Fitch eleva la calificación de Ecuador de negativa a estable

Economía

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

21 Ago - 19:31

El Presidente Lenín Moreno se reunió con la directora del FMI, Christine Lagarde, en Davos en enero del 2019. - Foto: Secretaria General de Comunicación

Fitch eleva la calificación de Ecuador de negativa a estable

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

21 Ago - 19:31

Fitch Ratings ha elevado la calificación de Ecuador pero sin mover al país de la categoría B-, lo que significa que los bonos de la deuda externa del país siguen siendo percibidos como de riesgo y altamente especulativos por los inversionistas.

La calificadora internacional de riesgo Fitch Ratings ha mejorado levemente la calificación de los bonos de la deuda de Ecuador hacia una perspectiva estable.

Este cambio refleja, dice la calificadora, los eventos que han “ayudado a Ecuador a mitigar una crisis de financiamiento soberano en el corto plazo“.

Fitch cita el acuerdo de USD 4.200 millones firmado por Ecuador con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el primer trimestre del año.

El financiamiento sube a USD 6.000 millones considerando los créditos comprometidos por otros organismos multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y la CAF.

De acuerdo con Fitch, el programa de facilidad extendida con el FMI ha “aliviado la presión al expandir las fuentes de financiamiento” y facilitar una exitosa operación de reprogramación de la deuda externa en junio último.

Pero, cuidado

El hecho de que Ecuador siga en el terreno del B- significa, para Fitch, que aun existen riesgos de financiamiento que pueden emerger de nuevo debido a relajamientos en la política económica o a otro tipo de shocks.

El temor de Fitch está dirigido a shocks o eventos de política que puedan incrementar las necesidades de financiamiento del país o debilitar el acceso del país a fuentes de financiación.

Fitch destaca también la alta dependencia de Ecuador hacia los bienes primarios, como el petróleo, y el débil prospecto de crecimiento de su economía.

Lo positivo es que el país tiene buenos indicadores en materia de estabilidad macroeconómica en el marco de la dolarización y un buen ingreso per cápita, aunque preocupa la tasa de morosidad de los créditos.

No va a estar tan fácil

Fitch dice que Ecuador ha logrado pasar exitosamente la revisión del acuerdo con el FMI en junio.

Pero pasar las revisiones futuras será más duro, porque se evaluará el progreso del país en cuanto a las reformas que deben ser aprobadas por el Legislativo.

Destaca que el movimiento Alianza PAIS, del presidente Lenín Moreno, ha logrado un acuerdo con algunas bancadas de oposición para conseguir que las reformas laboral y tributaria sean aprobadas en la Asamblea.

El gran pero es que “el ambiente legislativo y el entorno social son complicados”. Voces clave entre las bancadas aliadas de Moreno “envían señales contradictorias en cuanto a la estrategia y el contenido de las reformas, especialmente en el caso de la reforma tributaria”.

Un fuerte poder Ejecutivo y los incentivos provistos por el programa de facilidad extendida con el FMI “pueden mantener la agenda de reformas en el camino correcto, pero los riesgos de demoras y de disolución aun persisten”.

El acuerdo con el FMI requiere que Ecuador lleve a cabo un ajuste fiscal equivalente al 5% de su PIB en el periodo 2019-2021, pero la consolidación fiscal ha sido lenta hasta ahora, agrega la calificadora.

La reducción del déficit del Sector Público No Finaciero (SPNF) a 1,2% del PIB en 2018 frente al 4,5% del PIB alcanzada en 2017 refleja parcialmente los efectos de una medida que solo se puede tomar una vez, como lo fue la amnistía financiera.

Esta baja en el déficit también se debe a los precios del petróleo que fueron favorables para el país en ese periodo, además de fuertes recortes en el gasto de inversión del Estado, dice Fitch.

Pero el déficit creció de nuevo en 2019, al menos hasta mayo. Fitch espera que el déficit del SPNF caiga a 0,9% del PIB este año, más lentamente que lo proyectado en el acuerdo con el FMI.

Esto asumiendo recortes en el gasto en subsidios a la energía y otros gastos corrientes en la segunda mitad del año y asumiendo que el país logre concesionar la hidroeléctrica Sopladora para finales de año.

Según los cálculos de Fitch, Ecuador tiene una brecha de financiamiento de USD 1.000 millones para cerrar este año y de USD 2.000 millones en 2020. Son necesidades “relativamente moderadas” y podrán manejarse siempre y cuando no haya shocks externos o se descarrile la política fiscal.

Un crecimiento famélico

Fitch prevé que el crecimiento del PIB de Ecuador será de cero en 2019 frente al 1,4% registrado en 2018.

Ecuador necesita impulsar la actividad de sector privado, una de sus apuestas, es aprobar una reforma laboral que ataque las rigideces que representan un obstáculo para el mejoramiento del clima de negocios.

El sector minero, dice Fitch, representa una promesa brillante para ayudar al crecimiento del país, pero los proyectos mineros clave todavía tienen que afrontar y superar un ambiente complejo en materia de aprobación social y de consultas popoulares de parte de grupos que se oponen a la minería.

Por otro lado, la producción petrolera se ha recuperado en 2019 luego de declives en años anteriores, agrega Fitch, gracias al ITT.

Fitch concluye que los esfuerzos para incrementar la inversión privada en el sector petrolero, al revivir los contratos de producción compartida que fueron desechados por el gobierno anterior, “han tenido cierto éxito y pueden mejorar el perfil de producción” del país.

Noticias relacionadas