Asamblea 2021: ID y Pachakutik, los primeros que confirman una alianza

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

26 Feb 2021 - 0:05

Los asambleístas electos por la ID y PK anunciaron un trabajo conjunto en la próxima Asamblea, el 25 de febrero de 2021. - Foto: @Santo_VH

Asamblea 2021: ID y Pachakutik, los primeros que confirman una alianza

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

26 Feb 2021 - 0:05

La Izquierda Democrática y Pachakutik anunciaron que trabajarán juntos en la Asamblea Nacional mientras el correísmo buscar acercarse. Las agrupaciones de derecha permanecen en silencio.

Las elecciones legislativas del 7 de febrero dieron como resultado una Asamblea Nacional sin mayorías. A ninguna tienda política le alcanzan sus curules para aprobar una ley o un juicio político.

La primera minoría es el correísmo, con 51 escaños. La segunda es Pachakutik con 26. Y ambos buscan alianzas para tener más opciones en el próximo periodo, a partir del 14 de mayo.

Pese a que la contienda electoral aún no termina y el movimiento indígena aún pugna por meterse a la segunda vuelta, con recursos legales para exigir un recuento de votos, las fuerzas políticas ya ponen sus ojos en el Parlamento.

Y el futuro Presidente de la República, sin importar quien resulte electo, necesitará de un fuerte cabildeo en la Asamblea para poder tramitar sus reformas legales y dar paso así a las políticas públicas que ofrecieron en sus planes de gobierno.

La izquierda tiene más posibilidades

Más allá de los resultados por agrupaciones políticas, el electorado escogió una Asamblea Nacional con una mayor cantidad de curules, casi 100, de tendencia del centro a la izquierda.

Sin embargo, esa fuerza política se divide en dos grupos definidos: el correísmo y el anticorreísmo. Y el primero insiste en que buscará acuerdos con la socialdemocracia y la unidad plurinacional.

Sin embargo, la Izquierda Democrática (ID), ya descartó de plano esa posibilidad. ¿El argumento? Que alrededor del 70% de la población votó contra el correísmo. Aunque el candidato presidencial por Centro Democrático, Andrés Arauz, insista en que buscarán esos acercamientos.

Pero, fue Pachakutik quien logró tender ese puente. En una reunión el jueves 25 de febrero, en la sede de su partido, participó un legislador electo del partido naranja y su presidente nacional, Guillermo Herrera.

Ahí anunciaron el inicio de diálogos “serios” para lograr un trabajo conjunto en el Legislativo para conseguir reformas y fiscalización. “Así es la nueva ID, convencida de que hay que llegar a nuevos acuerdos, para dar gobernabilidad al nuevo presidente de la República”, dijo Herrera.

No obstante, agregó que de entrada se declaran en oposición y que no cogobernarán con nadie.

Entre ambas agrupaciones tendrán una fuerza de 43 legisladores. Y el jefe de bloque de Pachakutik, Rafael Lucero, anunció que su primera acción conjunta, una vez que ocupen sus curules, será fiscalizar a los vocales del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Para aprobar un futuro juicio político, estos partidos necesitarán sumar 91 voluntades si el objetivo es la censura y destitución de los consejeros electorales. Y, para ello, necesitarán de los votos del correísmo porque, aunque consigan el respaldo de todos los otros asambleístas electos, no les alcanzaría.

Este escenario se repetirá siempre que el Legislativo necesite juntar una mayoría calificada, las dos terceras partes de sus miembros. Es decir, para la mayoría de juicios políticos, para los indultos y amnistías, destituir a los mandatarios y ratificar un proyecto legal.

Una derecha disminuida

Aunque el Partido Social Cristiano (PSC) ganó tres curules más que en el periodo actual, el movimiento Creo perdió 20 escaños en la Asamblea Nacional y pasó de ser la segunda fuerza política a ser la quinta.

Ambas agrupaciones se aliaron para impulsar la candidatura de Guillermo Lasso a la Presidencia de la República, pero decidieron ir separados en todas las demás dignidades.

Por lo que, en caso de que el empresario guayaquileño llegase al poder, contaría solo con 30 de las 137 voluntades del Legislativo. Pero, en el periodo actual, aunque en un inicio sumaban 47 curules, sus votaciones generalmente no coincidían.

Por lo que, para conseguir la aprobación cualquier propuesta y proyecto, necesitarán siempre del apoyo de las izquierdas.

Las nuevas minorías, pocos votos

Los resultados legislativos permitieron el ingreso de 13 legisladores de tres movimientos locales y de ocho nacionales. Dependiendo de su ideología, podrían votar con cualquiera de los tres grupos previos.

Sin embargo, si los futuros bloques legislativos mantienen votaciones orgánicas y agendas programáticas, esos votos podrían no tener peso, ya que no alcanzan para ayudarles a sumar una mayoría simple a ningún grupo.

De todas formas, el cabildeo y los respaldos también serán necesarios en las comisiones legislativas, conformadas por 13 asambleístas cada una y donde también se requiere aprobar informes de mayoría, para los proyectos de ley.

Noticias relacionadas