Los eufemismos para disimular el índice de desempleo en Ecuador

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

22 Aug 2020 - 0:05

Vendedores informarles en una calle en Quito, el 3 de julio de 2020. - Foto: API

Los eufemismos para disimular el índice de desempleo en Ecuador

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

23 Aug 2020 - 10:40

Mientras que en Colombia y Perú se consideran variables como empleo, subempleo y desempleo, en Ecuador existen siete categorías para segmentar el mercado laboral.

“Por el momento no se puede llegar a una conclusión sobre la magnitud de la crisis laboral”, dice José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), al hablar de la última Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU).

Aunque los últimos datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), permiten concluir que en Ecuador, de una población económicamente activa (PEA) de 7,6 millones de personas:

  • 1,3 millones de personas tienen un empleo adecuado.
  • 2,6 millones de personas están subempleadas.
  • 2,7 millones de personas tienen otro tipo de empleo, entre los que se encuentran el empleo no remunerado.
  • Más de 1 millón de personas están abiertamente desempleadas.

Esto no sería suficiente para entender toda la realidad laboral, según dos expertos consultados por PRIMICIAS, ya que hay variables que, en esta ocasión, el INEC no publicó.

¿Formal o informal?

Si bien en la última ENEMDU “no hubo un cambio de metodología, sí se acortó el formulario -al pasar de 227 preguntas a 81– al tratarse de una encuesta telefónica”, explica Hidalgo.

Según el INEC, el número de preguntas tenía que ser menor para garantizar que el encuestado respondiera a todo el cuestionario, porque la atención de las personas disminuye por teléfono.

No sólo se redujo el cuestionario, sino también la muestra, que pasó de 16.819 hogares a 10.397, es decir, una contracción de 38%.

Tanto Hidalgo como el economista Abelardo Pachano coinciden en que es comprensible que la encuesta haya tenido que adaptarse a las condiciones actuales por la pandemia de Covid-19, pero resaltan hay elementos que no se publicaron y que son relevantes.

Uno de ellos es la situación de la informalidad.

“Este es un vacío muy grande”, afirma Hidalgo. ¿Por qué? Porque si bien el número de personas subempleadas se elevó 62% en un año -entre junio de 2019 y junio de 2020- esto responde, en parte, a la reducción de la jornada laboral en empresas por la pandemia.

Significa que hay personas que se cuentan como subempleadas, pero que sí tienen un trabajo formal.

Otros puntos que no se publicaron y que son relevantes son:

  • Número de afiliados a la seguridad social, pues ayuda a entender la formalidad del mercado laboral.
  • Indicadores laborales de las principales ciudades.
  • Ingreso promedio.

Comparable hasta 2007

La situación del desempleo en el país en junio de 2020 es la peor desde 2007¿Por qué desde ese año? Porque en marzo de 2007, durante el gobierno del entonces presidente Rafael Correa, se cambió la metodología para analizar al mercado laboral.

“Fue un error del INEC, en el gobierno anterior, cambiar la metodología y no hacer un empalme para que las cifras de 2007 en adelante fueran comparables con las anteriores“, afirma Hidalgo.

En eso coincide Abelardo Pachano, quien agrega que con la nueva metodología “el concepto de desempleo se volvió más restringido, con lo que se muestra que Ecuador tiene un porcentaje de desocupación inferior”.

Entre 2006 y 2007, según Pachano, la falta de empate entre ambas metodologías hizo que el desempleo en el país pasara de 9% a 5%, es decir, que se redujera 4 puntos porcentuales como por arte de magia.

“Ese fenómeno sólo se presenta cuando hay una recuperación violenta de la economía, que no se experimentó en ese entonces”, afirma Pachano.

Y reconoce que “ahora el INEC está transparentando sus mediciones”, aunque cree que el instituto debería abrir una discusión técnica para reincorporar a las series laborales los principios y protocolos internacionales de información.

“Con eso se garantizaría que la situación laboral ecuatoriana fuera comparable con la de otros países”, afirma el analista.

Un ejemplo de la diferencia es que mientras Colombia y Perú hablan de empleo, subempleo y desempleo, en Ecuador existen seis categorías para describir lo mismo.

Noticias relacionadas