1,9 millones de afiliados al IESS ganan menos de USD 1.000 al mes

Economía

Autor:

Wilmer Torres, Silvio Guerra

Actualizada:

17 Ago 2020 - 0:04

Jorge Wated, presidente del Consejo Directivo del IESS, durante la inauguración del Dispensario Médico “La Tina”, ubicado en la parroquia San Vicente, en Azuay, el 12 de agosto de 2020. - Foto: IESS

1,9 millones de afiliados al IESS ganan menos de USD 1.000 al mes

Autor:

Wilmer Torres, Silvio Guerra

Actualizada:

17 Ago 2020 - 0:04

Mientras la situación laboral empeora, el IESS afronta una situación más difícil por la reducción del número de afiliados y la falta de recursos por la falta de pago del Estado.

La pandemia del coronavirus agravó la situación de los trabajadores. La tasa de desempleo subió a más de 1 millón de ciudadanos, entre junio de 2019 y el mismo mes de 2020.

Y, las medidas tomadas desde el Estado -como la jornada especial diferenciada que permite reducir las jornada- tampoco evitaron la reducción del número de trabajadores con relación de dependencia, en los primeros siete meses de 2020, según cifras del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS):

  • En enero existían 2.641.463 empleados
  • Para julio, la cifra se redujo a 2.388.744.

Es decir, hubo una reducción de 252.719 trabajadores en relación de dependencia.

¿Cuánto ganan los 2,3 millones de personas en relación de dependencia?

  • 1,9 millones de trabajadores -el equivalente al 82,6%- ganan menos de USD 1.000 al mes. De ellos, 1.583.254 pertenecen al sector privado y 399.010 personas son del sector público.
  • 363.951 personas -el 15,2% de los afiliados con relación de dependencia- ganan entre USD 1.000 y USD 3.000.
  • El resto -el 2,2% de los trabajadores con relación de dependencia- gana más de USD 3.000 al mes.

El abogado y experto en derecho laboral, Ángel Leiva, afirma que las personas ganarán más cuando sean más productivas, cuando las empresas sean más eficientes y los empleados tengan más preparación académica.

“Todas las personas piden ganar más porque en el mercado las cosas son más caras. Pero, si la persona no es más productiva y la empresa no está en óptimas condiciones, el empleador no le va a pagar más”, dijo Leiva.

Desafiliados aumentan

La caída del empleo también perjudica económicamente al Seguro Social. El último reporte del IESS registra que 304.042 personas se desafiliaron, entre enero y julio de 2020:

  • Sector público: 21.098
  • Sector privado: 251.356
  • Otros: 31.588

Con el aumento de las desafiliaciones, el Seguro Social recibe menos recursos y complica su situación financiera.

Entre enero y julio de 2020, el IESS tuvo ingresos por aportes de los afiliados por USD 3.007 millones, un 5% menos que lo registrado en el mismo periodo de 2019.

Esto equivale a una reducción de USD 159,7 millones, según información del IESS a la que accedió PRIMICIAS.

La caída del empleo se refleja, además, en la reducción de los pagos en salarios que realizan los empleadores a los trabajadores (incluyendo el aporte al IESS) cada mes.

Entre enero y julio de 2020, los empleadores destinaron USD 14.703 millones en el pago de salarios, unos 4,9% menos que el mismo periodo del año pasado.

Eso equivale a una reducción de USD 758 millones.

¿IESS es una bomba de tiempo?

Según uno de los consejeros económicos del Gobierno, Vicente Albornoz, la situación del IESS es una “bomba de tiempo” que puede colapsar en 2023, sino se toman los correctivos y no se hace una reforma integral a la Seguridad Social.

Para corregir la situación de la Seguridad Social, Albornoz considera que el ajuste será “doloroso y duro” y debe centrarse en cuatro acciones:

  • Subir los aportes a los afiliados.
  • Subir la edad de jubilación.
  • Bajar las prestaciones.
  • Bajar los gastos administrativos del IESS.

“Sino se toma al menos una de las cuatro decisiones, el IESS colapsará”, dijo Albornoz.

Gabriela Calderón, integrante del Instituto Cato, un centro de investigaciones de política pública con sede en Washington, califica al IESS es una “bomba fiscal” porque el gobierno anterior se dedicó a ampliar la cobertura de la seguridad social sin tener los recursos para cubrir las prestaciones.

La reforma a la Seguridad Social, dice Calderón, debe plantear la facultad para que los trabajadores tengan la libertad de elegir en dónde quieren invertir sus aportaciones.

Pero, el Gobierno Central también tiene su parte en esta “bomba de tiempo”. El Ejecutivo no tiene liquidez para pagar la deuda histórica al IESS, especialmente, la contribución del 40% al Fondo de Pensiones.

La deuda reconocida del Estado al IESS asciende a USD 6.910 millones. De ellos, USD 1.565 millones son el aporte al fondo de pensiones.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas