Alianza PAIS construyó un mecanismo para presionar a sus donantes ‘voluntarios’

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

11 Jul - 7:45

Rafael Correa y Jorge Glas son, según la Fiscalía, los líderes del esquema de financiamiento paralelo que usó Alianza PAIS. - Foto: Agencia Andes.

Alianza PAIS construyó un mecanismo para presionar a sus donantes ‘voluntarios’

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

11 Jul - 7:45

Solo entre el 24 de noviembre de 2013 y el 19 de marzo de 2014, se hicieron 10 reportes sobre la ‘voluntad’ que tenían las empresas privadas y contratistas del Estado para ‘colaborar’ con Alianza PAIS. La información consta en uno de los archivos que la Fiscalía encontró en las computadoras incautadas en la presidencia de la República.

El sistema de financiamiento paralelo que Alianza PAIS habría montado desde 2013 y que se investiga en la Fiscalía implicó un complejo sistema de códigos secretos, pero también de mecanismos de presión para asegurar la colaboración de los donantes ‘voluntarios’.

Como lo narró PRIMICIAS, la Fiscalía General accedió al archivo final que contiene los detalles del financiamiento ilegal que recibió Alianza PAIS de parte de empresas privadas contratistas del Estado.

Las carpetas se denominan “Archivo verde” y constan de 63.000 documentos y archivos.

Una de las claves de esta trama son los denominados donantes ‘voluntarios’. Como se ve en uno de los archivos que encontró la Fiscalía y que contenía el siguiente listado:

Sobre ellos el correísmo aplicó presión constante para asegurar su cooperación financiera. Algunos fueron más accesibles, otros incluso eran más reacios: tanto que a veces fue necesaria la intervención de los ‘líderes’ del esquema.

PRIMICIAS accedió a una de las carpetas del archivo ‘Verde Final’. Allí se resumen 10 reportes de las gestiones realizadas entre el 24 de noviembre de 2013 y el 19 de marzo de 2014.

La maquinaria de presión en acción

V1 (Alberto Hidalgo), por ejemplo, dio bastante trabajo. Entre noviembre de 2013 y enero de 2014, los encargados del seguimiento no lograron establecer contacto con él ni por teléfono celular, ni con mensajes a su asistente, ni con la intervención de MD (María de los Ángeles Duarte).

Él es el representante de la constructora Hidalgo & Hidalgo que una larga trayectoria de contratos con el Estado, tanto en el gobierno central como con gobiernos locales.

Al final, accedió a colaborar, pero en marzo de 2014 se negó de nuevo:

 

Marcelo Herdoíza, que aparece bajo el código de identificación V3, tampoco fue un ‘colaborador’ fácil de persuadir. Él es parte de otra constructora Herdoíza Crespo.

Los encargados del control reportan que no asistió a la cita convenida, no contestó el teléfono aunque luego entregó USD 480.

Después volvió la rutina: “no contesta las llamadas”, dice el archivo del 2 de enero; sin resultados, dice el 9 de enero, después se registra que dio USD 500 a un “emisario de L1” aunque en realidad solo entregó USD 480.

Y no fue el único “problema” que PAIS tuvo con él:

 

Los voluntarios más colaboradores

V2 (Fopeca) está en el grupo de los menos complicados. Tras el segundo acercamiento en el que se comprometió con “400 firmas” su récord en los reportes fue perfecto: “cumpliendo”.

Según Diario La Hora, Fopeca, en consorcio con la china Gezhouba Group Company Limited, se adjudicó por 682 millones el contrato de ejecución del Proyecto Hidroeléctrica Sopladora.

Lo mismo pasó con V5, el código para Pedro Verduga, accionista mayoritario de la cuestionada constructora Equitesa, que confirmó su ‘oferta’ el 14 de noviembre de 2013. Desde allí no falló en ninguno de los reportes.

Esta empresa participó, por ejemplo, en los trabajos de movimientos de tierra, en la construcción del multipropósito Chone, un contrato que estaba a cargo de la secretaría del Agua, en la época de Walter Solís, uno de los líderes de la trama de presión de PAIS.

La constructora brasileña Odebrecht -que tiene a su cargo su propio escándalo de corrupción por los sobornos que pagó a cambio de contratos y que, ahora, ofrece reparar al Estado -mantuvo un récord ‘limpio’ con Alianza PAIS. Bajo el código V7 se comprometió a colaborar con varios montos y no defraudó:

 

V6 o Luis Valero hizo una oferta inicial alta el 12 de noviembre: USD 150.000 en efectivo y USD 350.000 por cruce de facturas. Él aparece como ‘incumplido‘ en el primer reporte, después de eso empezó a cumplir.

En 2013, uno de los contratos que se adjudicó el consorcio Valero – Semaica fue la construcción del Centro de Privación de Libertad Guayas.

 

Pagos para PAIS atados a contratos con el Estado

Los ‘donantes voluntarios’ de Alianza PAIS fueron generosos con plata ajena.

Sin ningún reparo, quien llevaba el control del nivel de cumplimiento reportaba a sus líderes cómo los empresarios condicionaban el pago de su aporte a que se concretaran sus contratos con el Estado.

V8 -que es la empresa coreana SK- retrasó la entrega de su aporte porque “aun no tienen la adjudicación del contrato”.

Ofrecieron, dice el archivo verde, “que ellos cumplen a partir de esa fecha y todo en cruce de facturas”.

SK es la empresa surcoreana SK Engineering & Construction que participó en varios contratos para la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas y en los estudios de la fallida Refinería del Pacífico.

 

También lo dijo de frente V9 – CWNE o José Alvear, según el archivo-.

En dos reuniones ambos “ratificaron su voluntad de apoyar”. Solo que después pusieron condiciones y el Líder 1 en el esquema de PAIS, Jorge Glas, “indicó no insistir en el tema”.

 

En marzo de 2014, vencieron esa resistencia y V9 entregó su aporte.

Teodoro Calle, de TGC, conocido entre los de PAIS como V16, aparece en el esquema de aportes el 9 de enero de 2014.

Calle envió los datos para la factura y fue cumplido en sus pagos, aunque también tenía reparos:

 

La presunción de la Fiscalía es que este esquema de presión llegaba hasta el expresidente Rafael Correa, a quien se identifica como A1 en el archivo verde.

En la segunda línea estaban los líderes: L1 o Jorge Glas, L2 o María de los Ángeles Duerte y L3 o Walter Solís.

A ellos recurrían los ‘cobradores’ de Alianza PAIS cuando tenían algún problema con los ‘voluntarios‘.

Con la empresa estatal china CNPC o V15, que es socia mayoritaria de las firmas petroleras AndesPetroleum y PetroOriental, por ejemplo, todos los reportes tienen una sola frase: “En espera de instrucciones del L1”.

Estas empresas petroleras manejan algunos de los yacimientos de crudo claves del país, como Tarapoa y los bloques 14 y 17, en la provincia de Orellana.

Además, CNPC es la matriz de Petrochina, la empresa con la que el gobierno de Rafael Correa firmó varios contratos de preventa de petróleo ecuatoriano.

‘El caso Verde final’

Noticias relacionadas