013, cuando marcó los 49 puntos.

Un cambio en la tendencia

Si bien la caída en la confianza fue pequeña en abril de 2022, esta sugiere que el alza de precios, comienza a tener impacto en las expectativas de las personas, explica David Castellanos, consultor económico.

Otros factores que influyen son un mercado laboral estancado y los efectos de la reforma tributaria en la economía de las familias.

"El índice se venía recuperando en este año, pero en abril cae. Es un cambio de tendencia. La mayoría de consumidores cree que la situación económica de sus hogares está igual o peor", añade Castellanos.

Para Freddy García, director de Estudios Económicos de la consultora Inteligencia Empresarial, el pesimismo del consumidor se arrastra desde 2016.

García dice que este fenómeno tiene estrecha relación con la situación precaria del mercado laboral.

Apenas el 2,8% de los ecuatorianos consideró que la situación para encontrar un puesto de trabajo fue mejor en abril del 2022 respecto de marzo. Es decir, el pesimismo hacia el mercado laboral se mantiene.

Tres de cada 10 personas en el país tienen un empleo adecuado, donde ganan el salario básico o más, que es de USD 425 al mes. Sin ingresos, los hogares simplemente restringen al máximo el gasto.

Prefieren alimentos más baratos

Al problema estructural de la falta de empleo, se agregan factores coyunturales como la inflación, que impacta de forma negativa en las expectativas de los consumidores.

En abril de 2022, el 33% de hogares reportó que aumentaron el consumo de alimentos.

Pese a eso, un 26% de ecuatorianos dijo que compró productos alimenticios de menor calidad o más baratos en comparación con el mes anterior, según un informe de Inteligencia Empresarial.

Otro ejemplo de este comportamiento se puede observar en el consumo de almuerzos. En abril de 2022, aumentó el consumo del almuerzo popular y el tipo ejecutivo cayó, explica Castellanos.

Esto se debe al rápido incremento de los precios, coinciden García y Castellanos. La inflación anual de los alimentos se ubicó en 2,48% en abril de 2022 y en 4,07% en mayo, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec).

Los productos alimenticios más consumen los ecuatorianos y que más subieron de precio en el último año son: el aceite (39%), el pan (9%), los huevos (6%), la leche (4%).

Frente a ese escenario, más hogares planean restringir su gasto. Un 17% de familias dice que bajará el consumo de alimentos entre mayo, julio y agosto de 2022. Y quienes no lo hagan seguirán consumiendo productos de menor calidad o más baratos, dice García.

Mientras la situación del mercado laboral no mejore y los precios de los alimentos no se estabilicen es de esperar que la percepción del consumidor siga siendo negativa, dice García.

Para que el empleo aumente, hacen falta una reforma laboral que, por ahora, no parece viable debido bloqueo que enfrenta el Ejecutivo en la Asamblea.