Domingo, 10 de diciembre de 2023

A corto plazo producción petrolera seguirá estancada, admite ministro de Energía

Autor:

Mónica Orozco

Actualizada:

4 Ene 2023 - 5:28

El aumento de producción en 2023 depende de que Petroecuador obtenga las licencias ambientales para ampliar la explotación en el Yasuní.

Ishpingo, del bloque ITT, en la Amazonía ecuatoriana, el 17 de mayo de 2022.

Autor: Mónica Orozco

Actualizada:

4 Ene 2023 - 5:28

Conexión de fibra óptica y tecnología de comunicaciones en el campo Ishpingo, del bloque ITT, en la Amazonía ecuatoriana, 17 de mayo de 2022. - Foto: Twitter de Petroecuador

El aumento de producción en 2023 depende de que Petroecuador obtenga las licencias ambientales para ampliar la explotación en el Yasuní.

Ecuador cerró 2022 con una producción petrolera estancada y en 2023 no habrá una mejora, a menos que Petroecuador consiga las licencias ambientales para ampliar la producción del campo Ishpingo, que es parte del bloque 43-ITT.

Lo reconoce el ministro de Energía, Fernando Santos Alvite, quien añade que otro límite es la reducción del presupuesto de la petrolera estatal Petroecuador.

Los problemas del sector petrolero ecuatoriano "se arrastran desde hace años y no se van a resolver tan rápidamente. Vamos a seguir con una producción estancada", dice Santos.

Vamos a seguir con la producción estancada.

Y añade que "más producción va a costar un gran esfuerzo, para atraer a compañías de calidad y para abrir la zona del Suroriente".

Explotar los bloques petroleros del Suroriente de la Amazonía, en la frontera con Perú, es un propósito largamente aplazado, desde 2013, cuando Ecuador lanzó sin éxito la primera ronda de licitación de esos yacimientos.

La producción petrolera de Ecuador fue de 480.299 barriles diarios en 2022, según la Agencia de Regulación y Control de la Energía y Recursos Naturales No Renovables.

Ese volumen es apenas un 1,5% mayor comparado con la producción de 2021 y apenas supera a la de 2019.

Fernando Santos, ministro de Energía, diciembre de 2022.

Fernando Santos, ministro de Energía, diciembre de 2022. Ministerio de Energía

¿Cuál es el escenario para el sector petrolero en 2023?

Petroecuador enfrenta varios retos. El primero es una reducción presupuestaria desde el Ministerio de Finanzas, lo que limitará sus actividades.

La empresa pidió un presupuesto de USD 5.721 millones, pero Finanzas aprobó USD 4.500 millones.

Además, Petroecuador ha heredado un sistema eléctrico obsoleto y poco confiable.

Y el problema más grave es que hay dificultades con el campo Ishpingo, que es parte del bloque 43-ITT.

Del bloque 43-ITT, Ishpingo es el campo que mayores reservas tiene. Por lo tanto, había expectativa de aumentar su producción, pero existen obstáculos.

Hay dificultades y obstáculos el campo Ishpingo.

¿Cuáles son esos obstáculos?

Uno de ellos es el permiso ambiental para instalar cuatro plataformas más en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Yasuní.

En segundo lugar, Petroecuador ha encontrado crudo extrapesado (menos de 10 grados API) y no tiene experiencia para manejarlo.

Si se consiguen las licencias ambientales en la zona de amortiguamiento, la producción subirá 30.000 barriles diarios.

Eso elevaría la producción del país a 520.000 barriles diarios.

Petroecuador ha encontrado petróleo extrapesado y no tiene experiencia para manejarlo.

¿Qué tan factible es conseguir estas licencias, considerando que en mayo de 2021 la Corte Constitucional prohibió la extracción petrolera en la zona de amortiguamiento del Parque Yasuní?

El fallo de la Corte Constitucional no es muy claro. La zona de amortiguamiento está lejos de la zona intangible. El tema está en manos del Ministerio de Ambiente.

El Ministerio de Energía ha planteado un plan de perforación horizontal que minimiza el impacto ambiental.

Además, cabe un diálogo sincero en el país sobre la verdad del Yasuní. Se han instalado cámaras literalmente cada dos árboles en el Parque Nacional Yasuní y nunca se ha visto un nativo no contactado, no aparecen en esa zona. Puede ser un mito, una tradición que no concuerda con la realidad y que nos está limitando.

Petroecuador ha hecho un buen trabajo, hasta ahora ha habido ningún derrame o daño ambiental en el Yasuní.

No podemos dejar al campo Ishpingo sin producir, el país necesita ese petróleo. Si lo dejamos bajo tierra, estaríamos cometiendo un error.

No podemos dejar al campo Ishpingo sin producir.

¿Para cuándo se espera el pronunciamiento del Ministerio del Ambiente?

Hasta febrero de 2023.

En 2022 se habló de licitar el campo Sacha. ¿Esos planes siguen en pie?

Estamos pensando en una licitación para la concesión del campo Sacha a la empresa privada para que, con capital y tecnología, incremente la producción.

Esperamos licitar Sacha en el primer semestre de 2023 (el campo produce 71.800 barriles diarios y es el segundo mayor, después de Auca, ndr).

Además, a mediano plazo, está en planificación la exploración y extracción de petróleo en la zona del Suroriente de la Amazonía.

Estamos pensando en una licitación para la concesión del campo Sacha a la empresa privada.

¿Qué les hace pensar que podrán licitarse estas áreas que están en stand by desde hace varios años?

Ahí los problemas sociales son graves, por lo que hay que esperar la Ley de Consulta Previa. Hay que conversar con las comunidades y mostrarles los beneficios que puede traer la apertura de esta zona a la explotación petrolera.

En 2023 celebramos los 20 años de la puesta en marcha del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP). Este ducto duplicó la capacidad de transporte de petróleo de Ecuador, de 360.000 barriles diarios a 810.000 barriles diarios.

Pero en estos 20 años nos hemos quedado estancados con una producción de menos de 500.000 barriles por día.

El problema es que a partir de 2005 el gobierno de Rafael Correa comenzó una campaña de hostilidad contra las empresas privadas y extranjeras, y terminó sacando a muchas compañías.

Hay que repensar el modelo. El sistema estatista fracasó. Debemos invitar a las compañías privadas, para recuperar la producción petrolera. Hay que abrirse al capital privado, esto toma tiempo y requiere de buenas estrategias.

¿Y qué pasó con la meta de este Gobierno de duplicar la producción?

Más producción va a costar gran esfuerzo para atraer a compañías de calidad. El problema petrolero se arrastra desde hace años y no se va a resolver rápidamente.

Creo que en el corto plazo vamos a seguir con la producción estancada, soy sincero.

La licitación del campo Amistad, de gas natural, se esperaba para diciembre de 2022, pero no ocurrió. ¿Qué pasó?

Esperamos poder licitarlo en enero de 2023. Uno de los problemas es que no había Directorio en Petroecuador porque no había sido nombrado el gerente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas.

Pero Joaquín Ponce ya fue nombrado. Y en estos días haremos un Directorio para autorizar a Petroecuador a licitar el Campo Amistad.

En estos días haremos un Directorio para autorizar a Petroecuador a licitar el Campo Amistad.

En cambio, los bloques 16 y 67, que asumió Petroecuador el 1 de enero de 2023, se licitarán en el segundo semestre de 2022.

Hay que hacer un análisis ambiental de cómo deja los bloques la operadora Petrolia (filial de la canadiense New Stratus Energy).