Qué está en juego en la negociación entre Ecuador y sus acreedores

Economía

Autor:

Wilmer Torres, Silvio Guerra

Actualizada:

1 Ago 2020 - 0:05

Richard Martínez, ministro de Finanzas de Ecuador, en su despacho. - Foto: Gonzalo Calvache

Qué está en juego en la negociación entre Ecuador y sus acreedores

Autor:

Wilmer Torres, Silvio Guerra

Actualizada:

1 Ago 2020 - 0:05

¿En qué consiste la deuda en bonos Global de Ecuador? Hasta junio esta deuda alcanzaba los USD 18.704 millones, pero el país propone una renegociación que cambiará estas cifras.

Ecuador está inmerso en un proceso para renegociar con sus acreedores USD 17.375 millones en capital de deuda correpondiente a los bonos Global.

El 5 de agosto se harán públicos sus resultados de esta negociación. Pero ¿Qué son los bonos Global? y ¿Por qué Ecuador se endeudó?

Hasta junio de 2020, la deuda pública alcanzaba los USD 58.768 millones o el equivalente al 60,89% del PIB. De ese total, el 32% o el equivalente a USD 18.704 millones corresponde a deuda en bonos emitidos en el mercado internacional.

Los papeles de la deuda externa se emiten generalmente en la Bolsa de Valores de Luxemburgo y se conocen como bonos Global.

En caso de llegar a acuerdos con los acreedores, las escrituras originales de los bonos Global, que están registradas en Luxemburgo, serán modificadas.

Con la renegociación, el Ministerio de Finanzas busca los siguientes objetivos:

Si no logra un acuerdo con los acreedores, Ecuador tendrá que pagar USD 1.060 millones por intereses vencidos y USD 17.375 millones de capital hasta 2030.

La renegociación de la deuda en bonos no es la única estrategia del país para mejorar su perfil de deuda. Entre ellas estás las siguientes acciones:

  • Una negociación con China para acceder a dos líneas de crédito por un total de USD 2.400 millones.
  • El reperfilamiento de las obligaciones con los bancos chinos para que los pagos tengan un periodo de gracia. El Ministerio de Finanzas dice que esto generaría un alivio fiscal de USD 400 millones entre 2020 y 2021.

¿Qué son los bonos?

¿Quiénes son los acreedores de los bonos Global?

Generalmente son bancos y fondos de inversión, como Goldman Sachs, BlackRock y Ashmore Group

Goldman Sachs es un banco de inversión fundado en 1869, actúa como asesor financiero en inversiones y adquisiciones. El banco tiene cuatro áreas de negocios: inversión bancaria, comercio, administración de activos y servicios de deuda.

BlackRock es un fondo de gestión de inversiones de Estados Unidos. En 2016, fue considerado como el mayor fondo del mundo en gestión de activos, con más de USD 5,1 billones, según informes de la misma compañía.​

Mientras que Ashmore Group es un gestor de inversiones de Gran Bretaña dedicado a los mercados emergentes. 

El presidente de Analytica Investments, Ramiro Crespo, explica que, una vez que el Gobierno Central hace una emisión de bonos en el mercado internacional, el país realiza una oferta pública a través de sus bancos asesores.

Los inversionistas, agrupados en bancos y fondos de inversión, se encargan de analizar las ofertas y deciden si comprar o no esos papeles.

Pero también hay personas que, por medio de bancos privados, invierten en papeles emitidos por un país determinado.

Los fondos de inversión analizan la situación económica y la capacidad de pago de cada país.

Por ejemplo, los bonos que emite el Gobierno de Estados Unidos tienen una tasa de interés de 1,5% porque son seguros, es decir, que el país tiene la capacidad de pago.

Pero los papeles que emite Ecuador, por ejemplo, pagan tasas de 8%, 10% o 12%, dice Crespo.

Los inversionistas compran los bonos ecuatorianos porque consideran que pueden ganar mucho más de lo que invertirían en Estados Unidos, pero corren un mayor riesgo.

El siguiente gráfico muestra cuánto dinero tendría que pagar Ecuador cada año por la deuda en bonos Global en un escenario sin reestructuración (barras grises) y en un escenario en que la negociación con los tenedores es exitosa (barras azules).

Pulse el gráfico para ver los montos.

¿Por qué nos endeudamos?

Para el editor de Análisis Semanal, Alberto Acosta Burneo, en los últimos años Ecuador se ha endeudado de manera agresiva para construir infraestructura que no ha traído los beneficios esperados.

José Hidalgo, director general de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) agrega que el país tiene un pésimo historial crediticio.

Alberto Acosta Burneo

“Estamos en una situación insostenible”

Los países en vías de desarrollo aceleran su crecimiento a través del endeudamiento externo, que es una de las opciones para conseguir capital para invertir. El desarrollo (la construcción de obras, por ejemplo) también se puede conseguir con inversión extranjera directa.

Endeudarse no es malo, el problema es endeudarse mal, de manera insostenible y ese es el caso de Ecuador. El país se ha endeudado de manera agresiva, pero no para obras que justifiquen esas deudas, sino para supuestas inversiones que no han dado resultados positivos, como la Refinería “invisible” del Pacífico, en Manabí.

En ese proyecto Ecuador gastó más de USD 1.500 millones y hasta ahora no hay nada. Tenemos cientos de ejemplos como este. También hay obras sobredimensionadas, que no arrojan el rendimiento esperado.

Tenemos muchísimas inversiones malas que se financiaron con deuda externa. 

Pese a que la ley lo impide, el Gobierno anterior camufló el gasto bajo el membrete de “inversión”. Ahora se llama inversión a cualquier cosa.

La regla establece que la nueva deuda se debe destinar a inversión, pero ahora, hay gasto corriente al que se califica como inversión.

El endeudamiento en Ecuador está llegando a un límite y el límite está dado porque nadie quiere prestarle dinero. Cada vez hay menos interesados en prestarnos porque no tenemos condiciones para pagar. 

José Hidalgo

“El incremento de la deuda es el espejo del déficit”

El incremento de la deuda es el espejo del déficit. Cuando un país tiene déficit fiscal significa que gasta por encima de sus ingresos. Esa diferencia (déficit) debe ser cubierta de alguna manera y una opción es contraer nueva deuda.

El Presupuesto General del Estado (PGE) de Ecuador cerrará con un déficit histórico de USD 8.000 millones en 2020, siempre y cuando Ecuador concrete la renegociación con los tenedores de bonos Global.

Sino se logra el acuerdo con los acreedores, al déficit habrá que sumarle otros USD 1.060 millones por intereses vencidos que no se han pagado este año. Es decir, el déficit fiscal podría superar la barrera de los USD 9.000 millones.

La renegociación de la deuda no significa que los problemas fiscales se van a solucionar, sino que se alivia “un poquito más” las necesidades brutas de financiamiento de Ecuador.

El riesgo país, que es el indicador que refleja la capacidad que tiene una nación para honrar sus obligaciones externas (deuda), sigue en el umbral de los 2.800 puntos. 

¿Qué significa? Que Ecuador debería emitir bonos con un interés cercano al 30% para poder endeudarse. Eso es absolutamente inviable y es consecuencia de la situación fiscal crítica que atraviesa el país y de su mal historial crediticio. 

Somos un país que, históricamente, ha incumplido con sus obligaciones. 

Por ahora, nuestras únicas fuentes de financiamiento a nivel externo son los organismos multilaterales, con el Fondo Monetario Internacional a la cabeza, y China.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas