Isspol y Decevale incumplieron hasta con su propio contrato

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Ene 2021 - 0:05

Miembros de la Policía en un operativo de control en Quito, el 2 de julio de 2020. - Foto: Ministerio de Gobierno/Flickr

Isspol y Decevale incumplieron hasta con su propio contrato

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Ene 2021 - 0:05

El Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol) y el Decevale siguieron haciendo negociaciones irregulares hasta enero de 2020 por USD 693,4 millones, con el intermediario financiero Jorge ‘El Mago’ Chérrez.

En sus operaciones irregulares, el Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores (Decevale) y el Isspol no solo incumplieron las normas del mercado de valores ecuatoriano, sino que hicieron caso omiso hasta del contrato que firmaron hace siete años.

Las operaciones irregulares que se hicieron desde 2014, continuaron hasta por lo menos enero de 2020, e involucran dinero del Isspol, que es el fondo de pensiones de la Policía y uno de los mayores inversionistas institucionales del país.

Pero en todo ese tiempo nunca hubo firmas de responsabilidad, a esta conclusión llega un informe de la Superintendencia de Compañías, al que tuvo acceso PRIMICIAS.

El 21 de octubre de 2020, Carlos Carbo Cox, quien entonces era el representante legal de Decevale, confirmó que hubo un contrato con el Isspol, pero que en los archivos del Decevale no existía un registro de las personas autorizadas por el Isspol para solicitar información y manejar las cuentas.

Que no exista el registro significa que el Isspol y el Decevale incumplieron hasta con el contrato que firmaron siete años antes, en el que se establecía que el Isspol debía entregar, en un plazo de cinco días, la nómina de las personas que podían manejar sus cuentas.

Según el informe de la Superintendencia de Compañías, el Decevale debió abstenerse de efectuar las operaciones del Isspol si estas no contaban con la autorización de un representante legal.

La mano mágica

El Decevale es una institución clave en el mercado bursátil porque es la encargada de realizar operaciones de compensación, liquidación y custodia de los valores negociados en bolsa.

Desde septiembre de 2020, el Isspol y el Decevale se encuentran envueltos en un escándalo por operaciones irregulares que hizo el Isspol con el intermediario financiero Jorge Chérrez.

Si bien en un inicio el Ministerio de Gobierno hablaba de USD 532 millones por una operación de swap y otra de reporto, el último informe de la Superintendencia de Compañías sostiene que hasta agosto de 2020 el portafolio del Isspol, manejado por el subcustodio Institucional Custody Services (ICS), cuyo administrador es Chérrez, asciende a USD 693,4 millones así:

  • Swap o permuta financiera: USD 327,3 millones.
  • Reporto: USD 207,8 millones.
  • Bonos Global: USD 158,3 millones.

La Superintendencia de Compañías agrega que el incumplimiento del contrato entre el Decevale y el Isspol se agrava con la última operación que se dio entre las partes, el 8 de enero de 2020.

Ese día el Decevale habría cerrado una negociación de compra de Bonos Global 2029 para el portafolio del Isspol, por USD 19 millones.

Lo que consta en una carta de instrucción -sin firma– enviada desde el correo electrónico de Alfredo Valverde, jefe de Inversiones del Isspol, a Gonzalo Navarro, quien era el entonces jefe nacional de Gestión de Pago y Libreo de Acciones del Decevale.

Navarro es yerno de Luis Álvarez, exgerente operativo del Devecale, a quien los representantes legales del depósito han responsabilizado por las operaciones irregulares con el Isspol.

Sin autorización

Sobre la operación del 8 de enero de 2020, según el informe de la Superintendencia de Compañías, el Isspol ha asegurado que “sin mediar ninguna autorización oficial y formal de instancia competente de Isspol, se negoció USD 19 millones en Bonos Global 2029″.

La falta de autorización no solo habría ocurrido en la operación de compra de Bonos Global.

En las instrucciones de las negociaciones que el Isspol entregó al Decevale, quienes actuaron como la parte vendedora fueron las empresas de Chérrez: IBCorp Investment and Business Group y Ecuador High Yield Bond Funding Corporation.

“Aunque no constan con la autorización”, sostiene la Superintendencia de Compañías.

A eso se suma que, en las operaciones entre las dos empresas de intermediación financiera de Chérrez y el Isspol, “no se identifica quienes son los firmantes en la asignación de titulares por compra y en la asignación de titulares por venta”.

Los seis que sabían

Hasta ahora el Decevale había reconocido solo la participación de Álvarez y de Navarro en las operaciones irregulares con el Isspol y con Chérrez.

Pero el informe de la Superintendencia de Compañías sostiene que “de la documentación revisada los siguientes seis funcionarios del Decevale también conocían las operaciones del Isspol”:

  • Rodolfo Kronfle, el entonces presidente del Decevale.
  • Oriana Rumbea, gerente administrativa y financiera.
  • Alexandra Martínez, jefe administrativa.
  • Minnie Dougherty, funcionaria del área de Compensación.
  • Carlos Carbo Cox, gerente general.
  • Sonia Bonilla, contadora.

Es decir que “la estructura operativa- administrativa del depósito estaba al tanto de las operaciones”, afirma la Superintendencia de Compañías.

El 30 de octubre de 2020, Rodolfo Kronfle puso a disposición su cargo en el Decevale al considerar que había “terminado su período como presidente de la Bolsa de Valores de Guayaquil”, sostiene un comunicado enviado a PRIMICIAS.

La Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG), de la que Kronfle fue presidente entre 1991 y el 26 de octubre de 2020, tiene el 50% de la participación accionaria del Decevale.

Noticias relacionadas