Más cambios en el mercado de valores tras escándalos financieros

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

17 Nov 2020 - 0:05

Rodolfo Krofle, expresidente de la Bolsa de Valores de Guayaquil y del Decevale, el 16 de enero de 2020. - Foto: Bolsa de Valores de Guayaquil/Facebook

Más cambios en el mercado de valores tras escándalos financieros

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

17 Nov 2020 - 0:05

Los últimos han sido meses de infarto en el mercado de valores de Ecuador, con cambios en los directorios de varias instituciones, la salida de al menos nueve empresas del Catastro Público de Mercado de Valores y siete empresas que no han pagado a los inversionistas.

Los problemas en el mercado salieron a la luz de la mano de varios escándalos financieros, como el protagonizado por las empresas Ecuagran y Delcorp y por el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol).

Ecuagran y Delcorp son dos empresas relacionadas entre sí que serán disueltas por la Superintendencia de Compañías.

Juntas deben cerca de USD 1,1 millones a los inversionistas que les compraron papeles como obligaciones de largo plazo y facturas comerciales, en bolsa.

El Isspol es uno de los fondos de pensiones víctima de Ecuagran y Delcorp: la deuda impaga en facturas comerciales sería de USD 21 millones, según la ministra de Gobierno y presidenta del Directorio del Instituto, María Paula Romo.

Por el caso Isspol el Depósito Centralizado de Valores del Ecuador (Decevale) fue demandado por abuso de confianza e intervenido por la Superintendencia de Compañías el 18 de septiembre.

Ahora, el intervenido Decevale celebrará una junta extraordinaria de accionistas el 19 de noviembre de 2020.

La Bolsa de Valores de Guayaquil, que es la mayor accionista del Decevale con una participación del 50%, convocó para ese día a una junta de accionistas.

El propósito será tratar la renuncia presentada por el presidente del Directorio del depósito y elegir su reemplazo.

El Decevale es una institución clave en el mercado bursátil porque es la encargada de realizar operaciones de compensación, liquidación y custodia de los valores negociados en bolsa.

La junta de accionistas se realizará 20 días después de Rodolfo Kronfle pusiera a disposición su cargo.

Kronfle sale del Decevale tras “considerar que ha terminado su período como presidente de la Bolsa de Valores de Guayaquil”, sostiene un comunicado de prensa. Kronfle fue presidente de esa bolsa entre 1991 y el 26 de octubre de 2020.

La Bolsa de Valores de Quito, el Ministerio de Finanzas, la Corporación Financiera Nacional (CFN) y algunas casas de valores también figuran entre los accionistas del Decevale.

La Superintendencia de Compañías explicó a PRIMICIAS que el Decevale sí puede elegir autoridades a pesar de estar intervenido.

“La intervención no impide la gestión administrativa ni operacional de ninguna empresa. La intervención sirve para corregir irregularidades y precautelar el patrimonio”, según la Superintendencia.

El dinero del Isspol

El Decevale fue intervenido ante las sospechas de la participación de por lo menos uno de sus directivos en una supuesta estafa al Isspol por USD 532 millones.

El dinero del Isspol se enredó en dos operaciones financieras: un reporto y un swap o permuta, en ambas aparecen vinculados el Decevale y el intermediario Jorge Chérrez, un ecuatoriano que vive en Panamá.

La ministra María Paula Romo ha solicitado a la Superintendencia de Compañías que liquide al Decevale, pero el ente de control aún no se ha pronunciado sobre el pedido.

Con el Decevale no

En medio de las polémicas, la reputación del Depósito se ha visto comprometida y ya hay empresas que han resuelto sustituirlo como agente de custodia, compensación, liquidación y pago.

Por ejemplo, Reybanpac y Reylácteos han delegado esas responsabilidades al Depósito Centralizado de Compensación y Liquidación de Valores del Banco Central de Ecuador (DCV-BCE).

Fuera del mercado de valores

En estos días el mercado también ha visto como las empresas Ecuagran y Delcorp han sido canceladas del Castastro Público de Mercado de Valores:

  • Ecuagran fue cancelada el 9 de noviembre de 2020.
  • Delcorp fue cancelada el 4 de noviembre de 2020.

El Catastro Público de Mercado de Valores es la unidad administrativa dentro de la Superintendencia de Compañías en la que se inscriben la información pública de los emisores, los valores y las demás instituciones reguladas por la Ley de Mercado de Valores.

Las dos cancelaciones también aplican para los valores vigentes de ambas empresa en las bolsas de país, entre ellos las obligaciones de largo plazo y las facturas comerciales.

En los últimos seis meses otros siete emisores han sido cancelados del Catastro Público de Mercado de Valores, entre ellos la empresa Caminosca.

La firma de ingeniería ecuatoriana, Caminosca, protagonizó una controversia internacional con la compañía australiana Cardno, que se resolvió en un arbitraje en Miami a favor de la australiana.

Cardno adquirió a Caminosca en 2014 y luego de una investigación y de una batalla legal anuló la operación en medio de un escándalo por pagos irregulares por parte de Caminosca a funcionarios del gobierno de Rafael Correa.

Caminosca es la firma que hizo los estudios de ingeniería básica y de detalle, además de la fiscalización, del Poliducto Pascuales-Cuenca, que está plagado de fallas estructurales.

Más impagos

Entre el 1 de enero y el 5 de noviembre 2020 en las bolsas de Ecuador se registran valores vencidos e impagos de cinco empresas, según información de la Bolsa de Valores de Quito.

A eso se suman otras dos empresas que también tienen valores vencidos por facturas comerciales, según dos comunicados del Decevale.

Sin embargo, en la información proporcionada no se encuentran los impagos de Delcorp por la emisión de facturas comerciales, en las que habría invertido el Isspol, según Romo.

Si bien Ecuagran y Delcorp tienen valores impagos que son producto de operaciones cuestionadas, esa no es la realidad de todas las empresas con deudas en bolsa.

Algunas han sido afectadas por la crisis agravada por la pandemia de Covid-19, lo que les ha impedido pagar a sus inversionistas.

Uno de estos casos es el de WV Asesores, el emisor de las facturas comerciales en las que la empresa Oceanfish figura como aceptante.

El 4 de noviembre WV Asesores sostuvo que “ha contactado a los inversionistas para informarles de la situación y lograr una prórroga de plazo para el pago“.

Noticias relacionadas