Agendas parlamentarias:  ambiciosos listados con pocos frutos

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

22 Jun 2021 - 0:04

La presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, durante la presentación de la agenda parlamentaria este 21 de junio de 2021. - Foto: Asamblea

Agendas parlamentarias: ambiciosos listados con pocos frutos

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

22 Jun 2021 - 0:04

La actual Asamblea aspira tramitar 86 proyectos de ley en un año, una promesa bastante ambiciosa y que incluye iniciativas de todos los temas.

Tras más de un mes de trabajo y búsqueda de consensos, la Asamblea presentó finalmente su agenda de trabajo para su primer año, que se concentra en cinco ejes y, al menos, 86 proyectos de ley.

La propuesta marca los proyectos que los legisladores priorizarán, aunque la experiencia muestra que estas agendas generalmente se quedan en el discurso.

La Ley Orgánica de la Función Legislativa obliga a quien ocupe la presidencia de la Asamblea a redactar una agenda anual con participación de los miembros del Consejo de la Administración Legislativa (CAL), los presidentes de las comisiones y los coordinadores de bancadas. Esta es una de las reformas a esa normativa, que entraron en vigencia desde este período legislativo.

Pero, no es una práctica nueva. En el anterior período, por ejemplo, los tres presidentes (José Serrano, Elizabeth Cabezas y César Litardo) presentaron agendas legislativas y la mayoría se quedó solo en eso. Incluso, en el caso de Litardo, hubo una serie de leyes que la Asamblea aprobó al apuro durante las últimas dos semanas.

Y el principal problema ha sido que estas agendas no han ayudado a superar el represamiento de proyectos que hay en el Legislativo. Según las nuevas autoridades, heredaron 423 proyectos de ley en trámite, muchos de los cuales ni siquiera han pasado por el CAL.

Esto se debe a que las distintas coyunturas fueron desviando el trabajo de la Asamblea de sus agendas; a pesar de que la productividad legislativa mejoró con el teletrabajo.

Una agenda que está en todo

Con la definición de la agenda, los nuevos legisladores deberán enfrentar el reto que ellos mismo se han puesto: tramitar 86 leyes en un año. Es un objetivo bastante amplio, pues incluye reformas y normativas nuevas, que aún no se han presentado. Es decir, que añade carga laboral a los proyectos represados heredados.

Y a esto se le suma la agenda legislativa del Ejecutivo, que generará presión sobre todo en la reforma tributaria, por tratarse de un proyecto económico urgente (tiene que tramitarse en un mes).

Esto convierte a la agenda legislativa en algo complicado de cumplir. En el objetivo de crear consensos entre las distintas bancadas, la agenda resultó sumamente amplia; con proyectos de ley que pasan por todo tipo de temas y van desde aspectos muy particulares hasta otros muy generales.

Justamente la gran cantidad de iniciativas complica el trabajo de priorizar por cuáles comenzarán. Y en cuanto a proyectos de ley que aún ni se presentan, el trámite puede tomar más de un año.

Aparte de todo esto, se le debe añadir el arranque lento que ha tenido la Asamblea y las dificultades de los nuevos legisladores para adaptarse a la tarea legislativa.

Problemas de novatos

Una muestra de los problemas que causa la inexperiencia de los nuevos legisladores se dio en la sesión del Pleno del pasado jueves 17 de junio. Durante la sesión 711, los legisladores comenzaron a tratar un proyecto que planteaba unos cambios que ya están vigentes.

Se trata de un proyecto de ley que buscaba reformar los artículos 60 y 69 del Código de Finanzas Públicas. Ese proyecto no había caminado, pero los cambios a esos textos ya fueron aprobados por el anterior período y publicados en el Registro Oficial en 2020.

La asambleísta Nathalie Viteri (PSC) fue quien dio la voz de alerta. Advirtió que la Asamblea estaba “perdiendo el tiempo” al debatir unos cambios que ya se hicieron, y que fue un error de la anterior Asamblea dejar este proyecto “colgado”.

Por esta razón, el asambleísta Pabel Muñoz (UNES) recalcó que sería necesario que las comisiones legislativas hagan un análisis de su trabajo. Con esto, podrían sugerir al Pleno el archivo de proyectos de ley que ya fueron incluidos en otra iniciativa legal.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas