Obras para proteger Coca Codo Sinclair no son una garantía, dice informe

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

2 Jul 2021 - 0:05

Una vista panorámica de la obra de captación de agua de Coca Codo Sinclair, el 24 de marzo de 2021. - Foto: Primicias.

Obras para proteger Coca Codo Sinclair no son una garantía, dice informe

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

2 Jul 2021 - 0:05

Un informe del Observatorio de Ríos Andinos asevera que “detener el proceso erosivo no será posible, por la naturaleza del mismo, pero algunas medidas sí podrían ayudar a disminuir su avance”.

La Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) continúa con las obras de emergencia para ralentizar el fenómeno de erosión regresiva en el río Coca, que amenaza con destruir las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

Un informe del Observatorio de Ríos Andinos titulado La central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair & El proceso erosivo en el alto Coca, de junio de 2021, pone en duda si esas obras de emergencia ayudarán a contrarrestar el avance del frente erosivo.

El estudio asegura que las “soluciones de ingeniería demandan primero un profundo entendimiento de las fuerzas que actúan en este proceso fluviomorfológico en el río Coca“.

“Sin este entendimiento, cualquier inversión y esfuerzo podrían ser contraproducentes e, incluso, generar impactos indeseados en el comportamiento del río“, dice el estudio técnico que tuvo el apoyo de Gordon and Betty Moore Foundation, The Nature Conservancy y Wildlife Conservation Society.

La hidroeléctrica, ubicada en la provincia amazónica de Napo, es la más grande del país y tiene una capacidad de generación de 1.500 megavatios. Fue inaugurada en noviembre de 2016, durante el gobierno del expresidente Rafael Correa, y demandó un gasto de USD 2.300 millones.

El estudio asegura que “si bien detener el proceso erosivo no será posible por la naturaleza del mismo, algunas medidas civiles podrían ayudar a disminuir la velocidad de avance y a proteger algunas infraestructuras”.

Celec, en efecto, lleva adelante obras de emergencia temporales en su objetivo de ralentizar la erosión, pero éstas no detendrán el frente erosivo por mucho tiempo, porque es un fenómeno natural impredecible.

Entre las obras de ingeniería provisionales que ejecutó Celec durante el estiaje, en su afán de proteger a la hidroeléctrica, se hallan:

  • Seis diques: cuatro de enrocado y dos con contenedores metálicos, rellenos de hormigón, lo que costó USD 700.000.

Esos diques funcionan siempre y cuando haya caudales bajos. Pero, a mediados de octubre de 2020, el fenómeno y las constantes precipitaciones sabotearon parte del trabajo de Celec, cuando se registraron daños en la estructura de dos contenedores de un dique artificial.

Galo Atiaga, de la comisión ejecutora de obras para proteger a Coca Codo Sinclair, dice que se están analizando nuevas obras provisionales como: diques, presas permeables, el ensanchamiento del cauce del río. Esas obras serían ejecutadas durante la temporada seca, que es entre octubre y marzo.

Las obras temporales permitirían dar tiempo a Celec para que avance con los estudios técnicos orientados a la construcción de 14 pantallas rígidas de hormigón, para proteger a la hidroeléctrica.

Estas pantallas estarían ubicadas a 1,2 kilómetros de las obras de captación y serían clave para detener la erosión. La inversión para estas pantallas está calculada en unos USD 100 millones.

Si la erosión regresiva continúa aguas arriba del río Coca, pese a las obras de emergencia y definitivas, la última alternativa de Celec será mover las obras de captación de Coca Codo Sinclair, una infraestructura que costó, en su momento, USD 200 millones.

Fenómeno poco estudiado

Carolina Bernal, PhD en Geomorfología e Hidrosedimentología, dice que la erosión es un fenómeno excepcional que no ha sido estudiado en detalle.

La experta, que es integrante del Observatorio de Ríos Andinos, asegura que “hasta el momento no ha sido probada técnicamente una obra estructural que funcione para detener el proceso erosivo. Lo que hay son medidas que, potencialmente, podrían funcionar, como diques y pantallas rígidas”.

Lo peor, afirma Bernal, es que no existe garantía de que estas obras millonarias en la zona del Alto Coca puedan funcionar y que permitan detener la erosión y proteger la obra de captación de agua.

Emilio Cobo, integrante del Observatorio de Ríos Andinos, dice que antes de construir las obras definitivas en el Alto Coca se debe conocer la evolución del proceso erosivo para proteger la captación de agua de Coca Codo Sinclair.

Se debe hacer más estudios, pero estamos contra el tiempo. Entonces, existe la urgencia de construir más obras durante la época de lluvias bajas (agosto) porque no sabemos si en el invierno de 2022 los caudales provoquen que el frente erosivo llegue a la captación de agua”, afirma Celec.

Pese a las obras temporales construidas hasta el momento, la erosión regresiva se encontraba el 30 de junio de 2021 a solo 8,5 kilómetros de la captación de agua de Coca Codo Sinclair, según el último informe de Celec.

Desde que arrancó la erosión regresiva, con el colapso de la cascada San Rafael, en febrero de 2020, el fenómeno natural avanzó 10,7 kilómetros. Solo en los últimos 45 días, la erosión regresiva avanzó dos kilómetros.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas