Así serán las tendencias de consumo y negocios en la ‘nueva normalidad’

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Jun 2020 - 0:05

Una mujer compra en un tiendas que se especializan en ofrecer alimentos, artículos de aseo personal y limpieza al granel, en Quito, el 5 de marzo de 2020. - Foto: PRIMICIAS

Así serán las tendencias de consumo y negocios en la ‘nueva normalidad’

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

25 Jun 2020 - 0:05

Los cambios de hábitos de consumo responden a que las personas han asumido una mayor responsabilidad con el planeta y con la reactivación económica del país.

Mayor sostenibilidad y preferencia hacia los productos nacionales son dos de las 10 tendencias que marcarán el futuro de la economía, los negocios, el consumo y la sociedad en la ‘nueva normalidad’, según el informe RESTART: 10 Post COVID-19 Trends, de la consultora de innovación global Opinno.

“Va a haber un cambio en los hábitos de consumo de los ecuatorianos porque la pandemia tocó nuestra sensibilidad y nuestra economía”, dice Cristina Paez, gerente regional de la firma de investigación de mercados Ipsos.

Páez agrega que “ahora nuestro comportamiento es más consciente. Durante 90 días nuestras vidas se han desacelerado. Todos los niveles socioeconómicos han entendido que se puede vivir con menos”.

La actual crisis demuestra que la economía, nacional y personal es frágil. En un contexto en que más de 200.000 empleos se han perdido y la jornada laboral se ha reducido, las personas tratarán de ahorrar más y comprar menos.

Según una encuesta de Ipsos, realizada entre el 24 de abril y el 15 de mayo de 2020, en Ecuador las personas reducirán o eliminarán los gastos como la televisión por cable y los servicios de streaming. ¿El motivo de los recortes? 59% de los 800 encuestados considera que son gastos innecesarios.

“Habrá una tendencia generalizada a gastar menos y crecerá la vida ‘low cost‘”.

Foro Económico Mundial

En eso coincide Juan Verde, experto en economía sostenible y uno de los 100 líderes hispanos más influyentes en la lucha contra el cambio climático.

“Vamos hacia una nueva economía ‘low cost’ pero no como antes, centrada sólo en el precio, sino responsable y con sostenibilidad”, según dijo Verde al medio español El Confidencial.

¿Ecuador puede ser sostenible?

El mundo está viviendo una recesión. ¿Cómo hablar en el país de sostenibilidad, cuando lo que preocupa a las personas al comprar es el precio?

“La elasticidad de precios siempre ha sido importante”, dice Páez, quien agrega que lo que hace que los consumidores tomen una decisión es la propuesta de valor.

Durante la emergencia sanitaria el 74% de los ecuatorianos ha cambiado de marcas. Esto se debe a su disponibilidad, precio y a una mejor propuesta de valor, que ganan protagonismo con la desaceleración económica, afirma Páez.

Y eso se refleja en el reporte de las Marcas más influyentes en el país en 2019. Las empresas con compromiso lideraran el mercado ecuatoriano, seguidas de aquellas con responsabilidad social, lo que se traduce en sostenibilidad (ver gráfico).

Y la tendencia hacia la sostenibilidad en el país se refleja en el aumento de empresas basadas en la economía circular o que buscan contribuir a la resolución de problemas sociales y ambientales.

En Ecuador hasta ahora hay 18 empresas certificadas como corporaciones de beneficio, según el movimiento Sistema B.

“La gente poseerá cada vez menos cosas pero querrá que duren más y que sean más respetuosas con la sociedad y el medio ambiente”, lecciones que ha dejado la pandemia, según Opinno.

“Nos fijaremos muchísimo más en las etiquetas, de dónde vienen los productos, los valores que tiene la marca, lo comprometidas que están estas con la sociedad”, dice Tommaso Canonic, director general de Opinno.

Es decir que habrá un salto de la cultura del desperdicio hacia la cultura de la reparación.

Consumo patriótico

Hasta mayo de 2020, cinco de cada 10 ecuatorianos consideraba que sus hábitos de consumo iban a cambiar totalmente una vez superada la emergencia sanitaria. De ellos, casi el 70% estimó que gastaría más dinero en la compra de productos y servicios locales.

¿A qué se debe este cambio de comportamiento? “Los ciudadanos piensan que priorizar bienes y servicios nacionales es una forma de aporte para reactivar la economía del país”, explica Páez.

Además, el desabastecimiento que experimentaron varios países por el cierre de mercados durante la pandemia reforzará la importancia de la investigación, de la producción propia y la redefinición de la cadena de suministros.

“En los próximos años, tanto ciudadanos como gobiernos serán más proteccionistas en sus hábitos de consumo”, es una de las conclusiones del reporte de Opinno, lo que se traduce en una oportunidad para impulsar la industria local.

Noticias relacionadas